Fandom

Avatar Wiki

Zuko

1.699páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Esta pagina está protegida contra movimiento Este artículo ha sido destacado en la página principal. Presione aquí para más artículos destacados. Maestro Fuego EmblemaNacióndelFuego.png EmblemaRNU.png


El Señor del Fuego Zuko es un Maestro del Fuego Control, nacido como Príncipe heredero de la Familia Real de la Nación del Fuego. Su historia a menudo fue paralela a la del Avatar Aang. Inicialmente, fue el principal enemigo del Equipo Avatar, la vida de Zuko giraba en torno a tratar de capturar al Avatar perdido hace mucho tiempo para poner fin a su exilio y recuperar su honor como el Príncipe heredero de la Nación del Fuego.

Zuko se reconoce fácilmente por la cicatriz distintiva en el lado izquierdo de su cara, que recibió a la edad de trece años en un Agni Kai contra su padre, el Señor del Fuego Ozai, poco antes de su destierro. El combate fue el resultado de un incidente en el que sin querer faltó el respeto a su padre por hablar fuera de turno y negarse a luchar contra él.

Con el apoyo de su tío, el General Iroh, y después de mucha lucha y caos interno, Zuko rechazó a la Nación del Fuego que Ozai gobernaba y se unió al Equipo Avatar para convertirse en amigo de Aang y su instructor de Fuego Control en un esfuerzo por restaurar su honor así como el de la Nación del Fuego. Mientras Aang luchaba contra Ozai, Zuko, con la ayuda de Katara, se enfrentaba en un batalla contra su prodigiosa hermana menor, la Princesa Azula, y tomó su lugar como el Señor del Fuego, declarando el fin de la Guerra de los Cien Años y el comienzo de una era de amor y paz.

Finalmente se retiró de ser el Señor del Fuego, y le dio el cargo a su hija, y empezó a viajar por el mundo como Embajador de la Paz, aunque luego fue revelada su verdadera función como líder del Loto Blanco, reemplazando a su tío Iroh. También se aprecia su gran poder debido a que posee un dragón de criatura acompañante.

Historia Editar

Primeros años Editar

Nacido en el 83 DG, Zuko es el primer hijo nacido del Señor del Fuego Ozai y la Princesa Ursa. Desde muy joven, fue despreciado por su padre y el objeto de manipulación de su hermana Azula, que lo engañaba y ridiculizaba seguido. Su madre, sin embargo, lo amó y favoreció a él por sobre su hermana. En efecto, las asperezas entre Zuko y su padre en realidad encontraron su comienzo poco después del nacimiento del príncipe. Ya que el niño carecía de la "chispa en sus ojos", que es típica de la mayoría de los Maestros Fuego, la Familia Real no estaba segura si Zuko era un Maestro en absoluto. Ozai, viendo a un primogénito no Maestro como una "vergüenza", planeaba echar a su hijo de los muros del palacio. Sólo cuando Ursa y los Sabios del Fuego intervinieron, fue que el Príncipe dio a su hijo recién nacido una oportunidad. Más tarde, se descubrió que Zuko era un Maestro Fuego, y la paz volvió a la joven familia.

Lu Ten, Iroh y Zuko.png

Zuko de bebé jugando en la playa con su tío Iroh y su primo Lu Ten.

Cuando era joven, Zuko solía viajar seguido a la Isla Ember junto a su familia. Ellos tenían una casa de playa privada, a la que viajaban en el destino turístico cuando todavía eran una familia feliz. Él solía jugar con su tío y su primo al igual que con su madre, su hermana y su padre. En una ocasión, cuando no tenía más de tres años, Zuko vio a un halcón queriendo atacar a un cangrejo tortuga, pero cuando llegó y salvó al pequeño animal, pronto se dio cuenta que al salvar al cangrejo tortuga, condenaba al halcón a padecer hambre. Antes que pudiera tomar una decisión, una ola lo cubrió. Ozai mismo se sumergió en el agua para salvarlo y pasó el resto de la tarde tosiendo agua en los brazos de su madre. Zuko y su familia a menudo observaban la obra Amor Entre los Dragones en el Teatro de la Isla Ember. Después, el príncipe y Azula generalmente recreaban el duelo final de la obra en la playa. Para su frustración, Zuko normalmente tenía que tomar el papel del Espíritu Oscuro del Agua, el antagonista malvado. No obstante, Zuko recordaba felizmente estos recuerdos muchos años después.

Cuando era niño, fue educado por Piandao en el arte de la lucha con espadas duales dao y con el tiempo, se convirtió en un maestro espadachín.

En una ocasión, Zuko pasaba tiempo con su madre en los jardines del Palacio, y quiso mostrarle cómo era que Azula alimentaba a los patos tortuga, pero cuando lo hizo, la madre de los patos tortuga mordió a Zuko en el tobillo, y después que su madre lo ayudara a liberarse del animal, le explicó que así actuaba una madre cuando su hijo estaba en peligro.

Zuko en el estanque.png

Zuko con Mai en una fuente.

En uno de sus paseos por los jardines del Palacio, Azula se encontraba jugando con sus dos mejores amigas, Mai y Ty Lee, y al ver la manera en que la joven Mai veía al Príncipe Zuko, decidió aprovechar la situación para avergonzar a los dos. Ella le pidió a su madre si Zuko podía jugar, y cuando Azula propuso el juego, que consistía en incendiar una manzana sobre la cabeza de Mai, Zuko corrió para apagar el fuego al ver el potencial riesgo que corría la jovencita. Desafortunadamente, cuando Zuko quiso salvar a Mai, ambos terminaron en una fuente que estaba tras ellos, lo que les valió las risas de Ty Lee y la Princesa. Al verlo, su madre notó que estaba empapado, pero Zuko solo se limitó a declarar que esas niñas estaban locas.

La familia recibió una carta de parte de su tío, que decía que habían traspasado el Muro Exterior de Ba Sing Se, y que esperaba que algún día pudieran ver la ciudad con sus ojos, si no era que la quemaban antes. Él recibió un regalo de su tío, que había obtenido de un General del Reino Tierra cuando se rindió, una daga de perla, con la cual empezó a jugar inmediatamente.

Cuando tenía once años, mientras Zuko jugaba con Azula en los jardines del Palacio supervisados por su madre, un sirviente le entregó una carta a Ursa, quien convocó a su familia para trasmitirles una triste noticia. Su primo, Lu Ten, había muerto en la guerra. El General Iroh, devastado por la pérdida de su único hijo, abandonó su Asedio de 600 días en la ciudad capital de Reino Tierra, Ba Sing Se. Durante una audiencia con el Señor del Fuego Azulon, Ozai mostró la prodigiosa habilidad de Fuego Control de Azula y sus conocimientos de estrategia militar, que superaban a las de Zuko. Azulon no se dejó impresionar por estos ejercicios y exigió que Ursa con sus hijos dejaran que Ozai hablara en privado con él para revelar lo que de verdad quería. Azula y Zuko espiaron su conversación cuando Ozai expresaba su deseo de ser coronado en lugar de Iroh, lo que justificaba este curso de acción al señalar que el dolor abrumador Iroh y el comportamiento errático posterior hicieron que la fecha de su regreso de la guerra fuera incierta y no tenía un heredero para continuar su línea. Azulon, sin embargo, se mostró indignado y declaró airadamente que Iroh había sufrido bastante, pero que el sufrimiento de Ozai acababa de empezar.

Ursa abraza a Zuko.png

Ursa despidiéndose de Zuko.

Asustado, Zuko huyó mientras que Azula se quedó a mirar. Más tarde, él estaba en su habitación tratando de dormir cuando Azula entró y burlonamente le dijo que el castigo de Azulon para Ozai era que Ozai debía matar a Zuko, ya que él quería que supiera lo que se sentía perder a un hijo primogénito. Ursa, al oír el alboroto, entró y apartó a Azula, declarando que era el momento de que hablaran. Zuko, dejado atrás, se dijo a sí mismo en voz baja, "Azula siempre miente." Más tarde, se despertó de nuevo, pero esta vez por su madre. Le dijo a su hijo soñoliento que todo lo que había hecho, lo había hecho para protegerlo, y le dio instrucciones que no olvidara quién era por mucho que las cosas pudieran cambiar. A la mañana siguiente, inmediatamente recordó lo ocurrido la noche anterior y corrió frenéticamente por los pasillos en busca de su madre. Encontró a Azula, que alegremente le dijo que Azulon había muerto la noche anterior, y su madre había desaparecido. Mientras ella jugaba con su daga de perla, ella se burló de él y le recordó que su madre no estaba allí para que se portara bien. Finalmente, se encontró con Ozai en los jardines del palacio y exigió saber dónde estaba su madre. Ozai no respondió y movió su cabeza en el dolor. En el funeral de Azulon, el Sabio del Fuego llevó a cabo la ceremonia nombrando a Ozai como el nuevo Señor del Fuego ya que esa había sido la última voluntad de Azulon.

Destierro Editar

Zuko rogando.png

Zuko negándose a luchar contra su padre.

Años más tarde, Iroh le permitió a un persistente Zuko de trece años de edad, entrar en una reunión del consejo de guerra con Ozai y algunos de sus generales. Hizo caso omiso de las instrucciones de Iroh de no hablar durante la reunión cuando un general esbozó un plan para sacrificar a toda una división de nuevos reclutas en una maniobra de distracción. Él ferozmente en desacuerdo con esto, vio esto como una traición del patriotismo de los reclutas. El estallido rebelde fue visto como un grave insulto y Ozai le exigió que participara en un Agni Kai. Estuvo de acuerdo, sin saber que se enfrentaría a su padre, y no con el general que había insultado. Al volverse hacia su oponente, él se vio inmediatamente penitente y se arrodilló, negándose a luchar, y con lágrimas en los ojos pidió perdón a su padre. Ozai declaró su negativa era un signo de cobardía y otra muestra de falta de respeto, afirmando que "[aprendería] respeto y el sufrimiento [sería su] maestro." Ozai quemó a Zuko (marcándolo con una cicatriz permanentemente el lado izquierdo de la cara), lo despojó de su derecho de nacimiento, y lo exilió de su amada patria, declarando que sólo podía volver si era capaz de encontrar y capturar al Avatar, quien había desaparecido cien años antes. Fue una tontería por todas las cuentas (porque si el Avatar había desaparecido, no tendría ningún sentido su búsqueda), pero Zuko se aferró desesperadamente a esta tarea como su única esperanza de recuperar su honor y todo lo que había perdido.

Iroh junto a Zuko a poco de ser exiliado.png

Zuko en el Templo Aire del Oeste a solo días de su destierro ignorando el consejo de su tío de recuperar fuerzas.

Zuko pasó los siguientes tres años en el mar, e infructuosamente buscó desesperadamente al Avatar. Se realizaron búsquedas en los cuatro Templos Aire, comenzando con el Templo Aire del Oeste, y recorrió el mundo, buscando incluso los lugares más remotos a su objetivo. Iroh acompaño a Zuko durante su exilio, y la pareja pasó más de dos años en el mar con una pequeña nave y tripulación. No eran guardias reales o fuerzas especiales y bien pudieron haber sido desterrado mismos, o locos con la intención de servir bajo el popular General Iroh. Eran a menudo infelices bajo el mando de Zuko pero obedecieron sus órdenes. Iroh a menudo consideraba a la búsqueda como unas largas vacaciones, pero siempre intentaba inculcarle a Zuko una manera diferente de ver las cosas de manera sutil, incluso llegando a considerarlo como su propio hijo.

Invierno del 99 DG Editar

Dos años y medio después de su destierro, Zuko se encontraba viajando por el Polo Sur, donde vio una columna de luz. Suponiendo que se trataba del Avatar, fijó curso en su dirección, y le pidió a Iroh que le enseñara técnicas más avanzadas de Fuego Control.

Zuko ataca a la tribu agua.png

Zuko sosteniendo a Kanna durante su interrogatorio.

Cuando descubrió que el Avatar estaba escondido en una aldea de la Tribu Agua del Sur, él dirigió su barco hacia el pequeño asentamiento y les exigió a sus habitantes que entregaran al Avatar. Cuando Aang llegó, el adolescente se sorprendió que la persona que había estado buscando durante tanto tiempo se trataba de un niño. A pesar de que Aang podía evadir a Zuko y sus soldados, se dio cuenta que los aldeanos no podrían luchar contra las fuerzas invasoras, por lo que se entregó, con la promesa de que Zuko dejaría el pueblo en paz.

Zuko tomó el planeador de Aang, y se lo entregó a su tío para que lo llevaran a su habitación, y cuando Aang logró escapar para buscar su vara, Zuko lo estaba esperando. Ellos lucharon dentro del reducido espacio, hasta que Aang logró empujar un colchón contra Zuko, y luego golpearlo contra el techo.

Cuando Aang estaba por escapar en su planeador desde la torre del barco, Zuko saltó sobre él, causando que cayeran a la cubierta. Ambos comenzaron a luchar mientras Appa se acercaba, pero Zuko logró derribar al Avatar del barco, y poco después Aang emergió de las aguas polares en Estado Avatar en un surtidor de agua que utilizó para derribar a Zuko, quien se afirmó a un borde de la nave, hasta que Sokka lo tiró. Mientras Aang se alejaba en Appa, Zuko combinó un ataque con Iroh que fue desviado y su barco terminó cubierto de nieve.

Zuko llegó a un puerto para que reparan su barco, donde se encontró con el Comandante Zhao, quien no creyó la historia falsa de Zuko, e invitó a Iroh y Zuko a tomar el té hasta que sus subordinados interrogaran a la tripulación del joven Príncipe, quien no tenía idea de este acto.

Agni Kai de Zuko y Zhao.png

Zuko peleando un Agni Kai con Zhao.

A pesar de las mentiras de Zuko que no había conseguido nada sobre el Avatar, los soldados de Zhao confirmaron que el

Avatar había causado los daños a la nave, y no un barco de un Reino Tierra, como habían dicho los miembros de la Familia Real. Zhao anunció que él retomaría la búsqueda del Avatar, y que dejaría ir a Zuko una vez que su flota estuviera en el mar. Zuko no toleró más la situación cuando Zhao le dijo que su padre lo veía como un fracaso, y lo desafío a un Agni Kai. Esa tarde, Zuko logró vencer al comandante, cuando Zhao quiso atacar a Zuko, quien se retiraba victorioso, Iroh lo detuvo, declarando que incluso en el destierro, su sobrino era más honorable que el comandante.

Zuko siguió a Aang por el mundo, hasta que lo encontró en la Isla Kyoshi, donde tuvieron una batalla en la que Zuko empezó a quemar el pueblo. Finalmente, mientras Aang escapaba, Aang montó al unagi y apagó el incendio, mojando también a Zuko.

Tiempo después, Zuko llegó a la prisión plataforma después que un grupo de reos Maestros Tierra escaparan, donde encontró el collar de Katara.

Zuko salva a Iroh.png

Zuko salvando a Iroh.

Pasaron los días, y Iroh sentía que merecía un descanso, encontró un estanque y se metió, calentando el agua y relajándose. Cuando Zuko llegó para advertirle que se irían en poco tiempo, Iroh le dijo que estaría listo en poco tiempo, pero en su lugar se quedó dormido y fue capturado por Maestros Tierra. Al ver evidencia de Tierra Control, Zuko supuso que su tío había sido capturado, y siguió el rastro dejado por su tío que incluía una sandalia olorosa hasta que dio con Iroh y sus captores, que planeaban dañar sus manos de por vida con una roca. Zuko fue en su rescate, empujando la roca y liberando a su tío. Ellos combatieron juntos a los Maestros Tierra, hasta que solo quedó uno a quien derrotaron. Luego Zuko le pidió a su tío que su pusiera algo de ropa.

Siguiendo la pista de un habitante de Senlin, Zuko siguió al Avatar hasta un bloqueo de la Nación del Fuego, que separaba las aguas del Reino Tierra de las de la Nación del Fuego. Para Zuko, esto representaba un problema, porque si pasaba el bloqueo, se encontraría violando su destierro, y podrían arrestarlo, pero se arriesgó y pasó, siguiendo al Avatar hasta el Templo del Fuego, donde momentáneamente capturó al Avatar, hasta que escapó y entró en una habitación que se cerró. Cuando Zhao llegó fue capturado y encadenado a una columna, aunque fue liberado más tarde por Roku, y así escapó no solo de Zhao, sino también de la Nación del Fuego.

Zuko y el capitán pirata.png

Zuko luchando contra el capitán de los piratas.

Cuando Iroh perdió una pieza de su juego de Pai Sho, Zuko terminó en un barco de piratas que hablaban de un monje calvo que había robado unos pergaminos de Agua Control. Zuko se alió con ellos para encontrar al Avatar. Deduciendo que habían robado un pergamino de Maestro Agua, estarían cerca del río. Y así fue, encontraron a Katara practicando en la noche y la capturó. A cambio del Avatar, él le ofreció su collar de vuelta, pero ella se negó. Zuko se quedó con el pergamino, y les dijo a los piratas que se los daría a cambio del monje, pero cuando Aang y Sokka fueron llevados a Zuko, Sokka reveló que Aang era el Avatar, y que el Señor del Fuego podría darle mucho más que un tonto pergamino. Al enterarse, los piratas rompieron el trato, y Zuko inició una pelea. Aprovechando la distracción, el Equipo Avatar tomó el barco de los piratas y zarparon, y los piratas tomaron el barco de Zuko para seguirlos.

Zuko ayudando al timonel.png

Zuko ayudando a Jee a salvar al timonel.

Después de esto, Zuko estaba en su barco discutiendo con el teniente Jee, quien decía que era un irrespetuoso por no escuchar a su tío que predecía una tormenta y por no preocuparse por la seguridad de su tripulación, lo que causó que Zuko se fuera a su habitación, hasta que durante la tormenta que Iroh había predicho, un rayo golpeó la torre del barco y fue a salvar al timonel, quien estaba colgando de una escalera prácticamente destruida. Al ver al Avatar en su bisonte, decidió que era mejor que primero se pusieran a salvo.

Cuando Zhao fue promovido a Almirante, declaró que usaría a los Arqueros Yuyan para capturar al Avatar, situación que era observada por Zuko usando una máscara oni azul.

Espíritu Azul amenazando a Aang.png

Zuko utilizando a Aang para salir de la Fortaleza Pohuai.

En el barco de Zuko, los soldados de Zhao entraron buscando información sobre el Avatar, pero Zuko les dijo que no tenía nada, pues había perdido el rastro del Aang en la tormenta.Al ser capturado, los temores de Zuko se confirmaron. Si quería llevarle al Avatar a su padre, debía entrar a la Fortaleza Pohuai, liberar al Avatar y mantenerlo cautivo con él. Para eso, se infiltró, neutralizó a los guardias que custodiaban la celda de Aang sin usar su Fuego Control y liberó a Aang de sus ataduras. Desafortunadamente, cuando se supo que el Avatar había escapado, todos los guardias de la fortaleza estaban sobre Aang y el Espíritu Azul. Junto con Zuko, Aang hizo todo lo posible para escapar, hasta que las puertas principales se cerraron, y cuando Zhao dijo que necesitaban al Avatar vivo, Zuko aprovechó la oportunidad y atrapó el cuello de Aang entre sus espadas, lo que obligó a Zhao a dejarlos ir.

Cuando estaban a punto de llegar a la línea del bosque, Zuko fue derribado por una flecha que lo dejó inconsciente, y a pesar del susto inicial de Aang al darse cuenta que Zuko era quien lo había liberado, lo salvó y llevó a una parte segura del bosque. Al despertar, Aang le preguntó si hubieran podido ser amigos, a lo que Zuko contestó con un ataque de fuego que hizo que Aang escapara.

Una mañana, mientras estaba en un puerto, una joven montada en un animal gigante, quien arrancó parte del metal de la cubierta y atrapó a un polizón. Zuko la contrató para encontrar a Katara usando su collar, y así encontrar a Aang por defecto. Pero para su infortunio, Aang no estaba con ella o su hermano, y cuando los capturó, siguieron el rastro de Aang hasta una abadía, donde Zuko inició un duelo muy parejo con Aang, donde recuperó el collar de su amiga. La pelea terminó cuando el shirshu paralizó a Zuko y a su dueña.

Zuko escudándose.png

Zuko protegiéndose de la explosión.

Mientras Zuko descansaba en su barco, Iroh le informó que Zhao había reclutado a su tripulación para una operación militar a gran escala, lo cual dejó a Zuko muy enojado. Iroh se fue a tomar un paseo, y mientras Zuko dormía, escuchó el ruido de una puerta abriéndose, y al subir al centro de mando, escuchó una explosión que destruyó su barco, pero no a Zuko, quien alcanzó a protegerse usando su Fuego Control.

Trazando un plan con Iroh, Zuko se infiltró en una nave como un soldado Maestro Fuego, mientras que Iroh actuaba como consejero de guerra de Zhao, y cuando se acercaron a la Tribu Agua del Norte, Zuko dejó la nave y se adentró en una cueva y más tarde llegó a la ciudad y al Oasis de los Espíritus, donde Aang meditaba en Estado Avatar. Él inició una pelea con Katara, quien se había vuelto una Maestro experta, pero que finalmente fue derrotada cuando el sol salió. Aprovechando el desvanecimiento de Katara, Zuko tomó el cuerpo de Aang y lo llevó a hacia la tundra, donde una tormenta lo llevó a esconderse en una cueva.

Zuko inconsciente.png

Zuko inconsciente después de luchar con Katara.

Al salir del Mundo de los Espíritus, el espíritu de Aang se reunió con su cuerpo y despertó. Él intentó escapar, pero estaba atado, y para fortuna de Aang, sus amigos habían llegado, y Katara derrotó a Zuko rápidamente. A pesar de las negativas de Sokka, Aang subió a Zuko a Appa y lo llevó hasta el Oasis, donde aprovechó la muerte de Tui para liberarse y escapar.

Cuando Zhao corría para escapar, Zuko lo detuvo, e iniciaron una pelea brutal, que duró hasta que La agarró a Zhao, y a pesar de los intentos de Zuko por ayudarlos, este los rechazó en última instancia, desapareciendo en el agua helada.

Zuko logró escapar junto a su tío en una balsa precaria, donde declaró que necesitaba tiempo para descansar.

Primavera del 100 DG Editar

Azula intentado engañar a Zuko.png

Azula intentando engañar a Zuko.

Después de andar a la deriva por meses, Zuko y Iroh empezaron a vivir solos en el Reino Tierra. Allí Azula los encontró y les ofreció volver a la Nación del Fuego. Ella les hizo creer que su padre Ozai los quería de vuelta porque necesitaba a su familia, y aunque Iroh estaba en desacuerdo con las palabras de Azula, decidió acompañar a Zuko previendo una trampa. Zuko estaba muy ansioso de volver, pero después de que el capitán de la nave se refiriera a ellos como prisioneros, ellos rápidamente vencieron a la tripulación y escaparon.

Ambos se dieron cuenta que ahora era fugitivos de la Nación del Fuego, por lo que ya no podían visitar sus colonias en el Reino Tierra, y cortaron su nudo, representando el fin a su servidumbre a la Nación del Fuego.

Mientras estaban viajando Iroh se topó con una planta que resultó ser muy venenosa, y conoció a una joven herbalista llamada Song, quien les ofreció albergue por la noche. Después de una cena abundante, Iroh y Zuko dejaron la casa, pero Zuko se llevó consigo a un caballo avestruz perteneciente a la familia.

Zuko odiaba la vida que estaban viviendo, y poco a poco empezó a depender del robo para sobrevivir. Cuando su tío le habla sobre el tema, lo invita a reflexionar en su futuro, y después de hacerlo, Zuko declara que después de mucho pensarlo, ya no veía razones para seguir viajando con él, dejando a Iroh por su cuenta.

Zuko vagó por lugares remotos y abandonados del Reino Tierra, y a pesar que estaba famélico, no les robó su alimento a una pareja que estaba esperando a un hijo.

Zuko destroza una roca con su espada 3.png

Zuko luchando contra Gow.

Él llegó a una pequeña aldea donde unos soldados del Reino Tierra le quitaron parte del alimento que había comprado, y se ganó la simpatía de un joven muchacho por no revelar que había sido el culpable de arrojarle un huevo a uno de los soldados. En agradecimiento, Lee, lo invitó a comer a su casa y ofrecerle hospedaje. Zuko ayudó a los miembros de la familia con algunas tareas y quehaceres, y durante la noche, le enseñó a Lee, quien había tomado sus espadas dobles, a utilizarlas correctamente. Cuando llegó la hora de partir, Zuko le regaló al niño una daga que tenía una inscripción que decía: "nunca te rindas sin dar pelea". A las pocas horas, Sela, la madre de Lee, le pidió a Zuko ayuda, pues su esposo se había ido a buscar a su hijo mayor y Lee había sido capturado por los soldados cuando los amenazó con una daga. Él decidió ayudar al joven, e inició un duelo contra los soldados abusivos. A pesar de una victoria inicial, las habilidades del Maestro Tierra del grupo fueron demasiado como para que el cansado Zuko pudiera enfrentarlo sin sus poderes, y terminó revelando que era un Maestro Fuego. Cuando venció a los soldados, la madre de Lee impidió que Zuko hablara con su hijo, y Lee lo rechazó.

Zuko se encontró con el rastro del tren tanque de Azula, y lo siguió con el fin de encontrar nuevamente al Avatar. Eventualmente, lo encontró con Azula en una aldea abandonada e inició un duelo contra ambos. Cuando los diferentes miembros del Equipo Avatar empezaron a llegar además de Iroh, Azula se vio en una situación complicada, ya que estaba en desventaja. Aprovechando una distracción de Iroh, Azula lo atacó y logró escapar. Y cuando Katara ofreció su ayuda, Zuko los alejó, quedando solo con su tío herido.

Iroh & zuko en trabajo duro.png

Zuko preparando un té para Iroh.

Cuando Iroh despertó, estuvo de acuerdo en que Zuko necesitaba aprender técnicas más avanzadas, e instruyó a Zuko en la naturaleza de la generación de relámpago. Los intentos de Zuko fracasaron y entonces Iroh decidió enseñarle otra técnica, la redirección de relámpago, una técnica que había inventado observando a los Maestros Agua. Una vez que dominó los movimientos, Zuko quiso intentarlo, pero Iroh se negó a lanzarle un rayo, y fue en busca de uno propio a la cima de una montaña durante una tormenta. A pesar de su deseo de probar la técnica, no hubo relámpago que lo golpeara.

Iroh y Zuko viajaron a un oasis en un desierto, donde encontraron a un antiguo conocido de Iroh que los salvó de ser atrapados por Yu y Xin Fu. Él pertenecía a una sociedad secreta que le consiguió a los fugitivos los documentos necesarios para entrar como refugiados a la ciudad capital del Reino Tierra, Ba Sing Se.

En una embarcación que los llevaría a la entrada de la ciudad, Zuko conoció a Jet y a dos de sus amigos, con los que ayudó a alimentar a todo el barco al robar la comida que el capitán se reservaba para sí mismo.

Al llegar a la estación Zuko notó que Iroh había calentado su té con sus poderes, y temió que alguien pudiera haberlo notado. Para su infortunio, Jet había visto que el té de Iroh estaba caliente, y se decidió a exponerlos como Maestros Fuego.

Mientras Zuko estaba en Ba Sing Se, se sentía aprisionado y que no estaba viviendo la vida que el destino le deparaba, vivía sirviendo té en una tienda en el Anillo Inferior, y Jet estaba tras él para exponerlo junto con su tío como Maestros Fuego. Cuando Jet perdió la paciencia y no quiso esperar más a que alguno revelara sus habilidades, entró de manera muy ruidosa y violenta a la tienda de té, declarando que tanto Iroh como Zuko eran Maestros Fuego. Ante la negativa de Iroh, Jet sacó sus espadas gancho y comenzó un feroz duelo de espadas con Zuko, quien se defendió con gran habilidad. Jet seguía tentando a Zuko para que utilizara su Fuego Control, pero él no caía en su trampa. La pelea llegó a tal punto que unos agentes del Dai Li intervinieron. Ellos, al escuchar las declaraciones de los clientes que Jet había iniciado el conflicto sin provocación alguna, se llevaron al Libertador y el duelo terminó sin que Zuko se expusiera.

