Fandom

Avatar Wiki

Wu (adivina)

1.698páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

EmblemaReinoTierra.png
Este artículo es sobre la adivina que se reunió con el Equipo Avatar. Para el príncipe heredero del Reino Tierra durante la época del Avatar Korra, véa Wu

La Tía Wu era una adivina no maestra que residía en la Aldea cercana al Monte Makapu. Era venerada por los habitantes de la aldea por el hecho de ser capaz de utilizar lectura de nubes y quiromancia para leer el futuro de la gente.

Historia Editar

Encuentro con el Equipo Avatar Editar

En el invierno del 99 DG, la Tía Wu predijo que tres jóvenes visitarían el pueblo Makapu y, de algún modo, eso sería muy útil. Por tanto, le dijo a un hombre que iba a salir a caminar por el campo que, si encontraba extraños, les diera un paraguas y les dijera como llegar a la aldea, pues sabía que llovería. También le dijo al mensajero que estaría a salvo de todo peligro. El Equipo Avatar, conformado por el Avatar Aang, Sokka y Katara, iban por el campo cuando se encontraron al hombre esquivando los ataques de un oso ornitorrinco. Sokka, Aang y Katara derrotaron a la criatura y la obligaron a retirarse, salvando así al hombre. Este les dijo que no había sido necesario, pues la Tía Wu le había predicho que estaría a salvo. Tras explicarle de quién se trataba la Tía Wu, Sokka la acusó de mentir, pues fue atacado por el oso y casi devorado, a lo que el hombre responde que "casi" pero que no ocurrió, para enfado de Sokka. A pesar de las protestas de este último, Aang y Katara prefirieron dirigirse al pueblo para que les leyeran el futuro, y utilizaron el paraguas, pues efectivamente se puso a llover.

Aang y la tía Wu.png

La Tía Wu le pide a Aang que escoja un hueso.

Al llegar al pueblo, el Equipo Avatar fue calurosamente bienvenido por la asistenta de la Tía Wu, Meng, la cual, basándose en una predicción que le hizo la adivina, supuso que Aang sería el "chico de orejas grandes" con el que terminaría casándose. Luego de ver a una mujer salir muy alegre con la noticia de que su amor verdadero le regalaría una azucena panda pronto, la Tía Wu salió y preguntó quién era el siguiente. Katara entró primero y Aang, luego de escuchar a Sokka suponer que Katara preguntaría por el hombre con el que se casaría, decidió espiarlas a ella y a Tía Wu. Cuando pasó por la puerta con la excusa de ir al baño, oyó como Tía Wu le predecía a Katara que se casaría con un "grande y poderoso maestro", lo cual hizo muy feliz a Aang.

Al salir la Tía Wu para llamar al siguiente, Sokka se puso de pie, afirmando que cuanto antes terminaran, mejor. La Tía Wu lo detuvo en la puerta y le dijo que su futuro era "una serie de angustias contínuas y peleas sin sentido, en su mayoría, provocadas por él". Luego de que Sokka le preguntara como logró hacer eso sin siquiera mirar la palma de su mano, la Tía Wu respondió que estaba "escrito por todo su rostro". Acto seguido, la adivina hizo a Aang pasar a su salón, donde ya tenía el fuego y los huesos preparados para la quiromancia. Aang escogió uno y lo arrojó al fuego. Al instante, el hueso estalló en mil pedazos, y una potente llamarada se expandió a través de él. La Tía Wu predijo que Aang se vería involucrado en una terrible batalla, que a la larga decidiría el destino del mundo. Aang, que era el Avatar y debía enfrentar antes del final del verano al Señor del Fuego Ozai, repuso que ya lo sabía y, aburrido, le preguntó si había algo más. En un principio, la Tía Wu respondió que no había nada pero, al ver el abatimiento de Aang, miró los huesos y dijo que había una cosa que no llegó a ver: "confía en tu corazón y encontrarás a la persona que amas". Esto le dio mucho ánimo a Aang, quien le agradeció y se marchó corriendo. Katara, sin embargo, no se fue y siguió preguntándole cosas a Tía Wu, sobre el resto de su vida y lo que tendría que hacer, incluso, en los próximos días.

Sokka alertando a Wu.png

Sokka le muestra a la Tía Wu la falsa nube de muerte volcánica.

Finalmente, la Tía Wu se hartó de Katara y le cerró la puerta en la cara. Esta se quejó con Sokka, pensando en "todo el trabajo que le dio", a lo que Sokka respondió que la Tía Wu trabajaba gratis. Sokka pasó el resto del día intentando convencer a los ciudadanos de que la adivina mentía o estaba loca, sin ningún tipo de resultado. Mientras tanto, Aang buscaba alguna forma de conquistar a Katara sin éxito. De pronto, una gran congregación de gente se reunió alrededor de un pedestal en la plaza del pueblo. Sokka le preguntó a un hombre que ocurría y este le explicó que la Tía Wu predeciría si la aldea sería destruida por el Monte Makapu (que era un volcán activo) o si se mantendría calmado otro año más. Otro repuso que, antes, su tradición era subir el monte para revisar, pero desde que Tía Wu se mudó al pueblo, su tradición pasó a ser "no volver a hacerlo". La Tía Wu miró las nubes y, luego de leer algunas cosas menores, alzó las manos y gritó, orgullosa, que el volcán no destruiría al pueblo ese año, lo que provocó un gran festejo por parte de los ciudadanos.

Aang y Sokka subieron el monte para buscar una Azucena Panda para regalarle a Katara. Sin embargo, ni bien llegaron al borde descubrieron que la Tía Wu se había equivocado, y una poderosa erupción estaba a punto de ocurrir. Velozmente, fueron a informar al pueblo, pero como Sokka ya tenía fama por su ecépticismo, nadie los escuchó. Finalmente, Katara intentó convencerlos, pero tampoco tuvieron éxito. Aang decidió que, la única persona a la que creerían sería la Tía Wu, por lo que decidieron robar su libro de lectura de nubes y formar la de muerte volcánica con Agua Control volando en Appa, su bisonte volador. Luego de eso, Sokka le pidió a la Tía Wu que lo acompañara a ver lo que ocurría, y esta rápidamente reconoció la nube de muerte volcánica que formó Aang. Sokka trazó un plan para que los que fueran Maestros Tierra y los que tuvieran una pala pudieran cavar una gran zanja y que la lava del volcán se fundiera ahí, sin tocar el pueblo. Como la zanja no fue lo suficientemente honda, Aang tuvo que hacer Aire Control para secar la lava y que se convirtiera en roca. Sokka comentó que Aang era un poderoso maestro y Katara recordó la predicción de la Tía Wu.

Cuando todo se tranquilizó, Aang le preguntó a la Tía Wu por qué le dijo lo que esperaba oír sobre el amor, a lo que la adivina respondió que, del mismo modo en el que le dio forma a las nubes (cosa que aparentemente sabía) podía hacerlo con su destino. Sokka intentó convencer a los ciudadanos de dejar de creer en la predicció, pues el pueblo fue casi destruido por eso. El mismo hombre que la Tía Wu envió a buscarlos se adelantó y recordó que "casi", pero que no fue así, para rabia de Sokka. El Equipo Avatar abandonó el pueblo.

Cruce con el Príncipe Zuko Editar

Zuko, Iroh y June interrogan a la tía Wu.png

Zuko, Iroh y June se detienen frente a Tía Wu.

Pocos días después, el Príncipe Zuko de la Nación del Fuego, su tío Iroh y una cazarrecompensas llamada June emprendieron la búsqueda de Aang para capturarlo y enviarlo ante el Señor del Fuego haciendo uso de una shirshu rastreadora y el collar de Katara como muestra de olor. La criatura los llevó muy cerca, al pueblo Makapu. A pesar del susto que les causó a todos la presencia del shirshu, la Tía Wu apenas se inmutó, ya que de algún modo había predicho la llegada de los extraños. Zuko le preguntó por el Avatar sin que ella respondiera, por lo que, luego de que el shirshu casi atacara al Príncipe, se marcharon. Antes de eso, la Tía Wu miró un momento a Iroh y, llamándolo "guapo", le preguntó si quería conocer su destino, a lo que Iroh repuso que "a su edad solo había un destino posible" y se marcharon.

Personalidad Editar

La Tía Wu, como adivina, conserva siempre un tono etéreo y místico al hablar. Es muy amable y no cobra ningún dinero al leerle el futuro a las personas, pero no da más de tres lecturas a cada uno. Algunas veces hasta ella misma se sorprendió de los destinos que leía, como el de Aang, lo que demostraba que no mentía cuando afirmaba poder leer el futuro. Según Sokka, la Tía Wu estaba loca y nadie debería escucharla, aunque tampoco tuvo mucho éxito a la hora de difundir este mensaje.

Finalmente, ella misma adimitió que no creía en la adivinación directamente, y que todos podían dar forma a sus propios destinos, aunque con un pequeño empujón por parte de ella podía ayudar de vez en cuando.

Habilidades Editar

Katara con la tía Wu.png

La Tía Wu leía el futuro mediante quiromancia.

La Tía Wu tiene un gran respeto de parte de los habitantes del pueblo debido a que casi siempre sus predicciones son ciertas. Los métodos que Tía Wu utiliza para adivinar suelen ser la quiromancia y la lectura de huesos y de nubes. Sin embargo la Tía Wu puede equivocarse, como puede verse cuando leía las nubes, las cuales habían predicho que el volcán sería benevolente y no destruiría el pueblo, cuando en realidad, estaba a punto de hacer erupción, problema que el grupo de Aang logro resolver haciendo que las nubes le dijeran a Tía Wu la verdad, controlándolas con Agua Control. Sin embargo la misma Tía Wu admite que no cree directamente en la adivinación y que sus predicciones se vuelven reales debido a que la gente busca que así sea, aún así lo que dice tiene cierto grado de verdad al predecir, como puede verse cuando le dice al hombre que le entregue a Aang y sus amigos un paraguas junto con el mensaje de que llovería, cosa que a pesar del día soleado, ocurrió.

Apariciones Editar

Avatar: La Leyenda de Aang Editar

Libro Uno: Agua (水) Editar

Trivia Editar

  • Predijo el futuro de varios personajes: Poi y Ping, Meng, más de veinte ciudadanos, Sokka, Katara y Aang, incluso se mostró interesada en leerle el destino a Iroh, pero este se negó.
  • Al parecer, se muestra un tanto atraída hacia Iroh.
  • El símbolo que lleva en la cabeza es el mismo que Bato le pintó a Sokka luego de que este demostrara su valentía y liderazgo en una antigua prueba de la Tribu Agua.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar