FANDOM


MundoReal


Zuko buscando respuestas ¿Qué? ¡Esto no puede ser todo! ¿Donde está el resto?

Esta página necesita ser expandida con el fin de alcanzar nuestros estándares de calidad.

La Brecha Parte 3 es la tercera y última entrega de la trilogía de cómics La Brecha. Su lanzamiento fue el día 5 de noviembre del 2014 en tiendas de cómics. Se estrenó en tiendas regulares el 18 de noviembre de ese mismo año.

Resumen Editar

El Equipo Avatar está en peligro luego de que un antiguo y poderoso espíritu despierta con sed de venganza y destrucción, en sus mentes los lazos son puestos a prueba y nuevas verdades son reveladas mientras que Aang debe responder una importante pregunta ¿pueden los espíritus y los humanos coexistir?

Sinopsis Editar

En la Academia Beifong de Metal Control, las clases son dadas por El Oscuro, Penga y Ho Tun. De repente, la clase es interrumpida por Sokka, quien les pide a los Maestros Metal que lo sigan. Los tres empiezan a perder el tiempo especulando cuáles son las razones por la llegada de Sokka, pero en cuanto él menciona el nombre de Toph, los estudiantes dejan de perder el tiempo.

De regreso en la Refinería Tierra Fuego, el Avatar Aang vigila que Sokka regrese mientras habla con Katara a través de la tierra que se interpone entre ellos. Por debajo de la tierra, Katara le dice a Satoru que le dé lo último de su agua a Toph; ya que si ella falla, no habría ninguna otra razón para conservarla. Después de beber el agua, Toph le pide a Satoru que se quede con ella para hablar. Él de inmediato supone que ella huyó de casa y trata de entablar conversación con ella contándole su pasado. Después de que sus padres se unieran a la Sociedad Nueva Ozai, Satoru huyó a Ba Sing Se. Pasó meses en las calles antes de que su tío lo encontrara y lo acogiera. Satoru se da cuenta de que Toph tenía razón al llamarlo "sirviente llorón" y de nuevo muestra su admiración diciéndole que le encantaría ser tan valiente como lo es ella.

Lao Beifong disculpándose

Lao le dice a su hija que la ama y que lamenta todo lo que ha hecho.

Los dos son interrumpidos por Lao, quien se acerca a Toph. Temeroso por morir sin antes decirle a Toph lo que realmente él siente, comienza a explicarle lo que pasó después de que ella dejara su hogar. El maestro Yu y Xin Fu renunciaron a su búsqueda y la relación entre Lao y Poppy se derrumbó, por lo que él dejó Gaoling para comenzar una nueva vida en otro lugar. Llorando, le dice a Toph que en verdad la ama y se disculpa, sin saber si esa sería la última vez que podría hacerlo. Toph le dice que no morirán, ya que ella es la mejor maestra tierra de todos los tiempos, y poco después, llegan sus estudiantes.

Aang les explica a los tres Maestros Metal que necesitan cavar a sus amigos utilizando su Metal Control en los metales dentro de la tierra. Toph les da consejos a sus alumnos a través de Katara, pero sólo le trae memorias dolorosas de ejercicios de Metal Control. Cuando empiezan a cavar, revelan una máscara enorme que estaba enterrada debajo de la tierra. Eso distrae a Ho Tun y empieza a dudar de sí mismo. Sin embargo, Aang logra convencerlo de nuevo con un poco de motivación. Los tres estudiantes, con la ayuda de el Avatar, logran quitar a toda la tierra que estaba atrapando al grupo. Toph logra levantarles el pulgar antes de colapsar contra Lao. Katara y Aang comparten un beso mientras Jingbo le ofrece asistencia a quienes pudieran estar heridos. El Oscuro y Penga van hacia Toph, preocupados y Ho Tun comenta que hasta parece estar casi frágil. Lao se les presenta a los tres alumnos mientras Katara y Sokka se reúnen. Nutha le da las gracias a Katara y mientras todos están distraídos, Loban les ordena a Kahchi y a Vachir que recojan todos los metales que ahora estaban excavados y se los lleven a la playa. Después les anuncia que va a exportarlo a otra refinería en la Nación del Fuego para asegurarse de que Lao no consiga ganancias.

En ese momento, el cielo se nubla y el viento aumenta, lo cual provocó que Katara afirmara que se aproximaba una tormenta, pero Aang no cree que se trate de algo habitual. Él ve a Yangchen pero de nuevo es incapaz de escucharla, por lo que se dirige a los Acólitos y les dice que necesita terminar la comida ceremonial, pidiendo los suplementos necesarios. Sin embargo, Jingbo le muestra que el jarrón ceremonial se ha hecho añicos. Aang busca otra manera y recuerda que Yangchen le ha dicho que al igual que su collar de meditación, los Avatares están vinculados el uno con el otro. Katara le pregunta si puede ayudar, pero Aang le dice a ella y a los acólitos que sólo necesita algo de paz, tranquilidad y una roca. El Avatar toma una roca, la transforma en un nuevo medallón de fuego para su collar de meditación y los une. Al entrar en la meditación, Aang ve de nuevo a Roku y trata de explicarle lo que había sucedido la última vez que se vieron, pero Roku sólo le ofrece un abrazo mientras se disculpa por sus acciones pasadas. Roku le dice que sus vidas pasadas sólo le pueden asesorar desde sus propias perspectivas y que Aang deben encontrar el equilibrio entre ellos y él mismo, el pasado y el presente, y agregó que debería recordar esto mientras busca una solución a su dilema.

Aang le pide a Yangchen que termine su relato

Después de haber podido conectarse con Yangchen, Aang le pide que termine su historia con respecto al General Hierro Viejo.

Pasando por sus más recientes vidas pasadas, llega hasta Yangchen y le pide que termine su historia. Ella le dice que a cambio de que el General Hierro Viejo prometiera nunca más tomar su armadura contra la humanidad, ella construiría una estatua en honor a la dama Tienhai y a su vez prometió que aquella tierra volvería a su estado natural y permanecería intacta como una señal de que los humanos podrían preservar el equilibrio entre su mundo y el de los espíritus. También le cuenta que una vez al año, ella llevaba a los Nómadas Aire a un viaje a aquella tierra para un festival y por lo tanto, quienes vivían cerca de allí no se atreverían a contaminarla por lo que sabían sobre su condición sagrada. Después de su muerte, la celebración se hizo conocida como el Festival de Yangchen y los Nómadas Aire la mantuvieron fielmente hasta que fueron aniquilados. Aang le pregunta si el hierro que había sido desenterrado era la armadura del general Hierro Viejo, a lo que ella responde que sí y señala que su promesa con él se ha roto, por lo que el viejo espíritu regresará. Aang le pregunta que si el volver la tierra a su estado natural haría que la promesa se restableciera, pero Yangchen sólo le dice que regrese con sus amigos ya que lo necesitan. El joven Avatar sale de la meditación y se eleva a sí mismo sobre un tornado, pero antes de poder regresar al pueblo, se da cuenta de que el General Hierro Vieja comienza a emerger del agua.

Cuando Aang regresa, Katara y Sokka se le acercan. Katara le pregunta qué fue lo que le había dicho Yangchen y Aang le dice que aquel hierro era la armadura de un espíritu ancestral y que tenía que ser devuelto a la tierra, además de que aquella zona debía volver a su estado natural. Sokka le pregunta si eso significa que se deben destruir la refinería y el pueblo, a lo que Aang le responde que sí. Él le pide a Katara que se asegure de que todo el mundo salga de los edificios mientras decide ir por los estudiantes de Toph para que le ayuden con la armadura, pero pronto se da cuenta de que la máscara ya no está. Satoru regresa con el montacargas y le informa a Aang que vio a su tío Loban y a un par de Rinocerontes Rudos llevarla hasta la playa, Aang le dice que la necesitan de regreso. Sokka y Satoru van hacia donde ellos se encuentran. Mientras tanto en el pueblo, Katara le pide al comerciante de las coles que debe dejar su restaurante, él se aterroriza presintiendo que las cosas no volverán a ser como solían ser, aunque Katara le promete que después le conseguirán nuevas coles. Sin embargo, cuando él ve el montacargas que pasa por ahí, se alegra y la llama máquina extraordinaria.

En la playa, Loban les ordena a los Rinocerontes Rudos que se den prisa mientras ignora las advertencias de Kahchi sobre el clima tempestuoso; Loban les dice que esperar para viajar sería lo mismo que perder. Vachir nota cómo el boomerang de Sokka corta las cuerdas que estaban siendo utilizadas para transportar la máscara. Sokka exclama que el Avatar necesita esa máscara de regreso mientras Satoru le dice a su tío que su codicia casi les cuesta la vida en la mina. Loban le dice a Satoru que no tiene lo que se necesita para convertirse en su sucesor y ordena a los Rinocerontes Rudos que los ataquen.

De vuelta en el pueblo, Aang le pregunta a Katara si todos están fuera y ella le dice que sí. Él mira al mar y ve que Hierro Viejo continúa aproximándose, a lo que su novia también se da cuenta antes de preguntarle si devolverá aquella tierra a su estado natural. Como Aang espera que eso ocurra, Katara le dice que debe darse prisa, por lo que el Avatar suspira con pesar sobre la necesidad de destruir las cosas; Katara lo consuela con un beso en la mejilla. Él le pide que se asegure de que la gente del pueblo se mantenga a salvo, a lo que ella le asegura que se encargará de la situación. Aang entra en el Estado Avatar y forma una esfera elemental antes de subir a los cielos.

Lao le cuenta a Toph lo que significa la refinería para él

Como Aang amenaza con destruir la Refinería Tierra Fuego, Lao le pide a su hija que lo detenga, ya que el eliminar la refinería no sólo lo arruinaría a él, sino que también destruiría un símbolo de la paz internacional.

Lao y los estudiantes de Toph rodean a la maestra tierra, quien permanece inconsciente. Una de los trabajadores de la refinería llama a Lao, quien le indica que Aang se dirige a la fábrica. Horrorizado, Lao insiste que necesitan detenerlo; en este momento, Toph se despierta. Él primero intenta que ella continúe en reposo, pero Toph no quiere seguir siendo tratada como una "delicada flor de invernadero" y exige saber lo que está ocurriendo. Lao le dice que Aang destruirá la refinería y añade que eso no sólo lo arruinaría a él, sino que además eliminaría un símbolo de cooperación internacional, algo que sólo podría existir en un mundo de paz. Después de suplicar por su ayuda, Toph sonríe y les pide a sus estudiantes que la ayuden.

En ese momento, Aang llega a la fábrica y le lanza tres grandes bolas de fuego, sin embargo, Toph y sus estudiantes crean una pared de tierra para bloquear los ataques. Cuando Aang les pregunta qué están haciendo allí, Toph le dice que están ahí para detenerlo.

De vuelta en la playa, Sokka esquiva las flechas lanzadas por Vachir y le entrega a Satoru su garrote, a pesar de que el ingeniero no está muy seguro de cómo deba utilizarlo mientras huye de Kahchi. Sokka le dice que debe ser más astuto que su rival, algo que él hace todo el tiempo. Poniendo en práctica lo que dice, utiliza su búmeran para arrojar el arco y las flechas de Vachir y se burla de él por su falta de habilidades en el combate cuerpo a cuerpo. Cuando el Rinoceronte Rudo intenta lanzar un puñetazo, Sokka toma su puño y le da la vuelta, arrojándolo al suelo. Satoru corre hacia su montacargas y golpea su motor con el garrote, haciendo que los botones salgan disparados hacia Kahchi, para que sea golpeado y caiga al suelo. Posteriormente Satoru le pregunta a Sokka si su estrategia podría ser aplicada a enemigos más grandes; cuando pregunta qué tan grandes, él señala a Hierro Viejo, el cual ha surgido por completo del agua.

Loban trata de mover la máscara por su cuenta y exige a los rinocerontes de komodo que le ayuden, pero estos huyen en cuanto ven a Hierro Viejo; Loban les grita que los convertirá en filetes si no regresan. Pronto se da vuelta y nota al espíritu amenazante. Hierro Viejo eleva la máscara hacia su cara, y Loban, sin soltar las cuerdas, es elevado con ella. Satoru, desesperado por salvarlo, agarra a su tío y a su vez Sokka hace lo mismo. Los tres son llevados al pueblo junto al espíritu, poniendo en peligro sus vidas.

Aang trata de explicar a Toph porque debe arrasar el lugar, pero luego dice que no hay tiempo y pide que confié el y deje que vuelva todo el lugar como era antes, pero Toph repone sarcásticamente si es para que el y sus acólitos celebren sus antiguos ritos.Le reitera que la refinería es el futuro y no dejara que la destruya él. Aang le pide que se aparte y ella responde que tendrá que ser a la fuerza.Entonces empiezan a luchar.Aang crea anillos de aire que Toph repele con otra pared pero estos hacen caer a sus alumnos. Toph comienza a disparar fragmentos del muro Aang,llegando uno a impactar contra el, haciendo que baje de su remolino y antes de recibir otro impacto de proyectil, lo destruye con tierra control.

Aang trata de reanudar el dialogo, pero cuando Toph afirma lo ridículo de la situación, Penga advierte a los dos de la presencia del espíritu. Aang se dirige hacia el General Viejo Hierro a dialogar, pero cuando menciona el el antiguo pacto, el espíritu lo interrumpe y se dispone a re intentar acabar con los humanos. Katara protege a los obreros de Hierro Viejo con su Agua control, mientras Aang crea una armadura gigante para luchar contra él, pero como la armadura de hierro es mas dura, no logra hacerle daño. Entonces Toph dice a sus estudiantes que deben ayudar al Avatar, y, a regañadientes de Penga, comienzan a desmontar las escamas de hierro del cuerpo del gigante. Toph le dice Aang que lance el golpe final contra el gigante, pero no quiere lastimarlo, por lo que Toph se altera y lo presiona. Cuando el General Viejo Hierro se dispone a atracarlos por atreverse a controlar el metal, Aang se interpone, entra en estado Avatar y atraviesa su torso con una combinación elemental.El general, con lágrimas en los ojos dijo que había estado en lo cierto, ya no había lugar en el mundo para los espíritus porque los humanos tenían en su corazón la voluntad de dominar, lo que los volvía más poderosos, Aang le dijo que podía haber equilibrio, el general le dijo que por más que dijera eso el Avatar siempre se pondría de lado de los humanos, pues el Avatar mismo era humano. Se inclinó respetuosamente ante Aang porque lo había vencido y desapareció convertido en una multitud de langostas espíritus mientras Aang observaba decepcionado.Tras todo esto Toph y Aang se reconcilian.

Aang fue a donde estaban los restos de la estatua de Tienhai a meditar, allí vio a Tienhai, que en realidad no había muerto, sólo había tomado una nueva forma de muchos peces-grulla. Ella le dijo a Aang que los humanos no tienen la voluntad de dominar, sino de crear y que algún días los humanos podrían ser capaces de tener una sociedad en la que progresen y crean a la vez que protegen, además que los espíritus tendrían un lugar en el mundo siempre que los humanos se lo permitieran. Aang le dijo que cómo sabia ella que los humanos harían eso, a lo que Tienhai respondió mientras volvía a su forma de pez-grulla "no lo sé, lo espero".

Entonces cuando se reanudan las celebraciones Aang se sorprende al ver que todo era muy diferente a la cultura de los nómades aire, en vez de ser procesión pacifica, a lo que Aang responde que lo es algo, y lo llama ahora"festival de la amistad con los espíritus",y es la misma tradición, pero con nueva forma.

Véase también Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.