Jin con Zuko.png

Zuko y Jin, disfrutando de la fuente iluminada.

Durante su estadía en el Reino Tierra, Zuko conoció a Jin, una joven adolescente del Anillo Bajo, con quien tuvo una cita. Después de que terminaran de comer, ella lo invitó a pasear y lo llevó a su lugar preferido en toda la ciudad, una fuente con velas que producían un efecto hermoso al reflejarse con el agua. Pero al llegar, todas las velas estaban apagadas. Jin no entendía por qué las velas estaban así, ya que usualmente estaban encendidas. Zuko entonces le dijo que cerrara los ojos, y en ese momento en que cierra los ojos, Zuko usó su Fuego Control para encender las velas, dándole una sorpresa a Jin. Cuando contemplaban la escena, Jin quiso darle un beso a Zuko, y aunque él intentó evitarlo, terminó correspondiendo el beso para luego alejarse.

A medida que pasaba el tiempo, la popularidad de la tienda de té aumentaba, hasta que un día, un empresario de la ciudad le ofreció a Iroh la posibilidad de abrir su propia tienda de té en el Anillo Superior de la ciudad capital del Reino Tierra.

Zuko and Iroh.png

Zuko dejando atrás al Espíritu Azul.

Poco tiempo después, Zuko se enteró que no solo el Avatar estaba en la ciudad, sino que también había perdido a su bisonte. Con el objetivo de encontrar a Appa antes que el Avatar, Zuko atrapó a un agente Dai Li y consiguió la información del paradero del bisonte, el Lago Laogai. Él se infiltró usando su alter ego como el Espíritu Azul, y encontró al bisonte, pero antes que pudiera hacer algo, Iroh lo confrontó, declarando que nunca pensaba lo que hacía y que el destino que creía querer le había sido impuesto por otro. Finalmente, Zuko le hace caso a su tío, libera a Appa y escapan sin ser vistos del Lago Laogai.

Durante los siguientes días, Zuko entró en conflicto consigo mismo, tenía una rara enfermedad que según su tío, era causa de los actos que había realizado en el lago, y que una vez que terminara, Zuko sería una persona nueva. Durante este tiempo, él tuvo una serie de alucinaciones y sueños que incluían dragones, tatuajes y a su madre.

Después de su enfermedad, Zuko estaba más optimista, veía bien su vida en Ba Sing Se y estaba feliz por su tío, que había recibido una invitación del mismo Rey Tierra para que le sirvieran té. Una vez en el Palacio, el Dai Li los rodeó, y Azula se presentó. A pesar de que pudo haber escapado como lo hizo su tío, Zuko decidió quedarse y enfrentar a Azula, pero fue atrapado por los agentes en su lugar y llevado a una prisión donde también estaba Katara.

Zuko y Katara.png

Katara ofreciendo curar la cicatriz de Zuko.

Ella comenzó a reprenderlo por querer arruinar la única esperanza del mundo, y cuando mencionó que la guerra le había quitado a su madre, Zuko dijo que eran algo que tenían en común. Ella entonces empezó a escucharlo, y en un momento, Katara revela que podría intentar curar su cicatriz, pero el momento es interrumpido cuando iroh y Aang ingresan en la cueva. Iroh les dijo a Katara y Aang que fueran a ayudar a sus amigos y ambos quedan solos.

Antes que pudieran hablar, Iroh fue capturado por los Dai Li; y Zuko, manipulado por Azula con promesas de redención, lo deja pensar solo. Finalmente, Zuko decide que el amor de su padre es más importante y se une a una batalla que estaba tomando lugar entre Azula, y Aang y Katara. A pesar de tener la ventaja, la lucha dio un giro cuando el Dai Li intervino y Aang decidió encerrarse en una tienda de cristal. Allí desbloquea el Estado Avatar, pero es herido de gravedad por un rayo disparado por Azula. La batalla termina cuando Katara, ayudada por Iroh, logra escapar con Aang en brazos. Azula entonces felicitó a Zuko y le dijo que había recuperado su honor. De cualquier manera Zuko sufre de un intenso conflicto interno: por un lado al fin cree haber recuperado el estatus que le corresponde en su nación y en su familia, pero por otro, ha traicionado a su tío.

Verano del 100 DG Editar

Zuko y Azula regresaron a casa como héroes de guerra y Ozai personalmente felicitó a Zuko por volverse un poderoso guerrero y mantenerse leal a su Nación, además de asesinar al Avatar. Al enterarse de esto, él fue a hablar con Azula, quien declaró que le había dado el crédito por matar al Avatar para que Zuko sea considerado un héroe, y dejar caer la responsabilidad de la muerte del Avatar en Zuko. Al no tener a nadie cercano a quien recurrir, Zuko visitó a Iroh, quien estaba en prisión, y le pidió ayuda pues estaba confundido, pero Iroh se negó a hablar con él. Al darse cuenta que estaba en una situación peligrosa ya que había una posibilidad que el Avatar estuviera vivo, sin saber que hacer, Zuko fue en busca de un asesino para que encontrara y matara a Aang.

Zuko y Ty lee.png

Zuko después de confrontar a Mai, Azula y Ty Lee.

Durante un viaje a la Isla Ember, Zuko tuvo problemas con su relación con Mai, quien lo consideraba impulsivo y celoso, y más tarde, reunido con Mai, Ty Lee y Azula en una fogata en la playa, Zuko admitió que estaba enojado consigo mismo por no saber que hacer. De vuelta en su casa, Zuko recibió una nota de parte de Iroh, que lo animaba a visitar la tumba de su bisabuelo Sozin, y que aprendiera de su muerte. Luego de leer el testamento, Zuko fue a visitar a Iroh, declarando que la historia que había leído era la misma que todos conocían. Iroh entonces le confesó que también había leído de la muerte de su otro bisabuelo, ya que Roku era el abuelo de Ursa, y que entendiendo la lucha entre Sozin y Roku, entendería su propia lucha interna. Y según Iroh, su destino es ayudar a restituir el balance en el mundo y terminar la guerra. El toma el consejo de Iroh, y se da cuenta de que jamás podrá ser el hijo que su padre quería que fuera y que la guerra debía llegar a su fin.

Durante el Día del Sol Negro, él le dejó a Mai un pergamino que le expresaba su sentido de culpa por dejarla. Después confrontar a su padre, diciéndole cómo se sentía frente al trato que Ozai le había dado a él y también respecto a la guerra, le explicó sus intenciones de liberar a Iroh y y unirse al Avatar. Cuando se estaba por ir, Ozai le decide contar el destino de su madre, haciendo que Zuko se detenga a escuchar. Después de saber que ella fue expulsada de la Nación del Fuego, al contrario de haber muerto como Zuko creía, es atacado por Ozai con un rayo, justo cuando el eclipse terminaba, pero Zuko lo redirigió con éxito y escapó. Al llegar a la prisión, Zuko vio que Iroh ya había escapado por su cuenta. Y una vez que el Equipo Avatar escapa en Appa tras fallar la invasión, Zuko los sigue en un globo de aire caliente.

En el Templo Aire del Oeste intentó unirse al grupo para enseñarle a Aang Fuego Control y estos lo rechazaron por razones obvias. Él intentó ofrecerse como prisionero, pero también fue rechazado. Esa noche, mientras dormía, Zuko escucho algo en el bosque, y actuando impulsivamente, lanzó una ráfaga de fuego que quemó los pies de Toph, quien había ido para hablar. Toph huyó arrastrándose y lanzándole rocas a Zuko, quien intentaba disculparse por sus acciones. Cuando Toph se perdió entre los árboles, Zuko gritó de frustración.

Katara amenaza a Zuko.png

Katara amenazando a Zuko en el Templo Aire del Oeste.

A la mañana siguiente, Zuko observó como el Hombre Combustión atacaba al Equipo Avatar, y quiso detenerlo, declarando que no le pagaría si seguía, cosa que el asesino no escuchó. Él logró desviar la atención del asesino lo suficiente como para que el Equipo Avatar lo atacara, cosa que eventualmente llevó a su muerte. Una vez visto esto, el Equipo deliberó, y decidió aceptar a Zuko, pero cuando se estaba estableciendo en una habitación, Katara le informó que si en algún momento notaba algo de vacilación o un indicio de traición, no tendría que preocuparse por su futuro, porque ella se aseguraría que no tuviera uno.

Cuando Zuko comenzó a entrenar a Aang, él se percató que su Fuego Control estaba mucho más débil, y que no podría instruir a Aang. Siguiendo el consejo de Toph, Zuko viajó con Aang a la Antigua ciudad de los Guerreros del Sol para intentar encontrar la fuente original del Fuego Control, ya que la Nación del Fuego había deformado su fuente y había puesto la ira como enfoque. Después de realizar una serie de pasos en una cámara secreta, Zuko tomó una especie de huevo dorado, y al separarlo de su base, esta empezó a llenar la cámara con una past

a pegajosa, en la cual quedó atrapado junto a Aang. Para su sorpresa, los Guerreros del Sol no estaban extintos como se creía, sino que se habían escondido. Ellos guardaban el secreto de la verdadera fuente del Fuego Control, y accedieron a que sus maestros los evaluaran después de llevar un poco de la Llama Eterna ante ellos cruzando un valle.

Dancing Dragon step 7.png

Zuko realizando el Dragón Danzarín.

La llama de Aang se apagó cuando sintió miedo, e intentó tomar un poco de la de Zuko notó que la suya ya no estaba. Él se negó, y cuando Aang insistió, apagó la llama de Zuko también. Cuando los maestros salieron de las cuevas y revelaron ser los últimos dragones vivos, Aang le pidió a Zuko que bailaran los pasos que habían aprendido, y al hacerlo, los dragones los juzgaron bien, envolviéndolos en llamas de diferentes colores. Tanto Aang como Zuko aprendieron el origen del Fuego Control, y ambos pudieron utilizarlo con gran efectividad. En algún momento, Zuko tuvo tiempo de luchar contra Sokka en un duelo con espadas, y aunque Zuko venció, Sokka terminó ganando al utilizar su boomerang.

Mientras pasaban tiempo en el Templo Aire del Oeste, Sokka se le acercó a Zuko preguntando por el destino de los prisioneros de guerra. Zuko le dijo que muchos eran llevados a la Roca Hirviente, y temiendo que Sokka quisiera ir por su cuenta, se quedó en Appa hasta que apareció por la noche, y sugirió que usaran su globo de aire caliente. Una vez que llegaron, se vistieron como guardias y empezaron a buscar a Hakoda, pero en su lugar encontraron a Suki, la novia de Sokka. Ellos pensaron un plan de escape, para el cual necesitaban que alguien pudiera entrar en un congelador y aflojara los tornillos, y el elegido fue Zuko. Él fingió una pelea con otro reo que estaba involucrado en el plan, y al usar Fuego Control fue llevado a un congelador. Sokka lo liberó después, pero escucharon una conversación sobre nuevos prisioneros. Temiendo que Hakoda pudiera encontrarse entre ellos, Sokka decidió quedarse, junto con Zuko y Suki, pero Chit Sang no planeaba hacerlo, y se subió al congelador.

Mai y Zuko en la Roca Hirviente.png

Mai confrontando a Zuko en la Roca Hirviente.

Afortunadamente, el padre de Sokka estaba entre los nuevos reclusos, por lo que su decisión de quedarse había sido acertada. Pero poco después, Zuko fue identificado como un polizón y encarcelado. Allí, el Alcaide reveló ser el tío de Mai, y pronto, su sobrina llegó a la prisión para confrontar a su ex-novio. Cuando se inició un motín, Zuko escapó y encerró a Mai en una celda para mantenerla segura. Él guió al grupo a la góndola y detuvo los ataques de los guardias. Pero cuando estaban viajando fueron atacados por Azula y Ty Lee. Zuko se enfrentó con su hermana junto con Sokka, hasta que los guardias empezaron a cortar la línea. Para su sorpresa, Mai había escapado, y detuvo a los guardias, permitiendo que el grupo escapara de la isla.

Unos días después de volver al Templo, este fue atacado por Azula con una flota de dirigibles. Zuko luchó contra ella sobre un dirigible, y cuando sus ataque chocaron, ambos comenzaron a caer al vacío. Zuko fue salvado por el Equipo Avatar que viajaba en Appa, y Azula se aferró al acantilado.

Katara perdonando a Zuko.png

Katara perdonando a Zuko.

Para Zuko, el que Katara desconfiara de él y mostrará tan abiertamente su descontento al aceptarlo en el grupo lo frustraba mucho. No sabía qué hacer para que Katara lo perdonara y recurrió a Sokka en busca de ayuda, preguntándole por el día que su madre había muerto. Sokka le contó la historia, y le dijo que la fuerza que había asesinado a su madre era conocida como los Invasores del Sur. Entonces, él decidió hablar con Katara, pero la Maestro Agua se mantuvo firme en su decisión de no confiar en él, aunque tras mencionar que conocía a quien había asesinado a su madre y ofrecerle venganza, ella acepta viajar con él. Zuko viajó con ella y descubrió la ubicación de los Invasores del Sur, y al llegar a su nave, descubrieron que Yon Rha, el asesino, se había retirado. Una vez que Katara lo confrontó, Katara se da cuenta que había enfocado su odio en Zuko, ya que era la persona a la que dirigía su odio. Al llegar al campamento, Katara revela que nuca podría perdonar al asesino de su madre, pero que si podía perdonar a Zuko.

Zuko Fuego Control.png

Zuko atacando a Aang para entrenarlo.

Cuando el Equipo decidió buscar otro lugar para esperar al Cometa de Sozin, Zuko sugirió su casa de playa en la Isla Ember, ya que había estado deshabitada por mucho tiempo. El grupo presenció una obra de teatro que representaba los viajes del Avatar después de salir del iceberg. La obra, aunque imprecisa, logró afectar al grupo por algunos hechos, aunque después, le restaron importancia.

Al ver que el grupo se estaba relajando demasiado, Zuko empezó a atacar a Aang. Cuando el resto del Equipo intervino, Zuko los confrontó, declarando que no podían estar tan calmados con el Cometa de Sozin a punto de llegar. Al escuchar que planeaban esperar que el cometa pasara, Zuko les contó sobre el plan de Ozai de quemar el Reino Tierra hasta sus bases, y el Equipo decidió enfrentarse a Ozai durante el cometa.

Zuko le enseñó a Aang la técnica de la redirección del relámpago, y esa noche, el Avatar desapareció. Ellos los buscaron por toda la isla, y al fallar todos buscaron la ayuda de Zuko, ya que era experto en rastrear al Avatar. A su vez, el buscó la ayuda de June, quien les informó que no podría encontrar a Aang. Cuando el grupo pareció perder la esperanza, Zuko le pidió a la cazarecompenzas que localizara a su tío. La búsqueda los llevó hasta el Muro Exterior de Ba Sing Se, y ese día, el Equipo Avatar se encontró con la Orden del Loto Blanco. Después de un reencuentro emotivo, Iroh les dijo que Zuko era quien debía tomar el trono, y no él. Junto con Katara, Zuko decidió que enfrentaría a su hermana por el trono de la Nación del Fuego.

Zuko haciendo Fuego-control.png

Zuko luchando contra su hermana.

Durante el Cometa, ellos se batieron a duelo en un Agni Kai potenciado por los efectos del cometa. Azula estaba en un estado mental frágil, y desató toda su fuerza bruta contra su hermano, pero la impasibilidad de este le otorgó una ventaja. Cuando Azula fue provocada para que utilizara sus relámpagos, él se preparó para redigirlos, pero ella encontró un mejor objetivo, Katara. Al ver que el rayo tomaba otra dirección, él saltó atravesándose en el camino del relámpago, redirigiendo gran parte al cielo. Sin embargo, una pequeña parte pasó por su corazón, dejándolo incapaz de luchar. Mientras él sufría en el suelo, Katara logró derrotar a Azula, y curó a Zuko, quien logró levantarse mientras veía a su hermana perdiendo la cordura.

Zuko y Mai se besan.png

Zuko y Mai reconciliándose el día de la coronación.

El día de su coronación, mientras se preparaba, Mai se presentó en el Palacio, quien ayudó a Zuko a vestirse y se reconciliaron con un tierno beso. Posteriormente, ella lo amenazó, declarando que nunca volviera a romper con ella de nuevo.

Zuko fue coronado como el nuevo Señor del Fuego en la Plaza de Coronación, donde dio un discurso declarando el final de la Guerra de los Cien Años. Los cien años de Guerra habían dejado al mundo divido y la reputación de la Nación del Fuego manchada, pero prometió que junto con la ayuda del Avatar, recuperaría la confianza del mundo y restauraría el balance perdido.

Él estuvo presente en el Dragón del Jazmín cuando Sokka los pintaba, y una vez que volvió a la Nación del Fuego, confrontó a su padre encarcelado acerca del paradero de su madre.

Reinado (100 DG - 167 DG) Editar

Movimiento de Restauración de Armonía Editar

Después de la Guerra de los Cien Años, Zuko fue coronado como el Señor del Fuego y, posteriormente, con la ayuda del Movimiento de Restauración de la Armonía con el fin de trasladar a los colonos de nuevo a la Nación del Fuego. Durante el anuncio oficial del Rey Tierra del plan a la gente de Ba Sing Se, Zuko y sus amigos tomaron un paseo en Appa para ver los fuegos artificiales de celebración. Mientras estaban volando, el Señor del Fuego le pidió preocupado al Avatar que le hiciera una promesa: si Aang veía que se estaba volviendo como Ozai; como el Avatar, Aang debía acabar con la vida de Zuko. Inicialmente dudando, Aang solicitó el asesoramiento de Katara, quien asintió en señal de aprobación, y al ver esto, él aceptó con vacilación.

Zuko atacando a Morishita.png

El Señor del Fuego Zuko atacando a Morishita.

Un año más tarde, después de cinco intentos contra la vida del Señor del Fuego, Kori, la hija de Morishita, Presidente Municipal de Yu Dao, irrumpió en el Palacio Real para asesinar a Zuko. A pesar de que superó los guardaespaldas, ella no fue capaz de derrotar a Zuko, quien la tomó como prisionera y se enteró de la verdad detrás del ataque. El Señor del Fuego viajó de su casa a las colonias para hablar con el alcalde, sin embargo, cuando Zuko explicó que el movimiento era para traer la paz al mundo, Morishita reaccionó mal y comenzaron a discutir, utilizando a Ozai como un ejemplo de un Señor del Fuego que no traicionaría su pueblo, causando que Zuko recordara la visita que le había hecho a su padre en la cárcel. Ozai le había advertido que iba a regresar, ya que el joven tendría que necesitar ayuda al ser el gobernante de un país que no podía manejar por su cuenta. El Señor del Fuego amenazó al alcalde Morishita, alegando que él no era como su padre, y el alcalde convino: él no era como su padre, Ozai tenía muchos defectos, pero nunca fue un cobarde o un traidor. Ante esto, Zuko ordenó a sus guardias que fuera sometido, pero los guardias fueron atacados por una Maestro Tierra, la señora Morishita, quien le pidió al Señor del Fuego que perdonara a su marido por sus declaraciones. Zuko se sorprendió al ver que ella era una Maestro Tierra, como era su hija, y se enteró que la gente ya se había establecido en la ciudad con suficiente fuerza para formar familias, incluso entre las personas de diferentes naciones. Fue por esta razón que permitió que los colonos de la Nación del Fuego permanecieran en la ciudad y anunció su rechazo al Movimiento de Restauración de la Armonía.

Zuko deteniendo a Katara.png

Zuko deteniendo a Katara después que venciera a un grupo de soldados de la Nación del Fuego.

Después que el Equipo Avatar oyera hablar de la retirada del apoyo de Zuko al Movimiento de Restauración de la Armonía, viajaron a Yu Dao, donde Zuko se estaba quedando. Aang y Katara volaron sobre los muros de la ciudad para reunirse con el Señor del Fuego, sin embargo, algunos guardias de la Nación del Fuego les informaron que nadie podía entrar sin el permiso del Señor del Fuego, ni siquiera el Avatar, a lo que Aang afirmó que sólo quería hablar con él. Los guardias respondieron atacando a Aang y Katara con Fuego Control. Después de que el par derrotara a todos los guardias, Katara fue agarrada por Zuko, quien la reprendió por atacar a su pueblo. Aang, enojado con Zuko por la acción, advirtió que la dejara ir, pero él insistió en que primero había que ponerse de acuerdo en dejar de atacar, Aang separó a Katara y Zuko con Aire Control, causando que Zuko reaccionara, y causando que Aang entrara en el Estado Avatar. Katara, diciéndole que él no sería capaz de controlarse a sí mismo en un estado emocional alterado, logró calmarlo. El Señor del Fuego accedió a hablar y le dio a la pareja una gira por Yu Dao, señalando cuán integrada la vida de los ciudadanos se encontraban en la colonia. Ante esto, Katara propuso una conversación con Kuei sobre el tema, a lo que el Señor del Fuego y el Avatar estuvieron de acuerdo.

Zuko le pide consejo a Ozai.png

Zuko pidiéndole un consejo a Ozai sobre el camino a seguir.

De regreso a la Ciudad Capital, Zuko se reunió Mai, que trató de consolarlo después de notar el cansancio y la falta de sueño, y le dijo que hablara con ella si había problemas, a lo que Zuko estuvo de acuerdo y dijo que no volvería a suceder. Mai le informó que ella había traído a las Guerreras Kyoshi para una mejor protección del palacio. Esa noche, Zuko se despertó en mitad de la noche y decidió salir de su habitación. Suki y Ty Lee le dijeron que había estado callado toda la noche. Zuko luego fue a preparar té para llevárselo a su padre en la cárcel. Allí, se arrodilló delante de él, y le pidió consejo.

Zuko seguía luchando por encontrar el camino correcto y para superar su insomnio. En cuanto a Ozai como guía, le dijo que no importaba lo que optara por hacer, siempre sería lo correcto porque él era el Señor del Fuego, por lo que cualquier cosa que decidiera era la correcta. Zuko se negó a creer esto, declarando que había un bien mayor más allá de sus propias decisiones. Ozai luego exigió que se fuera de su presencia, ya que Zuko era todavía débil por eso.

Mai confrontando a Zuko.png

Mai rompiendo con Zuko después de su reunión con Ozai.

Mientras que Zuko estaba pensando sobre qué hacer, Mai se enfrentó a él sobre sus reuniones secretas con Ozai y lo culpó por no confiar en ella. Él se disculpó con ella y admitió que la amaba, pero ella respondió que se había hecho evidente que él amaba sus secretos más que ella, y así terminó su relación. Suki llegó inmediatamente después de la salida de Mai, inclinándose ante el Señor del Fuego, mientras se disculpaba con él ya que ella se sentía responsable de su ruptura. Ella le dijo que era la que había informado a Mai sobre sus conversaciones nocturnas con la esperanza de ayudar a Zuko, ya que ella y las Guerreras Kyoshi estaban preocupadas por él. Sin embargo, cuando el general Mak llegó a informar de que Rey Kuei se preparaba para invadir Yu Dao, Zuko dejó sus problemas de relación a un lado y desplegó su flota para defender la colonia del Ejército del Reino Tierra.

Sueño de Aang y Zuko.png

Aang en el Estado Avatar en el sueño compartido por Aang y Zuko.

Cuando dormía en el barco, Zuko y Aang compartieron un sueño en el que los espíritus de Ozai y Roku estaba detrás de ellos, mientras trataban de explicar a Aang sus sentimientos contradictorios sobre el Movimiento de Restauración de la Armonía: la necesidad de proteger a su pueblo en contra de su promesa inicial de pensar detalladamente sobre el Movimiento de Restauración de la Armonía. La voz de Ozai hizo eco en su mente, diciéndole que la voluntad del Señor del Fuego determinaba lo que era correcto. Convencido de que nunca volvería a encontrar el camino correcto por su cuenta, se ofreció a Aang para que acabara su vida. Cuando el Avatar entró en el Estado Avatar para cumplir su promesa, el Señor del Fuego notó a su madre triste de pie detrás del espíritu de Roku y le pidió que no llorara. Mientras tanto, Aang desató un ataque elemental sobre él, pero antes de que pudiera cumplir su promesa de matar a Zuko, ambos adolescentes se despertaron con un sobresalto, uno sobre Appa y el otro en su barco de la Nación del Fuego.

Zuko y un retrato de Iroh.png

Zuko hablándole a un retrato de Iroh.

En conflicto sobre sus acciones, Zuko pidió consejo al hablar con una pintura de su tío, Iroh. Su monólogo fue interrumpido cuando un soldado le advirtió que la flota había llegado a orillas del Reino Tierra, lo que llevó a Zuko a vestirse para la batalla y salir a conducir su ejército.

Las fuerzas de la Nación del Fuego llegaron a las puertas de Yu Dao en el momento en que las fuerzas del Reino Tierra daban la orden para iniciar el asalto. Justo antes que se iniciara una batalla, Toph deshabilitó a todos los tanques de la Nación del Fuego al sacar todos sus tornillos fuera con Metal Control. Mientras las tropas de la Nación del Fuego estaban en desorden y confusión sobre lo que había pasado, el general How ordenó a sus tropas Reino Tierra que entraran a Yu Dao y detuvieran a los colonos, una medida Zuko contrarrestó al ordenar a sus tropas que defendieran al pueblo de la Nación del Fuego, haciendo que los dos ejércitos entraran conflicto.

Cuando How y sus hombres estaban a punto atacar a Kori, Sokka y Sneers, Zuko vino en su rescate, y comenzó un duelo con el general. Sin embargo, pronto fueron interrumpidos por Aang, que había entrado en el Estado Avatar. Convencido de que Aang iba a cumplir su promesa, Zuko le pidió que reconsiderara, pero inmediatamente pensó que la idea de que su propia muerte era lo mejor. Zuko se quitó el casco y vio como Aang realizaba una fuerte hazaña de Tierra Control para crear un abismo entre Yu Dao y los ejércitos combatientes. Sin embargo, de pie cerca del borde del abismo recién creado, la piedra se derrumbó debajo de los pies de Zuko y él cayó al suelo, pero en el último momento, fue salvado de la muerte por Aang. Al oír el razonamiento del Avatar con el Rey Tierra Kuei y darse cuenta que sus propias acciones estaban en lo cierto, Zuko se derrumbó.

Iroh, Aang y Zuko en el Dragón del Jazmín.png

Aang, Iroh y Zuko en el Dragón del Jazmín.

Zuko se despertó cuatro días más tarde en el Dragón del Jazmín de Iroh, donde su tío lo reprendió por no haberlo visitado más pronto. Aang se unió a Zuko en su mesa y juntos discutieron el futuro de Yu Dao,

reconociendo que no podía seguir siendo una colonia de la Nación del Fuego o una ciudad del Reino Tierra. Ambos también se refirieron al sueño que compartieron, haciendo que Zuko liberara a Aang de su promesa, cuando se dio cuenta de que no podía poner esa carga sobre los hombros del Avatar. Se refirió a la vista de su madre en el sueño y su deseo de encontrarla, creyendo que resolvería sus problemas consigo mismo al conectarse con una parte de su familia que no era turbia y confusa para él. Sin embargo, cada intento de búsqueda hasta ese momento para encontrar a su madre había salido con las manos vacías. Zuko se dio cuenta de que necesitaba más información sobre lo que había pasado el día que Ursa se fue, aunque sabía que Ozai nunca lo ayudaría. Decidido a encontrar a su madre, se dirigió a la única persona que creía que podía ayudar a convencer a Ozai de revelar la información necesaria: Azula.

Su compromiso para permitir que las colonias mayores de la Nación del Fuego permanecieran en el Reino Tierra y regularan el equilibrio de poder entre ellas, en lugar de eliminarlas con fuerza, con el tiempo dio lugar a la creación de la República Unida de Naciones con Ciudad República como su capital.

Búsqueda de Ursa Editar

Zuko piensa en su familia.png

A pesar de las declaraciones de sus amigos, Zuko se pregunta qué significaba su familia separada en su forma de gobierno.

Algún tiempo después de la Batalla de Yu Dao, Zuko asistió a una reunión junto con sus amigos y varios funcionarios gubernamentales en la casa del gobernador de Yu Dao para discutir el futuro de la ciudad. Un profesor dio una conferencia sobre antiguas filosofías del Reino Tierra con respecto a las cuatro naciones, aunque era de poco interés para él, ya que poco a poco dejó de escuchar mientras el hombre seguía hablando. Sin embargo, él prestó atención nuevamente cuando el profesor mencionó la palabra "familia". Al no haber escuchado toda la declaración, pidió al hombre que repitiera lo que había dicho, y él escuchó con atención cómo realizaba una comparación que debía hacerse entre cómo uno trata a su familia y cómo uno gobierna. Reflexionó sobre las palabras, y cuando Aang le preguntó si todo estaba bien, se preguntó que significaba para su nación que en su familia, su madre hubiera estado en el destierro durante años, que su padre estuviera en la cárcel y que su hermana estuviera en una institución.

Inspirado en la filosofía con respecto a la familia y una nación, Zuko volvió a casa y puso a su padre y su hermana en celdas adyacentes a fin de facilitar la conversación entre los dos con la esperanza de obtener información sobre el paradero de Ursa. Cuando Suki le dijo que por Ozai y Azula no habían dicho ni una palabra el uno al otro, él entró en la habitación para hacer té en un intento de aliviar la tensión. Sin embargo, Azula percibido su intento de amabilidad como una manera de burlarse del hecho de que ella estaba sometida por una camisa de fuerza y luego lo derribó tomando la band

eja con la boca y derramando la vajilla, para gran diversión de Ozai. Zuko trató de impedir que Ty Lee bloqueara el chi de Azula, pero era demasiado tarde. Le dijo a las dos Guerreras Kyoshi que se fueran y suavemente colocó a una Azula ahora paralizado en su silla. Le explicó que él sólo quería traer un poco de dignidad, dándoles un poco de té. Sin embargo, su hermana le respondió diciendo que la única manera que podría devolverle su dignidad era dejar que ellos tuvieran una conversación en privado.

Azula quemando el mensaje.png

Azula quemando las cartas de Ursa.

Después de media hora, Zuko volvió a la habitación y sacó a Azula con el fin de llevarla a su habitación en el viejo palacio, donde se quedaría desde ese momento. Suki y Ty Lee lo acompañaron, a pesar de que les dijo que lo dejaran, con el fin de mantener una conversación privada con su hermana. Una vez a solas, le preguntó lo que ella y su padre habían hablado, aunque Azula esquivó la pregunta y preguntó si alguna vez había experimentado la sensación de estar con el chi bloqueado. Cuando Zuko dijo que nunca había vivido esa sensación, ella procedió a describir minuciosamente el sentimiento, mencionando que cuando la movilidad empieza a volver, uno se vuelve extremadamente flexible antes de recuperar su control total. Para demostrar sus palabras, ella torció el brazo fuera de su camisa de fuerza y ​​disparó un rayo a su hermano. Zuko le ordenó que se detuviera, disparando una explosión fuego mientras ella escapaba, que terminó liberándola por completo al romper las cadenas de sus pies. Zuko se vio forzado a defenderse cuando Azula lanzó una ráfaga de fuego azul hacia él, aunque vio cómo se abría paso a un edificio contiguo. Zuko siguió a su hermana en una de las cámaras secretas de Ozai que estaba oculta por una puerta que se abría usando Fuego Control, donde la encontró revisando un baúl y diciendo que su padre había superado su control justo el tiempo suficiente como para contarle de las cartas. Zuko le exigió a Azula que le entregara las cartas que Ursa había escrito, aunque Azula las quemó todas delante de él, salvando una, aunque Zuko no lo sabía. Con el fin de recibir la información

después de todo, Zuko aceptó la petición de Azula de acompañarlo sin estar restringida y con dignidad en su búsqueda para encontrar a su madre.

Zuko le pidió a sus amigos que los acompañara también, aunque cuando llegaron al palacio y se dieron cuenta que Azula estaba allí, tuvo que explicarles los hechos recientes y cómo ella iba a acompañarlos a Hira'a, cosa que sus amigos vieron como una mala idea. Sabiendo que su nación podría estar sin gobernante por un tiempo muy largo, declaró a Iroh como "Señor del Fuego Interino".

Justo antes de su salida al día siguiente, Katara le dijo a Zuko sobre las preocupaciones acerca de la presencia de Azula. Él le respondió diciendo que su hermana debía tener vigilancia en todo momento. Cuando Sokka se ofreció para tomar la primera guardia, Zuko le aconsejó que dejara la tarea a los Maestros, pero el joven de la Tribu Agua insistió, y al ser electrocutado por Azula inmediatamente llevó a los demás a intervenir. Zuko le amenazó con su Fuego Control, recordándole el trato que tenían.

Zuko deteniendo a Azula.png

Zuko reteniendo a Azula, deteniendo así su brote.

Algún tiempo más tarde, a punto de caer la noche, Zuko se vio forzado a retener a Azula una vez más, quien estaba teniendo un episodio de locura. Cuando estaban por llegar a Hira'a, él comentó que debían establecer un campamento, ya que no quería entrar Hira'a como una pandilla de bandidos en el medio de la noche. Zuko se distrajo cuando Aang hizo una mueca horrible, comentando que era debido a la presencia de un espíritu. Sin embargo, cuando Zuko miró hacia abajo, no pudo ver al espíritu al que Aang se refería. Azula había utilizado la conmoción para ponerse de pie en el borde de la silla de montar de Appa y saltar, para la consternación de Zuko, quien le había dicho previamente que estaban demasiado alto como para que pudiera sobrevivir a la caída. Debido a la intervención de Aang, Azula logró salvarse de morir, y salió corriendo cuando el planeador de Aang se estrelló debido al agujero que ella había hecho con Fuego Control en una de las alas. Cuando Appa aterrizó, Zuko les dijo a Sokka y Katara fueran a ver a Aang mientras el seguía a su hermana.

La encontró murmurando consigo misma por un río, y le preguntó con quién estaba hablando. De mala gana, se preparó para defenderse cuando Azula dejó en claro que ya no lo necesitaba, asumiendo una posición de batalla. Su lucha fue interrumpida, aunque debido a la intervención de Katara. En ese momento, el espíritu lobo del que Aang había hablado antes apareció en el río, y Zuko notó que que las marcas en su pecho eran iguales a la horrible cara que Aang estaba haciendo. Cuando el espíritu se volvió hostil e intentó morder a Aang, Zuko lanzó un ataque de fuego a la criatura, aunque se sorprendió cuando se tragó su fuego y eructó. Después de una breve escaramuza con Appa, el espíritu vomitó un enjambre de polillas avispa que atacaron al equipo. Azu

la le pidió a Zuko que la liberara, ya que podía ayudar, que él rechazó declarando que no necesitaba ninguna ayuda. Sin embargo, cuando señaló que ella no podía hacer las cosas peor que ellos y mencionó que si él no podía confiar en su propia familia, no había nadie que le quedaba por ser de confianza, él derritió sus ataduras de hielo, liberándola así para que ella pudiera salvarlos.

Carta de Ursa a Ikem.png

Zuko leyendo una carta de su madre, dirigida a Ikem.

Al caer la noche, el equipo había establecido un campamento, y Zuko estaba sentado alrededor de una fogata junto con Sokka, mientras que Azula dormía intranquila lejos del grupo, Aang meditaba, y Katara dormía junto a Appa con Momo. Respondiendo a la pregunta de Sokka, Zuko le dijo que él dejaba que Azula durmiera sin las manos atadas porque le estaba dando una oportunidad ya que ella los había salvado a todos de las polillas avispa. También expresó su confianza en que todo saldría bien porque Katara y Aang habían accedido a su guardia por turnos. Cuando le preguntó a Sokka por qué todavía estaba levantado, el guerrero de la Tribu Agua cómicamente mencionó que tenía problemas de vejiga ya que él había bebido mucha agua para eliminar el sabor de la polillas avispa, cosa que Zuko admitió ser más de lo que necesitaba saber. Zuko estaba sorprendido por las acciones de Sokka cuando el guerrero comentó sobre el frío y posteriormente cubrió a Katara con una manta, dejando al Señor del Fuego preguntándose por qué todavía se preocupaba tanto por Katara después de que ella le hubiera tirado tantas bolas de nieve en la cara. Al recibir la respuesta simple de que a Sokka no importa estar en desventaja con su hermana, Zuko se inspiró para tratar a su propia hermana mejor y la cubrió con una manta también. Sin embargo, cuando iba a volver a su asiento, se dio cuenta de una carta que le sobresalía de la bota. Él llegó

con cautela, con cuidado de no despertarla, y lo leyó, sobresaltándose cada vez más con cada palabra, ya que era una carta escrita por su madre a Ikem, aludiendo que él podría el padre de Zuko en vez de Ozai.

Al día siguiente, Zuko le comentó a Aang que sentía cierta esperanza. En el medio de su plática, Azula llegó furiosa reclamando la carta que Zuko tenía. Ella, estando fuera de si, empezó a atacarlos, y en un momento, Aang se retiró para buscar a Katara y Sokka. Cuando Azula estuvo por ganar, comentando que por fin cumpliría su destino, Zuko la tomó, respondiendo que por qué las cosas debían ser así entre ellos, y la sostuvo sobre un acantilado, aunque después reconsideró y la devolvió a tierra firme. Entonces, él quiso declarar una tregua.

Con la situación bajo control, el Equipo Avatar decidió continuar su viaje hacia Hira'a, y al llegar a la ciudad vieron una obra de teatro, Amor Entre los Dragones, y al acabar la obra, el director de la compañía de teatro los invitó a su casa ya que había oído que preguntaban por Ursa a una pareja. En su casa, él se presentó y a su esposa, quienes se llamaban Noren y Noriko, y Zuko pasó el rato con su hija, Kiyi. La pareja le comentó al grupo que no sabían mucho de Ursa, pero que creían que su antiguo novio se había escapado a un lugar cercano llamado el Valle Olvidadizo.

Esa noche, el grupo abandonó la casa de la familia, agradeciendo por su hospitalidad, y mientras caminaban hacia Appa, Aang se acercó a Zuko para hablar. Él se disculpó por haber reaccionado de la manera que lo había hecho en el acantilado, y le explicó que si para él era difícil aceptar la información del posible padre de Zuko, no debía imaginarse como sería para el Señor del Fuego. También le confesó, que tal vez sería mejor para ellos que no encontrasen a Ikem, y que deberían quemar la carta. Sin embargo, Zuko admitió que ya no la tenía, y que Azula la había tomado. Él le explicó a Aang que luego de terminar su tarea, se concentrarían en quién o qué debía ser. Al escuchar esto, Aang le explicó que debía seguir siendo el Señor del Fuego, ya que él representaba un mundo en paz. Desviando el tema, cuando Sokka intervino en la conversación, Zuko dijo que una vez que fueran al Valle Olvidadizo, todo terminaría al llegar al Valle, Aang empezó a sentir presencias espirituales y tras seguirlo, Zuko y el resto del Equipo Avatar se encontraron con un estanque tranquilo. Cuando Azula le dispara un rayo al lago, el grupo entra en una discusión nuevamente, pero fueron pronto interrumpidos por unas flores de loto que los atacaron, y al poco tiempo, varias lianas empezaron a sujetar a Zuko, pero afortunadamente, Aang lo liberó. Al darse cuenta que se trataba de Agua Control, Katara exigió saber la identidad de su atacante, tras lo cual dos figuras emergieron de entre la vegetación.

Ellos se presentaron como Rafa y Misu, una pareja de hermanos que vivían en ese valle para encontrar a un espíritu que pudiera darle una nueva a cara a Rafa, cuya cara había sido desfigurada años atrás en su hogar. Cuando Aang comenta que Misu había pasado casi toda su vida intentando ayudar a Rafa, ella respondió "Por supuesto, somos hermanos". Esto marca algo muy importante entre los hermanos del lugar, Katara y Sokka se sonrieron mutuamente, pero al oírlo, ambos Zuko y Azula voltearon sus rostros.

Azula ataca al campamento.png

Zuko interponiéndose en el camino del rayo de Azula.

Cuando Azula decidió irse para seguir su búsqueda, Zuko fue tras ella. La inestable princesa le dijo a su hermano que no había viajado tanto para ayudar a unos campesinos, pero Zuko le explicó que como amigos del Avatar, eso era lo que hacían, ayudar a otros. Azula entonces le dijo que con razón él ya no quería ser Señor del Fuego, prefería ir por el mundo ayudando a gente pobre. Zuko intentó responder, pero Azula entró en otros de sus episodios y se dispuso a atacar con un relámpago al campamento. Intentando evitar esto, Zuko se metió en el medio del camino justo cuando Azula disparó.

Zuko fue capaz de redirigir el relámpago y les pidió ayuda a Katara y Sokka para someter a Azula. Sin embargo todos se detuvieron cuando Aang anunció que la Madre de los Rostros aparecería en el estanque. Como en cada temporada, el espíritu estaba dispuesto a concederle un favor, pero sólo uno. Zuko decidió renunciar a su oportunidad de encontrar a su madre para que Misu pudiera pedir un nuevo rostro para su hermano. Pero Azula intervino, exigiendo saber sobre Ursa, y el espíritu reveló que la antigua princesa de la Nación del Fuego ahora tenía una nueva identidad como "Noriko". Azula salió corriendo a buscar a su madre, dispuesta a acabar con ella, mientras que Sokka y Zuko decidieron adelantarse tomando un atajo. 

Al llegar al hogar de Noren, vieron que Azula no había llegado aún. Zuko se unió a la familia, que en ese momento se encontraba cenando, por insistencia de Kiyi y Noren. Dirigiéndose a Noriko, le preguntó si era feliz, y después de que ella respondió que lo era, el Señor del Fuego se dispuso a irse, sin embargo, Noren lo detuvo, convenciendo a su invitado de revelar quién era. El director explicó que había reconocido a Zuko por su cicatriz, y se disculpó por no haberle dicho la verdad sobre Ursa. Después de contarle a Noriko sobre su pasado como Ursa y que la Madre de los Rostros había alterado sus recuerdos, Noren le reveló a Zuko su verdadera identidad, Ikem. El Maestro Fuego declaró que quizás Hira'a era donde realmente debía estar, con su "madre, hermana... y padre". Ikem estaba estupefacto ante la declaración, diciendo que no era posible. Antes de la conversación pudiera continuar, Azula entró por el techo, lista para matar a su madre. Zuko luchó contra su hermana tratando de detenerla, sólo para ella arrinconara a su madre contra la pared. Zuko separó de su hermana de su madre, y la lucha continuó.

Azula se preguntó por qué Zuko continuaba luchando, sabiendo que él quería ser libre del trono de la Nación del Fuego, y también se preguntó por qué no la lanzó junto con la carta por el precipicio cuando pudo. Zuko respondió diciendo que el trono era su destino, y que a pesar de que su difícil relación, Azula seguía siendo su hermana. Ante esto, Azula hizo una abertura en una pared de la casa y corrió hacia el Valle del Olvido. Zuko intentó que regresara para que pudiera ayudarla, pero ella salió corriendo, dejando la carta atrás. En ese momento, la Madre de los Rostros reapareció, preguntándole a Ursa si quería recuperar los recuerdos de su vida anterior. Zuko trató de disuadirla, recordándole la hermosa vida que tenía ahora. Pero a pesar de esto, Ursa aceptó la oferta del espíritu, deseando poder recordar a los hijos que había olvidado.

Al día siguiente, Zuko y Ursa comenzaron a hablar de su pasado. Ursa le pidió disculpas por no haberlo amado lo suficiente como para olvidarse de él. Zuko insistió en que no tenía por qué, diciendo que tenía una vida de la cual estar orgulloso. Por último, le entregó a Ursa la carta en la cual declaraba que Ikem era su verdadero padre, a lo que ella respondió que lo que había escrito no era verdad. Zuko estaba molesto de enterarse de que Ozai realmente era su padre, pero todavía sentía que las cosas eran lo que estaban destinados a ser. El Señor del Fuego dijo que deseaba saber todo sobre el pasado de su madre, y Ursa respondió diciendo que iba a empezar desde el principio.

Un tiempo después, Ursa visitó la ciudad capital con su familia, por primera vez desde que fue desterrada, por lo cual, Zuko no pudo asistir a la ceremonia en la que se anunciaba el nuevo gobierno de la colonia Yu Dao.

Vida posterior Editar

En el año 158 DG, El Señor del fuego Zuko unió fuerzas con el líder del sur Sokka, Tenzin, y Tonraq para detener a Zaheer, Ghazan, Ming-Hua, y P'Li, cuatro poderosos criminales miembros de la Orden del Loto Rojo quienes deseaban secuestran a la nueva reencarnación del Avatar, Korra. Lograron detener a los cuatro secuestradores antes de que cumplieran su cometido y los enviaron a prisiones especiales protegidas por el Loto Blanco, las cuales podían neutralizar sus poderes para que no lograran escapar.

Él continuó en el poder hasta el 167 DG cuando abdicó el trono de la Nación del Fuego a su hija, pero él todavía continúa viajando por el mundo como embajador de equilibrio mundial, aunque no sea un título oficial. Además, también tiene un nieto, Iroh, quien se desempeña como general en la primera división de las Fuerzas Unidas y fue nombrado en honor del tío de Zuko, quien también era un gran general.

Año 171 DG Editar

Tonraq, Zuko, Desna y Eska en la prisión de P'Li.png

Zuko junto a los Jefes de las Tribus Agua: Tonraq, Desna y Eska.

Dos semanas después de la Convergencia Armónica, Zuko fue informado de la fuga de Zaheer, Ming-Hua, y Ghazan de las prisiones especiales custodiadas por el Loto Blanco, y se mostró particularmente abrumado al saber que ahora Zaheer se había convertido en un Maestro Aire. Ordenó informar a Lin Beifong sobre el escape y se dirigió sobre su dragón a la Tribu del Agua del Norte, donde él y Tonraq le advirtieron a los nuevos líderes de la tribu, Desna y Eska, sobre un inminente ataque a la prisión de la Tundra del Este, lugar donde P'Li era retenida. Zuko explicó que ella poseía la habilidad de crear explosiones con su mente y mencionó que irónicamente, en el pasado, él había enviado a un asesino con la misma habilidad para matar al Avatar, lo cual no funcionó. Eska dijo que compartía con él esa sensación de querer asesinar al Avatar después de que Korra "arruinara su boda" con Bolin.

Pronto Zuko rodeó el área de la prisión a bordo de su dragón, Druk, junto con Tonraq, y lo que encontró fue lo que él creyó que era una tormenta de nieve. Al hacer hincapié de esto, Tonraq vislumbró que la tormenta era obra de las nuevas habilidades de Zaheer, quien se acercaba a toda velocidad con Ghazan y Ming-Hua. Los dos grupos se enfrentaron, y Zuko se encontró en pelea con Ghazan. El veterano Maestro Fuego pudo evadir los ataques de su oponente por un corto tiempo, pero fue noqueado por un gran fragmento de roca y lo último que vio fue a los fugitivos alejarse, y P'Li con ellos.

Tiempo después, Zuko voló sobre Druk hacia el Oasis de las Palmeras Brumosas con Tonraq al recibir una carta de Lin Beifong para encontrarse allí. Él se reunió muy gustoso con Korra en una cantina local y se enteró de que Zaheer y sus compañeros eran llamados miembros del Loto Rojo, además que el asesinato de la Reina del Reino Tierra era sólo el principio de sus acciones. Mako y Bolin también llegaron al encuentro en la cantina, pero Bolin se mostró tan entusiasmado de conocer a Zuko en persona que no podía ni siquiera hablar de forma coherente. Mako disculpó a su hermano por actuar así pues él era un fan suyo, y Zuko muy honrado les regresó el gesto.

Zuko siguió al Equipo Avatar a la ciudad de Zaofu para usar el transmisor de radio del Clan del Metal, y así comunicarse con el Templo del Aire del Este y advertirle a Tenzin de las intenciones del Loto Rojo. Y a pesar de que los demás planeaban dirigirse al templo del aire, Zuko decidió ir a las tierras de la Nación del Fuego para proteger a su hija en caso de que ella fuese el próximo objetivo de Zaheer.


Antes de partir, fue alcanzado por Korra, quien le pidió un consejo como el mejor amigo de Aang sobre qué hubiera hecho Aang, si entregarse a Zaheer o dejar que la Nación del aire fuese atacada. Zuko respondió que reconstruir la Nación del Aire siempre fue el sueño de Aang y él hubiera hecho todo por proteger a su gente, pero que él también sabía que en tiempos difíciles, el mundo entero necesitaba al Avatar más que nunca. Korra le agradeció y le dijo que fue bueno pedirle su consejo, tal como su tío Iroh le había recomendado. Zuko, muy sorprendido pues no sabía que Korra y Iroh se habían conocido anteriormente, le preguntó si ella en verdad había hablado con su tío. A lo que Korra contestó que ella lo había visto un par de veces en el mundo de los espíritus, y antes de que Zuko le pudiera decir una palabra fueron interrumpidos por Mako quien les notificó que por fin pudieron contactar con el Templo del Aire del Norte, y los tres se dirigieron rápidamente a la torre de radio de Zaofu.

Reconocimiento Editar

Estación Central.png

Estatua de Zuko en la Estación Central.

Zuko parece ser muy respetado como uno de los fundadores de Ciudad República, e incluso tiene una estatua erigida en su honor en el centro de la plaza frente a la Estación Central en Ciudad República para conmemorar sus muchos logros. Esta estatua de más de diez metros muestra a Zuko parado en un pedestal en sus años de joven adulto sosteniendo una llama con su brazo derecho.

Personalidad Editar

Durante su exilio, Zuko era un joven amargado y complejo, parecido a un villano trágico. Más que nada, quería que su lugar como heredero al trono de la Nación del Fuego y el amor de su padre. Zuko creía, o se obligaba a creer, que la captura del Avatar haría que estos deseos se hicieran realidad, haciendo de él uno de los enemigos más decididos de Aang. Su motivación se centró en redimirse a sí mismo que estaba en contraste con otros perseguidores, Zhao y Azula estaban motivados por la ambición política o la crueldad.

Zuko joven hablando.png

Aunque impertinente, Zuko se preocupaba por la gente.

Zuko creía que uno se volvía fuerte luchando por lo que se quiere. Sin embargo, expresó mentalidades contradictorias, pues no quería la buena suerte porque sentía que podía controlar su destino, pero también creía que estaba marcado por la mala suerte de que el mundo estaba en su contra. Su reacción a la percepción del mundo siempre se establecía en su contra le generó una voluntad de hierro y determinación inflexible. Él era inteligente, pero impetuoso, a menudo dejaba que su temperamento le impidiera mostrar lo mejor de él. Parecía adverso a la idea de hacer daño a los demás sin ningún motivo o beneficio, después de haber dado su consentimiento a la petición de Aang de preservar la Tribu Agua del Sur a cambio de sí mismo como su prisionero, y dejó la aldea ilesa. Rara vez pensaba el camino a seguir con cuidado, lo que lo hacía meterse en problemas, cuando él capturó a Aang en el Polo Norte, sólo podía escapar atravesando una tormenta de nieve, o cuando tomó la Piedra Solar de su pedestal en el templo de los Guerreros del y cayó en una trampa. Dichas características fueron criticadas por su tío, y él trató de controlarse a sí mismo y pensar las cosas con más frecuencia hacia el final del conflicto bélico.

Zuko tenía otros rasgos contradictorios, creencias y comportamientos. Era dominante, como resultado de su educación como realeza de la Nación del Fuego, y desdeñaba el trabajo con personas que creía eran inferiores, sin embargo, se negó rotundamente a ver a las personas como prescindibles. Creía que era un error sacrificar tropas aptas y dispuestas como una táctica de distracción. Durante su destierro, mostró celo en la búsqueda del Avatar, utilizando cualquier medio que considerara necesario. A pesar de que había dicho que capturar al Avatar era una preocupación mayor para él que la seguridad de su equipo o él mismo, él mostró compasión a las personas cercanas a él, eligiendo rescatar a Iroh cuando fue capturado, en lugar de perseguir a Aang, y arriesgó su propia vida para salvar a un miembro de su equipo durante una tormenta feroz. Cuando la tripulación vio a Aang, ordenó que primero debían poner la nave y la tripulación a salvo en lugar de perseguir al Avatar.

El conflicto de Zuko.png

Debido a los eventos de su vida, Zuko experimentaba un gran pesar.

La perspectiva de volver a casa y ganar el perdón era la única motivación de Zuko. Después de perder a su primera oportunidad en la Tribu Agua del Norte, se llenó de desesperación extrema. Se encontró en la situación más extrema posible del ser cazado por su hermana menor, la despiadada e implacable Azula, mientras intentaba sobrevivir como un fugitivo sin dinero en el Reino Tierra. Además del constante apoyo de su tío, Zuko no tenía nada. Al principio, él atacó y se volvió hacia el robo, incluso robando a los que fueron amables con él. Después de algún tiempo, sin embargo, parcialmente en gracias a una charla con Iroh, obtuvo un punto de vista más razonable. El robo era todavía necesario de vez en cuando, pero se negó a robar a las personas necesitadas o personas que le mostraban bondad. Defendió a un pueblo del Reino Tierra en contra de un grupo de matones que aterrorizaban a la población. Se volvió más paciente, amable, preciso y calculador; rasgos necesarios para evadir la persecución de Azula, mientras que se hospedaba de incógnito de las autoridades locales. Dejó al bisonte mascota de Aang y principal medio de transporte del Avatar, Appa, libre del cautiverio de los Dai Li por sugerencia de Iroh.

Estos rasgos se convirtieron en dominantes después de sueños febriles y alucinaciones que Zuko tuvo, ya que después demostraba una actitud optimista ante la vida y el mundo. Sin embargo, Azula manipuló con éxito su deseo por el amor y la aprobación de su padre, convenciéndolo de traicionar a Iroh y convertirse en su aliado. Él siguió insistiendo en que había cambiado realmente, pero se sentía en conflicto acerca de sus opciones después, se sentía incómodo con su traición a Iroh, una figura paternal para él.

Zuko descubre a su otro bisabuelo.png

Al revelarse el pasado de sus bisabuelos, Zuko entendió parte de su conflicto interno.

Después de su regreso a la Nación del Fuego, Zuko pensaba que tenía todo lo que quería: una posición de honor, el respeto y el amor de su padre. Sin embargo, él todavía se sentía enojado y confundido. Sintió que su triunfo no era como él imaginaba. Su genio se salió de control, se convirtió en alguien muy celoso de Mai y se metía en peleas con varias personas. Más tarde, él dijo que estaba enojado consigo mismo, diciendo que no sabía distinguir el bien del mal. Recibió una carta diciéndole que la muerte de su bisabuelo revelaría su destino. Encontró el último testamento de Sozin y se enteró de su historia con el Avatar Roku. Suponiendo que la carta había sido enviada por su tío, lo visitó en la cárcel, exigiendo saber el significado del mensaje. Iroh le explicó que el Avatar Roku era el abuelo de su madre, y el conflicto interno de Zuko era parte del legado de los conflictos de sus antepasados. Iroh le hizo entrega de la pieza para la cabeza del príncipe heredero, un artefacto real antiguo, tradicionalmente usado por el príncipe heredero de la Nación del Fuego, y dado a Roku por Sozin en su juventud.

Zuko se molestó cuando no se le informó de una reunión de guerra ya que su hermana había sido invitada, y mostró la felicidad cuando un sirviente más tarde llegó y le pidió que se dirigiera a la sala de guerra, ya que Ozai no comenzaría la reunión sin él. Le dijo Mai que estaba triste, incluso cuando su padre lo trataba como el hijo perfecto. Dijo que durante la reunión, había actuado el príncipe perfecto, el hijo que su padre siempre había querido, pero no había sido él mismo.

Durante los eventos del Día del Sol Negro, Zuko se dio cuenta de que era su deber como el heredero al trono de la Nación del Fuego restaurar la paz en el mundo al unirse al Avatar y la lucha contra el régimen tiránico de su padre (y antepasados). Decidió enfrentarse a su padre y sus muchos males. Él reveló en un discurso que su destierro lo convirtió en un testigo de primera mano de la miseria y el dolor que la Nación del Fuego había infligido a la Humanidad. Descubrió que compartir la grandeza de la Nación del Fuego no tenía nada que ver con la guerra, que sólo había sido iniciada y sostenida por un deseo implacable por poder. Él juró a su padre que iba a hacer todo lo posible para ver su derrota. Intentó liberar a Iroh de la cárcel, pero cuando llegó allí, y descubrió que había escapado por sí mismo, Zuko siguió a Aang y los otros en su huida al Templo Aire del Oeste.

Zuko y Aang.png

Al unirse al Equipo Avatar, Zuko estaba más calmado.

Mientras estaba en el Templo Aire del Oeste, Zuko demostró un cambio completo en su personalidad. Después de un recuerdo de su destierro, estaba arrepentido de su falta de respeto y ex crueldad. Por primera vez, mostró su lado cómico de su personalidad mientras practicaba un discurso ante una rana topo. Después de preguntarse lo que Iroh y Azula harían en la misma situación, él intentó hacerse pasar por ellos. Más tarde admitió sus malas acciones contra el Equipo Avatar y se disculpó por las cosas que había hecho. Fuera de resentimiento, su solicitud para unirse a ellos fue rechazada inicialmente, se humilló y se ofreció a sí mismo como un prisionero, un marcado contraste con el joven hombre orgulloso que parecía ser cuando conoció a Aang la primera vez.

En lugar de tratar de capturar al Avatar para el beneficio de la Nación del Fuego, Zuko se unió a él para poner fin a su tiranía. Solía ​​atacar a Aang cuando se conocieron, y en contraste, lo defendió del asesino que había contratado para matar al Avatar. Se dio cuenta de que su padre nunca podría restaurar su honor, y que él tenía que restaurarlo por sí mismo. Estaba feliz cuando el Avatar finalmente lo aceptó como su instructor de Fuego Control y miembro del grupo. A pesar de que todavía tenía algunos problemas con los que trabajar, estaba mucho más tranquilo y receptivo. Desde que llegó a un acuerdo con sus verdaderos sentimientos, estaba más relajado y empático. Después de unirse al grupo, él sonreía mucho más de lo habitual, incluso cuando le hacían bromas a su costa, y parecía muy feliz como el Señor del Fuego durante un descanso en la tienda de té de su tío.

Zuko reprendiendo a sus guardias.png

Zuko se volvió paranoico y agresivo durante su primer año como Señor del Fuego.

Al comienzo de su reinado como el Señor del Fuego, Zuko era firme en que la Nación del Fuego debía pagar por sus crímenes y que tenía que disolver sus colonias. Sin embargo, después de ver la situación en Yu Dao y cómo la vida de la Nación del Fuego y los ciudadanos del Reino Tierra se habían entrelazado profundamente, hasta el punto que disolver la colonia significaría dividir familias, Zuko entró en conflicto con sus deberes, y después de ser llamado cobarde por el alcalde Morishita, se puso del lado de su pueblo, dedicándose a la protección de la colonia y su forma de vida, retirando su apoyo al Movimiento de Restauración de la Armonía e incluso luchando contra sus amigos, Katara y el Avatar Aang debido a esto.

Durante este tiempo, Zuko padeció terrores nocturnos, insomnio crónico, y una actitud un tanto paranoica. Esto aumentó aún más cuando descubrió que (al menos algunos) de los asesinos que intentan quitarle la vida eran sus propias personas infelices, ya que se preocupaban mucho por su país. Zuko llegó a estar tan desesperado y en conflicto sobre los deberes y las presiones de ser el Señor del Fuego que recurrió su padre encarcelado por consejos sobre cómo hacer frente a las presiones del título. A pesar de ello, continuó negando los reclamos de Ozai que las decisiones de un Señor del Fuego era correctas por derecho. Sin embargo, al ser informado de un ataque inminente del Reino Tierra a regañadientes admitió a sí mismo que su padre tenía razón y se preparó para ir a la guerra otra vez.

Con el tiempo, Zuko se dio cuenta de que su inestabilidad emocional por encima de su posición como el Señor del Fuego no era causada por las presiones de ser un gobernante o por las decisiones que tomó para Yu Dao, sino debido a su temor de convertirse en última instancia, en un tirano igual que su padre. Sin embargo, con el tiempo llegó a un acuerdo con el hecho de que había un lado de sí mismo y de su personalidad que no podía entender.

Después que un profesor del Reino Tierra señalara las similitudes entre el gobierno de una nación y el cuidado de una familia, Zuko comenzó a dudar de sus propias cualidades como líder de nuevo, ya que su familia se había roto por completo y una gran parte era debido a sus acciones. Sin embargo, mostró remordimiento y voluntad de reparar los errores del pasado, tratando de arreglar las desavenencias entre su familia. Liberó a Azula de la institución mental y pidió su ayuda en la búsqueda de su madre, aunque con la condición de que pudiera viajar sin ataduras y con dignidad. Después de una conversación con Sokka sobre los hermanos, éste señaló cómo, a pesar de sus peleas, él y Katara eran familia y como hermano mayor, él siempre cuidaría de ella. Inspirado por esas palabras, Zuko, que nunca realmente había intentado conectarse con su hermana menor, trató de hacer lo mismo, y la cubrió con una manta para que no pasase frío. Al enterarse de que Ozai podría no ser su padre legítimo, se dio cuenta de que podría no ser el verdadero heredero del trono. A pesar de saber que él debía permanecer como el Señor del Fuego, Zuko se sintió esperanzado y aliviado. Creyó que él podría comenzar de nuevo y "viajar por el mundo ayudando a la gente" como Azula comentó, para gran disgusto de Aang, quien creía firmemente que Zuko debía permanecer como el líder de su nación para seguir marcando el comienzo de una nueva era de amor y de paz.

En general, Zuko ha demostrado tener una debilidad por los niños. Como cuando defendió a Lee de los soldados del Reino Tierra. Durante su primer encuentro con Kiyi, demostró características de un buen hermano mayor. Cuando la pequeña le mostró su muñeca, él amablemente le siguió la corriente, y reprendió a Azula por su sádico comentario, mostrando un lado protector y paternal, y reflejando la crianza de su madre y su tío Iroh.

Habilidades Editar

Fuego Control Editar

A lo largo de su vida, Zuko ha demostrado ser un Maestro Fuego altamente calificado y su poder aumentó considerablemente a lo largo de los años, hasta el punto de convertirse en un Maestro del Fuego Control. Aunque no pudo generar un rayo, él fue capaz de redirigirlos después de haber aprendido la técnica de su tío Iroh.

Cuando era niño, sólo podía crear pequeñas ráfagas de fuego y no estaba de ninguna manera enfocado o controlado en su Control, pero para cuando él tenía trece años, tenía suficiente confianza en su capacidad para aceptar fácilmente un reto de Agni Kai contra un general.

Zuko entrenando.png

Zuko practicando en su barco.

En la época del descubrimiento de Aang en el Polo Sur, Zuko aún estaba aprendiendo los conceptos básicos de Iroh y era lo suficientemente capacitado para derribar momentáneamente a Aang de su barco, pero fue derrotado cuando Aang entró al Estado Avatar. Él utilizó lo que había aprendido para vencer a Zhao, un Maestro del Fuego Control más viejo y más experimentado. A lo largo de su búsqueda de Aang, demostró su habilidad a menudo; derrotó a enemigos múltiples en dos ocasiones. Más tarde, su habilidad creció. Él tuvo un buen resultado en un duelo contra Aang, ofreciendo múltiples explosiones de fuego durante un período prolongado sin cansarse, pero fue derrotado cuando fue paralizado por el shirshu confundido de June. Él creó un escudo de fuego para protegerse de una explosión masiva en su barco. Durante el Asedio del Norte, Katara peleó mientras que la luna estaba casi llena. Él se mantuvo firme en contra de ella, mientras que ella se vio reforzada por la luna, pero necesitó el poder del sol para ganar ventaja y vencerla con una única ráfaga de fuego. Él también consiguió una victoria decisiva en la revancha contra Zhao.

Después del Asedio del Norte, el Fuego Control Zuko se volvió más avanzado y potente. Al principio, él no podía atinar ni un golpe a Azula, y era derrotado rápidamente. Luchó un poco mejor durante el enfrentamiento en Tu Zin, en una batalla a tres bandas con Azula y Aang, intercambió varias explosiones de fuego con su hermana y mantuvo al Avatar a la defensiva, aunque parte de su eventual derrota fue su impaciencia, que le valieron una caída de un piso. Sin embargo, en sus viajes por el Reino Tierra continuó aprendió las técnicas más avanzadas de Fuego Control de Iroh, como la redirección del relámpago, llegando a ser más eficiente y refinado. Durante una batalla con los Rinocerontes Rudos, envió una pequeña flecha de fuego a través de arco de Vachir, rompiendo la cadena. Él demostró la capacidad de disparar varias pequeñas explosiones a través de dos dedos, en lugar de su puño entero. Durante la batalla en las Catacumbas de Cristal, demostró hasta qué punto su destreza había crecido. Sus explosiones de fuego eran más poderosas, y cargó sus ataques antes de liberarlos, creando enormes explosiones de fuego. También demostró la capacidad de crear dos látigos de fuego. Luchó en forma pareja con Aang, a pesar de que él había utilizado hábilmente Aire Control y Tierra Control. Después de cambiar los oponentes con Azula, se enfrentó de manera uniforme con Katara, una Maestro del Agua Control que estaba en ventaja contra Azula.

Zuko redirige el rayo de Ozai.png

Zuko redirigiendo el relámpago de Ozai.

Poco se ve del Fuego Control de Zuko después de su regreso a la Nación del Fuego, sin embargo, sintió que sus habilidades eran lo suficientemente buenas como para enseñarle a Avatar. Pocos segundos después que terminara el eclipse, fue capaz de redirigir el rayo más poderoso y de más rápida creación jamás visto. Él utilizó un muro de fuego para detener un ataque del Hombre Combustión, y fue capaz de esquivar muchas de las rocas que Toph lanzó contra él, aunque su Tierra Control se vio reducida debido a que Zuko le había quemado los pies accidentalmente.

Más tarde, perdió temporalmente su Fuego Control por la falta de rabia, la primera fuente de su poder. Él y Aang luego viajaron juntos a la Antigua ciudad de los Guerreros del Sol para volver a conectarse con la fuente original del Fuego Control. Allí, Zuko aprendió el "Dragón Danzarín", una antigua forma de Fuego Control que actuó al lado de Aang. El aprendizaje de esta forma parecía haber influido en su estilo de Fuego Control y se volvió más fluido, creando una forma más parecida a la danza en oposición a las formas rígidas, militaristas comúnmente utilizadas por los soldados de la Nación del Fuego. Él también fue encargado por los Guerreros del Sol para llevar un pedazo de la Llama Eterna todo el camino hasta la cueva de los maestros. Zuko y Aang realizaron su técnica recién aprendida al unísono con los dragones, que los envolvieron en una espiral de llamas multicolores.

Zuko con los Guerreros del Sol.png

Después de encontrar una nueva fuente para su fuego, los poderes de Zuko aumentaron en gran medida.

Después de ver esto, Zuko encontró una nueva fuente de poder en la reverencia por el poder de fuego como fuente de vida y energía: "el sol dentro de ti". Sus diferencias de estilo y destreza se demostraron en la Roca Hirviente en el que brevemente luchó contra Azula junto a Sokka. Durante la pelea, él desvió muchas de las explosiones de fuego de Azula con sólo sus brazos o su propio fuego, y la atacó con bolas de fuego. Más tarde se enfrentó de nuevo a Azula y se batió a duelo de manera uniforme durante varios minutos. Le dispararon varias ráfagas de fuego grandes y poderosas, desviando muchos de sus ataques. Más tarde, atacó a Aang con explosiones de fuego de gran alcance para hacer que luchara. Cuando él lo persiguió en la vieja casa de vacaciones de la familia, Zuko creó varios látigos de fuego para envolver a su alrededor y cambiar la forma del pasillo por el que Aang estaba corriendo. Además, utilizó su Fuego Control como espadas, demostró el uso de dagas de fuego, y el uso limitado de aliento de fuego.

Durante su entrenamiento con Iroh, Zuko intentó aprender a crear un rayo. Su agitación interior, sin embargo, lo dejó incapaz de lograr la paz mental requerida, y sus intentos de producir un rayo sólo le explotaron en la cara. En cambio, Iroh le enseñó a absorber y redirigir los rayos. Más tarde empleó esta técnica en contra de su padre y Azula para proteger a Katara. En el último caso, Zuko redirigió la explosión en una postura incorrecta, ya que había saltado en la trayectoria del rayo, y así no se redirigió completamente y dio como resultado una lesión grave. A pesar de que parece haber superado su confusión interna, no se lo vio creando un relámpago durante sus siguientes aventuras.

Zuko bloquea un ataque.png

Con el Cometa de Sozin Zuko demostró la extensión de sus habilidades.

Con el poder del Cometa de Sozin, el Fuego Control de Zuko se mejoró enormemente. Luchó contra Azula por última vez en un Agni Kai, desatando técnicas extremadamente poderosas de llamas. Esta vez él tuvo la ventaja, intercambiando y bloqueando ataques con Azula sin esfuerzo visible mientras ella fue empujada hacia el agotamiento y una creciente inestabilidad mental. Mostró varias técnicas muy poderosas: el bloqueo de una enorme corriente de fuego con una breve ráfaga de fuego, extendiéndose para tomar la forma de un muro y la división del caudal, desatando una enorme y cargada explosión, que Azula no pudo bloquear, obligándola a esquivarla, impulsándose en el aire, cargar el fuego y aumentar su velocidad con ataque de fuego mientras se corría. Su ataque final fue un tornado de fuego que creó con sus pies mientras giraba, anulando el ataque de Azula y haciéndola caer.

Después de la guerra y asumir el cargo del Señor del Fuego, el Fuego Control de Zuko siguió siendo tan fuerte como antes, a pesar de los disturbios mentales y emocionales con los que estaba lidiando por su nuevo cargo. Él evadió varios atentados contra su vida, en particular el intento de Kori Morishita, una Maestro Tierra y usuaria de armas excelente, a quien derrotó en cuestión de minutos. Durante la Batalla por Yu Dao, las habilidades de Zuko fueron demostradas nuevamente ya que logró derrotar a varios soldados del Ejército del Reino Tierra con el mínimo esfuerzo y estar en igualdad de condiciones con el General How.

Esgrima Editar

Zuko destroza una roca con su espada.png

Zuko destrozando una roca con sus espadas.

Aparte de su Control, Zuko también desarrolló habilidad del manejo de la espada, y se especializó en el manejo de la espada de doble empuñadura, utilizando un conjunto de hojas Dao, habilidades que obtuvo después de ser entrenado por el maestro Piandao. Él usaría estas dos habilidades como sus principales tácticas cada vez que se encontraba en su disfraz del Espíritu Azul, no podía hacer Fuego Control, o cuando tenía que luchar, pero también tenía que ocultar su Fuego Control. Él fue capaz de derrotar a varios enemigos usando sólo sus espadas, incluyendo experimentados soldados Maestros Fuego. También se batió en duelo en forma pareja con Jet y sus espadas de doble gancho hasta que la pelea fue interrumpida por los Dai Li y Jet fue arrestado. Zuko derrotó a varios soldados del Reino Tierra con sus espadas Dao, combatiendo sin armas y usando mínimo esfuerzo, sólo recurriendo al Fuego Control para derrotar a un Maestro Tierra poderoso con facilidad, aun así fue capaz de mantener a raya los ataques del Maestro Tierra por unos momentos con sólo sus hojas. Su habilidad era tal que su padre, el Señor del Fuego Ozai, optó por no enfrentarse a él durante un eclipse, cuando ninguno de los dos podía hacer Fuego Control. En un punto él también derrotó a Sokka, un guerrero muy hábil por derecho propio y un compañero de estudios de Piandao, en un combate de entrenamiento.

Otras habilidades Editar

Aang rescatado por el Espíritu Azul.png

Disfrazado como el Espíritu Azul, Zuko demostró sus habilidades sin depender de su Fuego Control.

Disfrazado como el "Espíritu Azul", Zuko hizo evidente el alcance de sus capacidades sin tener que depender únicamente de su Control. Además de su Fuego Control y habilidades de esgrima, Zuko era muy hábil en el combate sin armas, capaz de romper en pedazos lanzas con las manos y las piernas, y desarmar, someter o derrotar a los oponentes. Zuko fue capaz de derrotar a varios soldados armados del Reino Tierra en rápida sucesión. Zuko es físicamente muy capaz, capaz de enviar casi con indiferencia una persona a volar una sola mano y romper cadenas de hierro con una sola patada. También es muy rápido y ágil, capaz de realizar grandes proezas acrobáticas, como correr por las paredes, haciendo piruetas en pleno vuelo, escalando paredes verticales con gran eficiencia y velocidad escalar y saltar grandes distancias para evitar ataques enemigos con notable habilidades de agilidad.

Katara y Zuko en la Torre de Control.png

Zuko puede infiltrarse sin ser visto.

Zuko es experto en infiltración y sigilo, capaz de colarse en fortalezas fuertemente defendidas y ocultarse eficazmente durante largos períodos de tiempo. Todas estas habilidades le servirían mientras estaba disfrazado del Espíritu Azul cuando no podía revelarse como un Maestro Fuego. Zuko también era un rastreador calificado, capaz de seguir al Avatar que viajaba por el aire por todo el mundo y recuperando su rastro cuando los obstáculos se lo hacían perder, algo que sus amigos más tarde reconocieron, con la esperanza de encontrar a Aang cuando desapareció un día antes de la llegada del Cometa de Sozin.

Aunque no es un experto estratega y académico como su hermana, Zuko es muy inteligente. A lo largo de sus viajes, él demostró ser un estratega experto, capaz de aprovechar cualquier situación para su ventaja. Zuko utilizó los daños a su barco como una cortina de humo para ocultar sus movimientos de Zhao. También es capaz de formar alianzas con personas con habilidades especiales, como June, y utilizarlas para su beneficio. En un principio, Zuko tendía a tener un carácter impetuoso que le llevó a no pensar completamente en sus acciones. Por ejemplo, él fue capaz de explotar sus ventajas de la Tribu Agua del Norte, y entrar en el Oasis de los Espíritus para capturar a Aang, pero él no planeó una forma de sacar al Avatar de la ciudad, lo que le llevó a ser atrapado en una tormenta de nieve y casi muerto de frío. Sin embargo, mientras continuaba siendo vencido Zuko empezó a pensar y planear las cosas y pensar en el futuro para resolver los problemas con más frecuencia. Cuando él y Aang tuvieron que entrar en una habitación específica en las ruinas de los Guerreros del Sol, Zuko pudo ser más astuto que el Calendario Celestial, ya que sólo se permitirá el acceso a la habitación durante un solsticio de verano. Él también demostró ser un buen militar, de organización y habilidades de liderazgo cuando se convirtió en el Señor del Fuego, como se ve cuando reorganizó el ejército Nación del Fuego en una fuerza más compacta y eficaz, y más tarde lo dirigió en la Batalla por Yu Dao.

Como un príncipe Zuko demostró ser muy popular entre las damas. Su discurso de redimir el nombre de la Nación del Fuego en su coronación fue abrazado calurosamente, no sólo por su propio pueblo, sino por personas de las otras naciones. A pesar de tener un comienzo tumultuoso, Zuko llegó a ser conocido como un excelente Señor del Fuego, llegando a ayudar a crear Ciudad República y siendo recordado por muchos años.

Familiares Editar

Artículo principal: Familia Real de la Nación del Fuego
Sozin
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Roku
   
   
Ta Min
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Azulon
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Ilah
   
   
Rina
   
   
Jinzuk
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Iroh
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Ozai
   
   
   
   
   
   
Ursa
   
   
   
   
   
   
Ikem
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Lu Ten
   
   
   
   
Desconocida
   
   
Zuko
   
   
Azula
   
   
Kiyi
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Izumi
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Iroh
   
   
Hija de
Izumi[1]

Apariciones Editar

Avatar: La Leyenda de Aang

Libro Uno: Agua (水)

Libro Dos: Tierra (土)

Libro Tres: Fuego (火)

"Cómics de Avatar"

Libro Dos: Tierra (土)

Libro Tres: Fuego (火)

Trilogía La Promesa

Trilogía La Búsqueda

La Leyenda de Korra

Libro Tres: Cambio (易)

Libro Cuatro: Balance (平衡)

Trivia Editar

  • Zuko es el único personaje que tiene un episodio completamente para sí mismo, sin otros personajes regulares que aparecen excepto como recuerdos (Zuko Solitario).
  • Mientras era considerado un traidor, el nombre de Zuko fue incluido en un cartel de buscado de la Nación del Fuego como "祖 寇" (zǔ kòu), que se traduce como "ladrón de ancestros". Más tarde, en "Aventuras en Ba Sing Se", su nombre fue escrito como "苏科" (sū kè) en la tarjeta de título de su segmento, lo que se traduce como "regla resucitada". La palabra Sū fue utilizada también en el nombre de su bisabuelo Sozin en las cajas que mantenían los rollos diario.
  • Mientras vivía en el Reino Tierra, Zuko tomó el alias "Lee"  
  • De acuerdo con el Avatar Extras para "El Maestro Agua Control ", Zuko sabe tocar el cuerno Tsungi, en contraste con Aang, que era terrible en él.
  • La máscara del Espíritu Azul utilizado por Zuko, estaba entre la colección de máscaras de la obra "Amor entre Dragones" que Ursa mantuvo escondida en su habitación detrás de un cuadro. 
  • En su vejez, Zuko tiene el título de Señor.
  • Azula a menudo se refería a él como "Zu-Zu".
  • Zuko ha utilizado con éxito la técnica de su tío de redirección de relámpago en dos ocasiones, en contra de su padre y Azula.
  • Ariel Seisdedos, quien fue la voz de niño de Zuko en "Zuko Solitario", y Daniel Seisdedos, la voz de Ozai en el Libro Tres: Fuego, también son padre e hijo en la vida real.
  • Zuko tenía habilidades por encima del promedio que le ayudaron a sobrevivir a ciertas situaciones. En "El Maestro del Agua Control" con el comentario de bonificación de Avatar Extras, cuando los piratas se infiltraron nave de Zuko, una de las burbujas de comentarios dijo que Zuko tenía la capacidad auditiva por encima del promedio, despertándose cuando oyó a uno de los piratas que abría una puerta oxidada. En "El Asedio del Norte, Primera Parte" con el comentario de bonificación de Avatar Extras, al nadar a través de los túneles bajo el agua una de las burbujas de comentarios dice que Zuko puede aguantar la respiración por una cantidad de tiempo inusualmente largo. Además, se indica por el Tío Iroh en "El Estado Avatar" que habían sobrevivido durante 3 semanas sin comida ni agua.
  • Zuko fue aceptado fácilmente por la gente en el Reino Tierra ya que la mayoría de las personas que lo vieron creyeron que obtuvo su cicatriz luchando contra Maestros Fuego.
  • En el Episodio Piloto de la Serie Avatar, se demuestra que Zuko originalmente iba a tener un halcón mascota, pero al final la idea fue descartada.
  • El actor de voz de Zuko de la versión original, Dante Basco, ha trabajado anteriormente con Mae Whitman, la actriz de voz original de Katara, cuando interpretaban las voces de Jake y Rose, respectivamente, en Jake Long: El Dragón Occidental. En ese programa, Rose era como el interés amoroso de Jake.
  • Zuko participó en los tres Agni Kais que aparecen en la serie. El primero de ellos, entre él y Zhao, el segundo entre él y Ozai y el tercero entre él y Azula.
  • El nombre de "Zuko" podría ser derivado de una palabra filipina "Suko" (más específicamente del dialecto Visayan) con significado de la primera sílaba átona siendo "locura" o "enojado". Esta derivación se corresponde con mal genio de Zuko y su personalidad retratada en los tres libros. Por otra parte, la palabra "Suko" (en tagalo, filipino, pero todavía un dialecto diferente) significa "rendirse".
  • De acuerdo con el Avatar Extras en "La Cueva de los Enamorados", la historia de Zuko en toda la serie es similar a la del Buda.
  • Los creadores de Avatar: La Leyenda de Aang sabían que Zuko sería el instructor de Fuego Control de Aang desde el principio.
  • A lo largo de Libro Dos: Tierra, Zuko visiblemente comenzó a perder músculo, ya que se vio obligado a vivir de la tierra del Reino Tierra como un refugiado. Esto cambió en el Libro Tres: Fuego, cuando se reafirmó como un Príncipe, como se ve en "La Playa" y "Los Actores de la Isla Ember", su cuerpo estaba mucho más en forma de lo que estaba en el Libro Dos.
  • Zuko es el único Señor del Fuego conocido en retirarse por sus propios términos, a diferencia de sus antepasados, que gobernaron hasta su muerte, o su padre que perdió el título tras la derrota de la Nación del Fuego en la Guerra de los Cien Años.
  • Zuko es el Príncipe conocido más joven en ser coronado, llegando a ser el Señor del Fuego, a la edad de dieciséis años.
  • El actor de voz original de Zuko, Dante Basco, también trabajó con el actor de voz para el original del Tío Iroh, Mako Iwamatsu, en la película Riot (1997), en el que los dos interpretaron a padre e hijo, lo cual es muy similar a la relación entre Iroh y Zuko. El actor de voz original de Zuko, Dante Basco, también expresó al General Iroh, el nieto de Zuko.
  • Aparentemente, Zuko desconoce que el espíritu de su tío Iroh reside en el Mundo de los espíritus. Esto se da a entender en el libro 3 de La Leyenda de Korra, cuando Korra le menciona a Zuko que su tío mismo le recomendó acercarse a él por un consejo y Zuko queda muy sorprendido.
  • Hay muchos paralelismos entre Zuko y otro aliado de un Avatar, Asami Sato.
    • Ambos nacieron en familias de clase alta en virtud de padres ambiciosos.
    • Ambos personajes habían experimentado la pérdida de al menos un familiar, una pérdida que eventualmente convirtieron a sus respectivos padres en enemigos peligrosos para el Avatar: La pérdida de Lu Ten había incitado a Ozai a desear el trono con un ansia de poder, mientras que la pérdida de la madre de Asami causó que Hiroshi Sato quisiera unirse a los Igualitarios y desarrollara un odio hacia Maestros. Zuko también perdió a su madre (aunque sea por destierro), pero como Asami después de él, se vieron obligados a vivir bajo las sombras de sus padres sin sus madres.
    • Ambos personajes finalmente se rebelaron contra sus padres después de darse cuenta de lo monstruos que sus padres se habían vuelto; padres que eran incapaces de amar hacia los familiares que les quedaban.
    • Tanto Zuko como Asami tuvieron que elegir entre unirse al Avatar para detener a sus padres a o servirlos. Ambos tomaron la primera decisión, y se rebelaron contra sus padres con ataques basados ​en electricidad.
    • Ambos personajes tienen sus padres encarcelados por sus acciones, con la diferencia de que Hiroshi, el padre de Asami sí acabó arrepintiéndose de sus actos, acto que lleva a su sacrificio por ella en la batalla final contra Kuvira.
    • Ambos entablaron una gran amistad con el Avatar.
  • Zuko es uno de los personajes con mas cambios de vestuario en la serie.
  • Durante el cómic de "La Búsqueda Parte 1", Sokka lo apoda como el "Señor malas decisiones".
  • Zuko, junto con Katara y Toph son los únicos miembros del Equipo Avatar original confirmados que están vivos.


Predecesor:

Iroh

Heredero de la Nación del Fuego

95 DG - 97 DG

Sucesor:

Azula

Predecesor:

Jeong Jeong

Maesto del Fuego Control del Avatar

100 DG

Sucesor:

Miembro de la Orden del Loto Blanco

Predecesor:

Ozai

Señor del Fuego

100 DG - 167 DG

Sucesor:

Izumi

Referencias Editar

  1. Joshua Hamilton en el reportaje de DVD para "La Coronación".

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar