Fandom

Avatar Wiki

Historia de Korra (174 DG)

1.698páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Long Feng y agentes Dai Li.png
Su majestad, esto no es nada más que… un proyecto de construcción.

Esta página está en construcción a cargo de Tono555. Si ves que este usuario no la ha editado por tres días, la edición está a cargo de la comunidad.

Más sobre Korra
Artículo principal Korra
Historia
Libro Uno: Aire (153 DG - 170 DG)

Libro Dos: Espíritus (171 DG - Convergencia Armónica)
Libro Tres: Cambio (Finales del 171 DG)
Libro Cuatro: Balance (174 DG)

Relaciones
Relaciones de Korra

Tras la insurgencia del Loto Rojo, Korra se fue a la Tribu Agua del Sur para recuperarse y el resto del Equipo Avatar siguieron con sus vidas. Aunque Korra logró recuperarse físicamente, se sigue enfrentando a un bloqueo emocional causado por pequeños trazos de mercurio que siguen dentro de su cuerpo. Sin embargo, se necesita de su ayuda para enfrentarse a la antes capitana de Zaofu, Kuvira ya que no reconoció a Wu como rey y se estableció como líder del Imperio Tierra tras pasar tres años estabilizando al Reino Tierra.

Enfrentándose a sí misma Editar

Korra luchando contra sí misma.png

Aunque luchaba contra una Maestra Tierra, Korra en vez se vio a ella misma en el Estado Avatar como su oponente.

Seis meses después de haberse ido del Polo Sur, Korra se fue hacia un pueblo pequeño en el Reino Tierra, donde fue seguida por su aparición en el Estado Avatar. Cuando su figura se volteó y se fue hacia un callejón, Korra la siguió, queriendo terminar el que la siga. Persiguiendo a la visión, se encontró en un almacén donde habían luchas de reja de Tierra Control. Viendo a la aparición parada en el ring de combate, Korra le preguntó al organizador cómo entrar al ring y fue dejada luchar después. Luchó contra una Maestra Tierra, aunque Korra la veía como ella misma en el Estado Avatar.[1] Fue golpeada con varias piedras y empujada con un pilar de tierra. Jadeando, Korra desafió a su oponente, quien intensificó sus ataques. Aunque Korra intentó regresar un ataque, fue lanzada hacia abajo y se cayó al suelo mientras se veía a sí misma en el Estado Avatar. Después de que todos los espectadores se fueron, Koeea se fue hacia las gradas y desató sus muñecas y sus antebrazos. El organizador del duelo fue hacia ella con un fajo de dinero y se lo lanzó, por lo cual le dio las gracias en una manera desinteresada. Mientras agarraba el dinero, el hombre dijo que se veía como "esa chica que es el Avatar", aunque Korra lo ignoró, diciendo que era algo que le decían mucho. Cuando el hombre le preguntó lo que le pasó al Avatar, dijo que no sabía y continuó hacia afuera.[2]

Korra confrontándose.png

Todavía sufriendo de los efectos mentales del mercurio, Korra es plagada por visiones de ella en el Estado Avatar atacándola.

Korra se fue hacia un baño público para limpiarse. Brevemente viendo a su reflexión en un espejo roto, usó agua de la llave para curar sus heridas, pero fue interrumpida por un hombre con necesidad de utilizar el baño. Se fue del baño y comenzó a rodear las calles, perdida en sus propios pensamientos y su mirada fue al suelo. Por tanto, casi fue atropellada por un coche, apenas quitándose de su camino al último segundo. Tropezándose, se fue a un callejón cercano donde se apoyó agarrándose de la pared, respirando pesadamente, mientras se agarraba la cabeza, Korra se vio a sí misma en el Estado Avatar otra vez y llamó a la figura. Fue atacada por la cadena del brazo derecho de la figura. Aunque le devolvió el ataque con su Fuego Control, acabó noqueada con la cadena hiriendo su muñeca izquierda. Mientras la figura se le acercaba, Korra le gritó que la deje en paz y llenó el callejón de fuego. Sin embargo, mientras el fuego se iba quitando, se hizo claro que había estado sola; provocando que los que estaban cerca de donde ella estaba le ofrecieran ayuda pero no la aceptó.

Korra atrapada.png

Halucinando, Korra estuvo atrapada en una piscina de mercurio.

Mientras se oscurecía, Korra estaba paseando por las calles donde se encontró a un cachorro en medio de la calle. Se agachó para acariciarlo y fue sorprendida cuando el perro comenzó a gruñir y a ladrar a su figura en el Estado Avatar que había aparecido en frente de ella otra vez. Calmada por las reacciones del animal, ya creyendo que no se estaba volviendo loca, Korra se paró para enfrentarse a la figura, aunque cuando desapareció, se volteó hacia el cachorro preguntándole con incredulidad cómo le había hecho para que la figura desapareciera. Mientras el perro huía, ladrándole, Korra decidió seguirla.

Korra fue llevada fuera del pueblo y para el tiempo que el sol ya llevaba bastante tiempo fuera, llegaron a un pantano. Ahí el cachorro se transformó a un espíritu de luz a quien Korra reconoció como el espíritu que conoció en el Árbol del Tiempo. Aunque no contenta de ser engañada, entendió el razonamiento que hizo el espíritu quien opinaba que sino no lo habría seguido Korra. Cuando Korra preguntó lo que se suponía que tenía que encontrar en el pantano, el espíritu le respondió que estaban ahí por "alguien", no por "algo". Mientras se fue hacia el matorral, Korra lo siguió una vez más, aunque mientras se salía de la vegetación, se encontró cayendo a una piscina baja donde su figura en el Estado Avatar la estaba esperando, no el espíritu. Con miedo, se hizo para atrás, diciéndose a sí misma que la figura era sólo una parte de su imaginación, pero fue tirada contra un árbol por un ataque de Fuego Control muy poderoso. Bombardeada con ataques de agua, fuego y tierra, Korra fue obligada a huir. Intentando escapar escalando un árbol, la figura le ató una cadena por su pierna y la jaló hacia abajo, ambos desapareciendo en una piscina de mercurio que halucinaba.

Korra reconociendo a Toph.png

Korra estuvo sorprendida cuando se despertó en el hogar de Toph medio de un pantano.

Korra luego se despertó en una cueva donde una anciana estaba revolviendo una hoya, Cuando Korra preguntó lo que le había pasado, la mujer simplemente le devolvió la pregunta, diciendo que no sabía nada aparte de que se había encontrado a Korra acostada e inconsciente en el lodo. Al ser preguntada el por qué se había ido al pantano, Korra le dijo a la mujer que un espíritu le había urgido que encuentre a alguien ahí y se preguntaba que si era ella. Aunque no estaba seguro de ello, la mujer le dijo a Korra que les haga caso a sus sentidos Avatar si le habían llevado ahí. Sorprendida de haber sido reconocida como el Avatar, Korra le preguntó a la mujer cómo supo, a lo que se le dijo que había sido una gran amiga con su predecesor. Fue sorprendida al reconocer a la mujer como Toph Beifong y a cambio Toph le respondio " es bueno verte de nuevo pies ligeros".[1]

Extrayendo el mercurio Editar

El próximo día, Korra le pidió a Toph que le ayude a regresar en "forma de combate Avatar" porque no estaba en condición y pensaba que el mundo la necesitaba. Sin embargo, se le dijo que se supere porque Toph pensaba que el mundo no la necesitaba para nada. Defendiéndose, Korra dijo que había detenido varios conflictos mayores durante su tiempo como el Avatar aunque sus logros fueron ignorados y llamados insignificantes porque Toph pensaba que el crimen no podía ser detenido. Aún así, Korra se emocionó cuando la Maestra Tierra anciana estuvo de acuerdo con entrenarla. Sin embargo, cuando saltó para darle un abrazo, chocó contra un muro de tierra que Toph había creado y se cayó. Se le dijo que si quería abrazar algo, que busque un árbol porque estaban ahí para trabajar.

Toph derrota a Korra.png

Korra fue derrotada todo el tiempo por Toph mientras hacían duelos de práctica.

Korra luchó contra Toph, durante la cual atacó a la anciana con tres ráfagas de aire y un ataque de agua antes de ser noqueada con un pilar de lodo después de que Toph fácilmente esquivó cada uno de sus ataques. Mientras Korra juntaba sus cojinetes, alejando a una ardilla sapo que se le había subido al hombro, se le dijo que refleccione en lo que había hecho mal y se le dijo que parara de pensar durante peleas. Cuando Toph le dio la espalda y le ordenó que le ataque otra vez, Korra le mandó a la Maestra Tierra anciana un bombardeo elemental, aunque fue derrotada con un pilar de lodo otra vez. Mientras Korra se acostaba en una piscina poco profunda, fue llamada la atención por su desempeño "patético" y fue declarada la peor Avatar con la que Toph había trabajado por mucho. Korra se defendió diciendo que parecía que Toph se estaba divirtiendo al tener alguien a quien pegarle, cosa con que la anciana estuvo de acuerdo. Cambiando de tema, Korra le preguntó a Toph el por qué había decidido desconectarse el resto del mundo aunque fue corregida por Toph quien dijo que estaba más conectada con el mundo que Korra. Mientras la anciana declaró que era capaz de ver todo, Korra intentó probarlo al atacarla a sus espaldas aunque fue tirada por un golpe de lodo antes de que pudiera lanzar su ataque y se le dijo que ella era la ciega comparada con Toph.

Caminando a través del pantano, Korra notó que su duelo con Toph estuvo "terrible" ya qued había sido lanzada como una muñeca todo el tiempo. Frustrada, Korra lamentó acerca de su inabilidad de recuperar su forma de antes, sintiéndose como si está un paso demasiado lento, tentativa y no sincronizada.  Fue sorprendida al aprender que seguía habiendo un poco de mercurio en su cuerpo y como resultado, Toph la regañó por ser "verdaderamente" el pero Avatar de la historia. Aunque había estado bajo la impresión de que Suyin le había sacado todo el veneno, Korra emocionada se le enganchó a Toph, preguntándole a la anciana que si le podía sacar el mercurio, aunque fue aventada por una Toph irritada quien estaba molesta de que Korra hasta necesitaba questionar sus habilidades.

Toph intenta retirar el mercurio del cuerpo de Korra.png

Korra no paró de luchar de forma subconsciente contra los intentos de Toph quien estaba intantando sacarle el mercurio restante de su cuerpo.

Defendiendo a Zaofu Editar

Aunque Tenzin quería que Korra fuera mandada a Ciudad República, Korra le dijo a Jinora que la llevara a Zaofu, ya que quería que Kuvira y el resto del mundo supieran que el Avatar estaba de vuelta. Cuando Meelo se emocionó acerca de la posibilidad de Korra luchando contra la Maestra Metal, rápidamente lo corrigió; diciéndole que ella pensaba que con Kuvira se podía razonar, recordando que salvó Tonraq. Al llegar a la casa del Clan de Metal, y viendo las tropas de Kuvira en las afueras de la ciudad, Korra esperó que siguieran a tiempo.

Llegando a la ciudad, Korra fue abrazada y dada la bienvenida de una forma amorosa por Suyin. Ignorando las preguntas que le hizo la líder de la ciudad acerca de dónde había estado todos esos años, preguntó cómo les podía ayudar. Korra y Suyin empezaron a caminar juntas. Mientras caminaban, le preguntó cómo fue que la relación entre ella y Kuvira empeoró tanto. Korra luego recibió una breve historia acerca de cómo Kuvira creía que Zaofu debería compartir su conocimiento sobre el progreso moderno con el resto del mundo, lo cual hizo que dejara la ciudad y comenzara su camino a estabilizar al Reino Tierra, usando cualquier método necesario. Aunque Korra buscaba resolver el asunto, estaba en contra de tener que atacar a la líder militar de forma directa, ya que creía que el conflicto sólo había empeorado las cosas en el pasado.

Kuvira y Korra.png

Kuvira urgió a Korra que convenciera a Suyin de que le entregara a Zaofu.

Korra se fue otra vez de la ciudad para intentar hablar con Kuvira. Baatar Jr. la llevó a la líder militar, quien la saludó de buena manera, diciéndole que era un honor verla de nuevo. Korra le pidió a Kuvira que se vaya con su ejército, enfatizando que no se podía quedar y sólo ver cómo tomaba poder de la ciudad. Cuando Kuvira le preguntó por qué debería tratar a Zaofu, el último estado que faltaba para unir por completo al Imperio Tierra de una forma diferente, Korra no contestó la pregunta al decirle a Kuvira que lo que hacía no estaba correcto. Sin embargo, ella vaciló en su determinación para conseguir que el ejército fuera cuando se dio cuenta que Kuvira había hecho unas decisiones fuertes para asegurar que el mundo no descienda en un caos cuando ella había estado ausente para poder recuperarse. Simpatizando con la realidad de tener a gente enojada por una decisión hecha, Korra fue mandada a regresar con Suyin y convencer a la matriarca que entragara la ciudad, con Kuvira prometiendo no atacar hasta que Korra regresara.

Korra razonando con Opal.png

Korra intentó calmar a Opal, quien quería atacar a Kuvira de forma directa para liberar a su madre y a sus hermanos.

Regresando a Zaofu, Korra aprendió de Baatar que Suyin se había ido con Wei y Wing para irse al campamento de Kuvira y enfrentarse a la amenaza ellos mismos.[3] Mientras Opal y Jinora se enteraban de los planes de la madre de la anterior, Korra fue apurada por Jinora quien le dijo que parara a Suyin antes de que hiciera algo horrible. Cuando Opal declaró que deberían estar ayudando a Suyin, Korra dijo que estaban obligadas a esperar ya que no tenían idea de dónde estaba su madre ni lo que era su plan, también señalando que una intervención que ellos hicieran podría resultar en consequencias no queridas al exponer a los tres. Cuando Kuvira anunció mediante el sistema de comunicación de la ciudad que Suyin y los gemelos habían sido capturados, Opal volteó a ver a Korra, diciéndole que haga algo ya que no podía dejar que la comandante de guerra se fuera con su madre. Koorra trató de razonar con ella, diciendo que Kuvira sólo se había defendido contra el ataque en secreto que le hizo Suyin. Cuando Baatar preguntó lo que debían hacer después, dijo que ella y Jinora intentarían negociar con Kuvira en la mañana, prometiendo hacer todo para intentar hacerlo con paz. Aunque dejó que Opal se les uniera, Korra no dejó que Meelo e Ikki vengan, explicándoles a los niños que no podía arriesgar que alguien más fuera capturado. Confiando que estarían bien bajo el cuidado de Huan y Baatar, enfatizó que los hombres necesitaban asegurarse de que los niños regresarían a salvo con su padre si algo no salía bien.

Una reunión tensa Editar

Ya habiéndose recuperado y rumbo a Ciudad República, Korra emocionada llamó y saludó a Naga mientras Pepper se aproximaba al Templo Aire de la Isla. Cuando el bisonte aterrizó, brincó de su espalda y fue momentáneamente levantada del suelo por Naga con quien felizmente se reunió. Su reunión fue interrumpida con la llegada de Bumi quien también la levantó con un abrazo fuerte. Regresando el saludo, Korra fue posteriormente dada la bienvenida por Tenzin, quien le dijo que la extrañó durante el tiempo que estuvieron separados. Cuando tuvo que decir lo que pasó en Zaofu, Korra notó que ella había pensado que era más fuerte que Kuvira aunque ahora se sentía como un fracaso por no poder detenerla.

Asami se enoja con Korra.png

Asami se enojó con Korra cuando pensó que el Avatar estaba cuestionando su decisión de intentar establecer una relación otra vez con su padre.

Después de cambiarse de nuevo en ropa de Tribu Agua, Korra se fue a Ciudad República, donde se reunió con Mako y Asami en un restaurante. Encontrando a la ingeniera leyendo una revista, Korra se le acercó y le preguntó que si había esperado mucho. Cuando Asami la molestó de de buen corazón diciendo que sólo la había esperado tres años, las dos compartieron un abrazo. Expresando su felicidad sobre reunirse con ella, Korra le dio las gracias a Asami por complementar su pelo nuevo y más corto y le devolvió el favor al decirle a ella que se veía "elegante como siempre". Luego fue llevada dentro del restaurante para reunirse con Mako, quien había reservado una mesa para ellos. Korra lo abrazó cálidamente también aunque su reunión fue acortada por el Príncipe Wu. Cuando le reveló que Mako no lo había mencionado, el príncipe le puso un brazo alrededor de sus hombros y la llevó hacia su asiento, cosa que la sorprendió y la molestó. Korra pronto se molestó con Wu y firmemente le dijo que no cuando le dijo que entrara en el Estado Avatar para que pudiera ver sus ojos brillar. Cuando Asami le preguntó que si había recuperado la habilidad, añadiendo que había estado preocupada cuando Korra le había escrito que no había podido hacerlo, Mako se sintió excluido y pidió una explicación. Tras intercambiar unas miradas con Asami, Korra reveló que había estado en contacto con Asami durante su recuperación en el Polo Sur y le había pedido que no le diga porque no había sabido qué decirle. Korra se disculpó por no mantenerse en contacto, pero añadió que estaba de vuelta y quería saber todo sobre sus vidas. Mientras Asami reveló que había visitado a su padre por la primera vez desde que fue metido a la cárcel, Korra le preguntó que si estaba segura de que se podía confiar en él y no sólo la estaba manipulando otra vez. Sin embargo, la pregunta no le sentó bien a la industrialista y se enojó con Korra, diciéndole que no era su lugar cuestionar sus decisiones y decirle lo que era mejor para ella porque había desaparecido por tres años. Korra se defendió diciendo que no había planeado ausentarse tanto, aunque nunca se había sentido lista antes para regresar. El argumento que se estaba elaborando fue interrumpido por el Príncipe Wu cuando anunció que tenía que ir al baño y le chasqueó sus dedos a Mako para hacerlo entrar en acción. Como el Maestro Fuego le dijo que vaya solo, Korra le preguntó que si siempre acompañaba a Wu al baño, Mako le empezó a contar que normalmente sólo se paraba como guardia en su zona general, aunque a media plática, decidió que no quería hablar de ello.

Recordando el pasado Editar

Korra pensando.png

Korra pensó acerca de su papel y propósito como el Avatar.

Korra viajó de vuelta al Templo Aire de la Isla con Asami, donde ella se retiró al pabellón de meditación. Perdida en sus pensamientos, Asami se le acercó y le ofreció una taza de té contra el frío. Cuando se le preguntó si se encontraba bien, Korra reveló que ella había estado pensando acerca de la declaración de Toph acerca del Avatar siendo redundante y tratar de detener Kuvira era básicamente inútil. Cuando Asami firmemente le dijo que era una idea ridícula, Korra indicó que ella no lo creía tampoco al principio, pensando que tal vez sea el mal humor típico de Toph, aunque después de reflexionar sobre su pasado, empezó a verle la razón a la declaración, ya que ella llegó a la conclusión que el mundo parecía estar siempre fuera de balance, sin importar lo que hacía. Para aclarar su punto, Korra explicó que había crecido ansiosa por ser el Avatar y cambiar las cosas en el mundo, aunque el conocer a Amon le había destrozado sus esperanzas cuando le quitó el control a ella y a gente inocente. Aunque Asami contrarrestó sus pensamientos autocríticos, poniendo de relieve todas las cosas buenas que había logrado como decapitar al movimiento Igualitario y permitiendo la libre elección en la República Unida que aumentó la representación de no-maestros, Korra se mantuvo distante, porque la esperanza que le había dado a la gente, no duró a causa de Unalaq. Se sentía culpable por haber traicionado a Tenzin debido a su tío y por abrir a los portales que hicieron que los mundos humanos y espirituales entraran en caos. Ella se culpaba por la creación del Avatar Oscuro y la destrucción de Raava. Korra contrarrestado palabras constructivas de Asami de la restauración de la Nación del Aire y provocando un cambio positivo en el mundo, señaló que al traer Aire Control de nuevo, Zaheer también había sido dado el poder y lo utilizó para casi matarla y hacer que el mundo estuviera más fuera de equilibrio que nunca. Exclamando que nada había cambiado , Korra se sorprendió al encontrar que Tenzin estuviera de acuerdo con ella. Después de que el Maestro Aire explicó que sí, bien, ella siempre tendría nuevos enemigos a quienes tendría que enfrentar, señaló que había aprendido de sus últimos enemigos y mejoró a sí misma, madurando de una persona con que se desesperaba fácilmente y un poco egoísta a una mujer joven pensativa que pone las necesidades de otros antes de las suyas y que se había convertido en una inspiración para el mundo. Agradecida, Korra les agradeció a Asami y a Tenzin por colocar las cosas en perspectiva para ella, anunciando que ella nunca dejar de tratar de equilibrar el mundo.[4]

Dejando ir a su miedo Editar

Pidiéndole ayuda a los espíritus Editar

Korra luego estuvo presente en una reunión con Raiko, Mako, Wu, Tenzin, Varrick, y Asami, durante el cual Varrick y asami presentaron los mecha trajes voladores para proteger a la ciudad contra un ataque posible de parte de Kuvira. Cuando Raiko les ordenó a los inventores que crearan armas que usen energía espiritual para él, Korra seriamente le dijo que no diciendo que la colección de las plantas lo que hacía a las Selvas Espirituales de la ciudad hacerse hostiles y capturar a gente. Aunque también rechazó la idea de recolectar las plantas ella misma siendo el puente entre los dos mundos, sí ofreció hablarles a los espíritus y pedirles ayuda para defender a la ciudad ya que también se había vuelto en su hogar.

Después de que Raiko aceptara su idea y le ordenó a todos que le dieran actualizaciones diarias sobre su progreso, Korra se fue a las Selvas Espirituales donde esperaba encontrar a algunos espíritus que vivían ahí. Cuando encontró a uno, le preguntó que si podían hablar aunque antes de que la conversación comenzara, el espíritu desapareció, cosa que no le agradó. Cuando notó a varios espíritus hacer lo mismo, Korra tristemente llegó a la conclusión de que abandonaban la ciudad.

Korra intentando convencer a los espíritus.png

Korra intentó convencer a los espíritus de que le ayudaran a defender a Ciudad República contra Kuvira, aunque rechazaron participar en guerras humanas y desaparecieron.

Korra se regresó al pabellón de meditación del Templo Aire de la Isla, de donde meditó al Mundo de los Espíritus. Llegando al Árbol del Tiempo, vio a varios espíritus juntos en su base y los llamó en su capacidad como el Avatar. Razonó que como los espíritus y los humanos habían vivido tranquilamente en Ciudad República desde que los portales fueron dejados abiertos, ellos lo deberían defender, no huir al Mundo de los Espíritus. Cuando un espíritu con pico parecido a dragón le dijo que los espíritus no se involucraban en guerras humanas, Korra notó que habían trabajado con Unalaq y añadió que mientras no quería obligar a los espíritus a hacer algo que no querían hacer, ella esperaba que ayudaran al Avatar cuando éste los necesitara para defender al nuevo mundo que ambos compartían. Mientras el espíritu le respondió negativo y desapareció, le suplicó a los otros espíritus que la escucharan, haciendo énfasis que era necesario que los espíritus y los humanos trabajaran juntos si iban a vivir juntos. Sin embargo, Korra, con desánimo, aceptó que no la ayudarían porque todos los espíritus habían desaparecido.[5]

Defendiendo a Ciudad República Editar

Descubriendo el avance de Kuvira Editar

Korra determinada.png

Al aprender que Kuvira pensaba atacar a Ciudad República, Korra, determinada le dijo al Presidente Raiko que la pararía.

Algún tiempo después, Korra se sentó en otra junta con Tenzin, Mako, Wu y Raiko para discutir la evacuación de la ciudad. Le preguntó a Wu acerca de su progreso y se sorprendió al enterarse que ni diez y ocho familias de millones de personas que vivían en Ciudad República habían sido evacuadas. Cuando su junta fue interrumpida por Bolin, Suyin, Lin y Zhu Li, a Korra le agradó y sorprendió ver a la líder de Zaofu otra vez y se le acercó para darle un abrazo mientras pedía disculpas por haberla fallado en Zaofu. Preguntando cómo había escapado su encarcelamiento, Bolin le respondió que él, Lin y Opal rescataron a la familia entera y Zhu Li añadió que Kuvira pensaba atacar a Ciudad República dos semanas después. Cuando Lin mencionó que Kuvira seguramente venía a través de vías de tren, razonando que sería la única manera de transportar a su cañón de energía espiritual, Korra sugirió destruir las vías , algo que apoyó Raiko inmediatamente y le dijo al presidente que no dejaría que Kuvira tome la ciudad.

Luego, tras hablarlo con el resto del Equipo Avatar, Korra le anunció a Raiko, Tenzin y a Lin que querían ir detrás de territorio de enemigos para destruir al cañón de energía espiritual antes de que llegara demasiado cerca a la ciudad. Raiko apoyó la idea y aunque Tenzin pensaba que era algo demasiado arriesgado, les permitió irse en un bisonte volador.

El General Iroh y Korra.png

Korra y General Iroh se enojaron al oír a Kuvira ordenarle a las Fuerzas Unidas y al Avatar que se rindieran.

El próximo día, a Korra le sorprendió enterarse que Kuvira ya había cruzado dentro de territorio de la República Unida, una semana antes de que lo anticipaban. Se sorprendió aún más cuando vio al meca traje enorme que estaba siendo usado para transportar al cañón de energía espiritual. Tras oír los lloridos asustados de Bolin, navegó al bisonte volador lejos de la máquina y logró esquivar dos vigas disparadas a ellos. Regresaron al Templo Aire de la Isla lo más pronto posible, donde Korra le avisó a Tenzin y a Raiko junto con Pema, Suyin, Wei y Wing que el ejército de Kuvira sólo estaba a unas horas de distancia de la ciudad y que el cañón de energía espiritual estaba siendo transportado por un meca traje que medía más de 25 pisos de un edificio. Mientras Pema incrementaba el intento de evacuar a la gente y Asami, Mako, Bolin, Suyin, Wei y Wing se fueron hacia Industrias Futuro para conseguir al menos unos cuantos meca trajes colibrí en el aire, Korra viajó hacia la línea del frente que el General Iroh había erigido. Se sorprendió al ver a Kuvira inundar los barcos de batalla de las Fuerzas Unidas en unos pocos segundos y después de que Raiko rindiera la ciudad, Korra se enojó al oír que Kuvira le ordenara que entragara a sus tropas y el Avatar a ella. Diciéndole a Iroh que no se iba a rendir, él le urgió que se regrese a la ciudad antes de que Kuvira la viera y que buscara la forma de destruir al cañón de energía espiritual.

Capturando a Baatar Jr. Editar

Equipo de sigilo de Maestros Aire.png

Korra selccionó a Bumi, Tenzin, Kai y a Jinora para que sean parte del equipo de sigilo de Maestros Aire con la meta de atrapar a Baatar Jr..

Reuniéndose con sus aliados en la fábrica de Industrias Futuro, Korra le avisó a todos que Raiko había rendido la ciudad y que dependía de ellos detener que Kuvira tomara la ciudad. Cuando Varrick dijo que Baatar Jr. era un mejor inventor de lo que pensaba, Korra tuvo la idea de atraparlo y forzarlo a revelar la debilidad de la máquina a ello Para eso, enlistó a Tenzin, Bumi, Kai y a Jinora para que sean parte del equipo de sigilo de Maestros Aire con la meta de atrapar a Baatar Jr. Mientras un Meelo triste preguntaba quién había tomado su lugar, Korra le explicó que necesitaban silencio durante su misión y sus flatos eran demasiado, cosa con la que pudo estuvo de acuerdo. Mientras Jinora y Kai vigilaban encima del dirigible de Baatar Jr., Korra, Tenzin y Bumi lo infiltraron. Evadiendo detección de un guardia, ella abrió las puertas de metal donde estaba Baatar Jr con Metal Control y mientras ella y Tenzin lo sujetaron, Bumi lo colocó en una bolsa antes de que él y su hermano lo cargaran a la fábrica.

Baatar Jr. y Korra.png

Korra logró forzar a Baatar Jr. a que éste intente convencer a Kuvira de que no conquistara la República Unida de Naciones al amenazar separarlos para siempre, lo cual era algo con lo que no podía vivir.

Korra inicialmente intentó forzar a Baatar Jr. a que hable bajo la amenaza de lastimarlo de forma física dentro del Estado Avatar, aunque después de que él le dijera mentirosa, prometió hacer la misión de su vida hacer que nunca vea a Kuvira otra vez. Baatar Jr. cedió y Korra lo ayudó a contactar a Kuvira colocando una radio en su cabeza. Después de que Kuvira pareció estar de acuerdo con que conquistar la República Unida de Naciones no era lo suficientemente valioso como para sacrificar su vida juntos, Korra desató a Baatar Jr. y le dijo que lo dejarían ir cuando discutan los términos del acuerdo con su prometida. Mientras Mako les avidó que Kuvira estaba apuntando a la fábrica, Korra frenéticamente ordenó que todos evacuaran, aunqueno les dio tiempo escapar el haz de energía.[6]

Frenando al meca traje enorme Editar

Korra logró sobrevivir la explosión y salió de los escombros junto con todos los demás cuando Bolin levantó un pedazo gigante de concreto. Aunque Tenzin les advirtió que Kuvira se les acercaba con un ejército de meca trajes y Bolin opinó que deberían dejar que Kuvira tome la ciudad hasta que pudieran pensar en una manera de cómo derrotarla, Korra no se quiso entregar a Ciudad República. Razonó que el mundo estaba en peligro si Kuvira tenía el poder del cañón de energía espiritual, algo con lo que Lin Beifong estuvo de acuerdo. Korra le dijo a Suyin que se lleve a Baatar Jr. y a los demás que estaban heridos de regreso a la oficina de Asami, donde la Sato y Varrick ajustarían los prototipos de los meca trajes colibrí para darles apoyo aéreo a los Maestros , quienes intentarían derrotar al cañón de energía espiritual mientras tanto.

Maestros Aire heridos.png

Korra ayudó a una Maestra Aire en shock a que se levante y ordenó a todos que se vayan a la oficina de Asami para reagruparse.

Korra se colocó encima de el techo de un edificio alto, mientras los Maestros Aire dejaban caer globos que contenían pintura en las ventanas del meca traje de Kuvira, ciegándola momentáreamente y dejando que los Maestros Tierra en el suelo amarren los pies del meca traje al suelo. Cuando Bolin dio la señal, Korra entró en el Estado Avatar y empezó a juntar corrientes de aire a su alrededor. Le dio a la máquina en el pecho con su torrente poderoso y fue ayudada inmediatamente en su intento de desequilibrar al traje por los otros Maestros Aire. Korra fue forzada a parar su ataque y agacharse ya que un haz de energía fue mandado hacia a ella de parte de Kuvira, aunque se recuperó rápidamente y resumió su ataque. Aunque lograron empujar al traje hacia atrás, fue capaz de deshacerse de lo que lo ataba al suelo y le mandó un tiro directo a los Maestros Aire. Korra intento evadir el haz de energía elevándose con una boquilla de aire, pero el poder del haz la tiró. Usando su Tierra Control para agarrarse de un edificio, rasgándolo en el proceso, logró retrasar su descenso lo suficiente para que su caída no fuera grave con una ráfaga de aire al suelo y rodar sin tener que aguantar heridas. Inmediatamente se fue a ayudar a una Maestra Aire y le ordenó a todos que se vayan a la oficina de Asami en la Torre Industrias Futuro. Colocando a la mujer sobre sus hombros, Korra corrió hacia un lugar seguro.

Comenzando de nuevo Editar

Korra, Mako, y Wu.png

Korra apoyó los planes del Rey Tierra Wu para abolición de la monarquía Reino Tierra a favor de estados independientes con un gobierno elegido de forma democrática.

Korra luego fue a la boda de Varrick y Zhu Li en el Templo Aire de la Isla, donde se sentó entre Asami y Opal. Después de la ceremonia, se le acercó a Mako y a Wu, preguntándole al príncipe que si estaba listo para regresar a Ba Sing Se y ascender al trono. Le sorprendió oír que respondió que él quería abolir la monarquía, aunque cuando explicó que era para establecer estados independientes con gobiernos elegidos de forma democrática parecido a la República Unida de Naciones, se comprometió a hacer todo lo que pudiera para ayudarle a evolucionar al Reino Tierra. Cuando Wu se fue hacia la pista de baile, Korra le preguntó a Mako cómo seguía su brazo, porque se lo había lesionado mientras causaba que el meca traje enorme explotara. Reflexionó que la palabra "gracias" no era suficiente para lo que había hecho, aunque no sabía qué más decir. Cuando Mako fijamente dijo que no tenía que decir nada, porque él siempre estaría ahí por ella, sin importar la situación, le sonrió con admiración.

Tenzin orgulloso.png

Korra fue celebrada por Tenzin por todo lo que ha hecho durante su tiempo como el Avatar.

Algún tiempo después, Korra se distanció de la fiesta y vio sobre el horizonte de Ciudad República. Cuando se le unió Tenzin, dijo que Aang seguramente nunca habría soñado de la posibilidad de que haya un portal espiritual en el corazón de Ciudad República. El maestro de Aire Control le complementó sobre haber transformado al mundo más en los pocos años que había sido un Avatar activo que muchos de sus antecesores hicieron en sus vidas, aunque todo en lo que ella podía pensar era cuánto más quería aprender y hacer, sintiendo que aún empezaba su camino. Le admitió a Tenzin que ella sabía que había estado en un lugar oscuro después de ser envenenada, aunque añadió que ahora entendió que tuvo que aguantar todas esas dificultades para entender el verdadero significado de sufrimiento y ser capaz de enseñarle compasión a gente como Kuvira.

Asami y Korra agarrándose de las manos.png

Korra y Asami se agarraron de las manos y se vieron cariñosamente mientras entraban al portal espiritual,

Cuando Asami se les acercó y le avisó a Tenzin que Varrick lo estaba buscando para la posibilidad de que se le preste un traje planeador para brincar de la torre, Korra fue abandonada por el Maestro Aire e invitó a Asami a que se sentara con ella, porque no se sentía lista para regresar a la fiesta. Volviendo a ver el horizonte de Ciudad República, Korra le pidió perdón a Asami por haberse ausentado por tres años. Cuando Asami rápidamente notó que no había necesidad de pedir perdón, enfatizando que estaba feliz que Korra estuviera ahí ahora, porque no podría haber aguantado el dolor de la pérdida de su padre y Korra en el mismo día, el Avatar se sintió por ella y la abrazó. Mientras se separaban, Korra preguntó acerca de su próximo movimiento, preguntándose que si se deberían regresar a la pista de baile. Cuando Asami dijo que no se le antojaba regresar a la fiesta y en vez le vendría bien unas vacaciones, Korra le ofreció ir con ella donde ella quisiera y declaró la elección hecha por Asami de ir al Mundo de los Espíritus como perfecta. Las dos se cambiaron de nuevo a su vestimenta casual y, al llegar al portal, se agarraron de las manos. Entrando, se voltearon y tomaron de las manos mientras se veían a los ojos de una manera amorosa, comenzando su relación romántica juntas.[7][8]

Referencias Editar

  1. 1,0 1,1 "Korra Solitaria". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 15. (Octubre 10, 2014). Nick.com. Michael Dante DiMartino (escritor) & Ian Graham (director).
  2. "Después de todos estos Años". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 14. (Octubre 3, 2014). Nick.com. Joshua Hamilton (escritor) & Colin Heck (director).
  3. "El Enemigo en las Puertas". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 18. (Octubre 31, 2014). Nick.com. Joshua Hamilton (escritor) & Ian Graham (director).
  4. "Recuerdos". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 21. (Noviembre 21, 2014). Nick.com. Joshua Hamilton, Katie Mattila, Tim Hedrick (escritores) & Michael Dante DiMartino (director).
  5. "Operación Beifong". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 23. (N/A). Nick.com. Tim Hedrick (escritor) & Melchior Zwyer (director).
  6. "La Jugada de Kuvira". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 24. Nick.com. Hamilton, Joshua (escritor) & Heck, Colin (director). (12 de Diciembre del 2014) (director).
  7. "La Última Batalla". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 26. Nick.com. Nick.com. DiMartino, Michael Dante (escritor) & Zwyer, Melchior (director).
  8. Konietzko, Bryan (December 22, 2014). Korrasami es Canon. Respondido en diciembre 22, 2014.

Véase también Editar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar