Fandom

Avatar Wiki

Historia de Aang (Verano 100 DG)

1.699páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Más sobre Aang
Artículo principal Aang
Historia
Libro Uno: Agua (12 AG - 100 DG)

Libro Dos: Tierra (Primavera del 100 DG)
Libro Tres: Fuego (Verano del 100 DG)

Relaciones
Relaciones de Aang
Otros medios

Aang en el episodio piloto

Después de ser alcanzado por el rayo de Azula, Aang estuvo en coma durante semanas. Cuando se despertó, él y el resto del Equipo Avatar se disfrazó como ciudadanos de la Nación del Fuego, mientras planeaban la invasión.

Despertar Editar

Aang en pánico.png

Aang pensando que había sido capturado.

Después de pasar varias semanas inconsciente, Aang finalmente despertó de su coma a bordo de un buque de la Nación del Fuego capturado. Se encontró luciendo una cabeza llena de cabello, una masa de vendas, y una cicatriz enorme en su espalda. En un principio, él no sabía que se trataba de un buque capturado, por lo que pensó que había sido atrapado por la Nación del Fuego, e intentó escapar. Al llegar a cubierta, Aang vio a varios de sus amigos con ropas de la Nación del Fuego, cosa que lo confundió en gran medida. Antes de poder hablar más, cayó inconsciente. Despertó unas horas después, y Katara le contó lo sucedido durante su tiempo dormido. Ella trabajó curando su cuerpo en la zona de la cicatriz, y durante la sesión, Aang tuvo un destello de memoria sobre el momento en que había caído. Se dio cuenta de que había sido solo herido, pero que era mucho peor, su espíritu se había separado de su cuerpo y de no haber sido por Katara, él no podría haber regresado. Aunque Katara insistió en que era el agua del Oasis de los Espíritus que lo salvó, Aang le dijo que no había sido el agua, sino ella.

Al día siguiente, Aang se enteró de un hecho horrible, todo el mundo creía que estaba muerto. Aunque Sokka estaba encantado con la idea, diciendo que iba a darle al grupo una ventaja, Aang se encontró en un estado de frustración y desaliento. Él se culpó por la derrota en Ba Sing Se, diciendo que él había estado allí y no había sido incapaz de detenerlo, y ahora que el mundo pensó que estaba muerto, no había esperanza.

Windsurfing.png

Aang avanzando hacia la Nación del Fuego.

Después de tener una pelea con una nave de la Nación del Fuego que los descubrió, una batalla en la que se vio obligado a permanecer oculto, Aang se escabulló en la noche con sólo su planeador con el fin de afrontar su destino solo, con la intención de impedir que cualquier persona pagara por sus errores. Él llegó más allá del bloqueo naval, pero se encontró en una tormenta desagradable. Creyendo que había vuelto a fracasar y que ahora moriría a causa de su locura, Aang se encontró incapaz de encontrar voluntad para continuar.

Sin embargo, durante la hora más oscura de Aang, el Avatar Roku apareció y le dijo Aang que no se culpase a sí mismo. Roku afirmó que la culpa era suya. También le dijo a Aang que creía que el chico estaba destinado a redimir sus errores, y también apareció el espíritu de Yue y sacó la última duda de Aang, animándole a salvar el mundo como lo había hecho antes. Luego ayudó a Aang a llegar a un lugar seguro, al ayudar a elevar una poderosa ola que llevó a Aang a la Isla Creciente, donde una vez estuvo el Templo del Fuego.

Sus amigos lo encontraron tirado en la orilla de la isla en la mañana. Aang se disculpó por sus acciones precipitadas, y aceptó el hecho de que iba a necesitar su ayuda y que no sabía qué hacer. Luego de una abrazo, el planeador de Aang llegó a la orilla, andrajoso y roto, él lo tomó, y lo plantó firmemente en una roca volcánica para que se prendiera fuego, quemando la evidencia de su existencia y dejando ir su pasado.

En la Nación del Fuego Editar

Después que el Equipo Avatar encontró una cuidad aislada de su escondite y robara un poco de ropa de una casa, unos agentes detuvieron a Aang en las calles y lo llevaron a una escuela de la Nación del Fuego ya que había robado el uniforme de un colegio. Una vez allí, sin embargo, que lo pasó muy bien y decidió permanecer alistado para que él y sus amigos pudieran aprender más acerca de las costumbres locales de la profesora de historia, la señora Kwan. Se enteró de que la Nación del Fuego tenía un programa de historia retorcida para retratar las acciones del Fuego de la Nación de manera más positiva, por ejemplo, Sozin "atacó" el "Ejército de los Nómadas Aire", pero Aang sabía que no había tal ejército debido a la postura de los monjes contra la lucha. Encantó a los estudiantes con sus costumbres relativamente excéntricas, y se hizo popular, especialmente con una chica llamada On Ji. Después de meterse en problemas en varias clases e iniciar una "pelea" con el novio sobreprotector de On Ji, Hide, aunque Aang nunca luchó, simplemente esquivó cada golpe salvaje que el otro chico trató atinar, el director lo atrapó, ganándose una reunión con su "padres", el Señor Fuego y la Señora Fuego, que eran en realidad Sokka y Katara encubiertos. Aunque estaba de acuerdo con la declaración de Sokka que no iba a haber más escuela para él, Aang quiso darle a los estudiantes un sabor más fuerte de la libertad al celebrar una fiesta de baile. Él los ayudó a superar su miedo a la auto-expresión y la renuencia a ser espontáneo, mostrándoles algunos antiguos movimientos de baile, ganando la admiración y la lealtad.

Katara y Aang bailado.png

Aang bailando con Katara.

También se las arregló para ganar la admiración de Katara, quien tímidamente acepta una oferta para bailar con él. Los dos asombraron al público con una serie perfecta de movimientos, hasta que el director y algunos oficiales llegaron a poner fin a la actividad intolerable. Cuando se enteraron de que sus superiores estaban describiendo a Aang como "el chico de la banda en la cabeza" para localizarlo, todos los estudiantes ayudaron a cubrir la fuga de Aang cubriendo sus frentes con el cinturón. Mientras Aang escapaba, hizo una reverencia a su nuevo amigo Shoji, y luego cerró su canal de escape con Tierra Control, sorprendiendo a Shoji.

El grupo flotaba aguas abajo, en el medio de un río que parecía ser casi lodo. Decidieron hacer una parada en el pueblo de Jang Hui, un pueblo de pescadores en el medio de un río. Muchos aldeanos estaban enfermos, y el agua contaminada había causado una escasez de alimentos. Katara quiso ayudar a estas personas, pero Sokka le dijo que su misión era demasiado importante como para detenerse y ayudar a todas las personas que se encontraban. Por la mañana, encontraron a Appa acostado sobre su lado, y su lengua estaba púrpura. Katara sugirió que el pueblo podría tener algunas hierbas que podrían sanarlo. Cuando llegaron a la aldea, se sorprendieron al encontrar que aldea entera estaba de mucho mejor ánimo. De acuerdo con Xu, un espíritu del río de la localidad conocida como la Dama Pintada había llegado la noche pasada y les dio comida. No había medicina en el pueblo, ya que los trabajadores de la fábrica se llevaban todo para sí mismos. Katara sugirió al grupo que dejaran descansar a Appa otro día.

Al día siguiente, Appa todavía estaba enfermo, por lo que regresaron a la aldea. Los habitantes estaban con espíritus aún más altos, y habían levantado una gran estatua de la Dama Pintada en agradecimiento por la curación de los enfermos. Dock/Xu/Bushi sugirió que tal vez la Dama Pintada podría ayudar a Appa. La noche siguiente, Momo despertó, despertando a Aang a su vez. Al ver la Dama Pintada, Aang trató de pedir su ayuda, pero ella se escapó. Aang la persiguió todo el camino a la aldea, donde finalmente se enteró de que Katara había estado actuando como la Dama Pintada. Katara tristemente confesó y se disculpó por mantenerlos allí para ayudar al pueblo, pero Aang, naturalmente, estuvo a gustó con la idea. Juntos, los dos se infiltraron en la fábrica y la destrozaron, deteniendo el flujo de la contaminación. Mientras se preparaban para salir, vieron a un escuadrón de tropas de la Nación del Fuego que se dirigían a la ciudad en jet skies, y se dieron cuenta de que debían creer los aldeanos habían saboteado la fábrica. Katara estaba decidida a evitar que dañaran a los aldeanos inocentes por sus actos. Los soldados comenzaron a atacar la aldea, pero una ráfaga de viento sopló sus llamas cuando comenzaron a destruir todo. Con la ayuda de Appa, Toph y Sokka proporcionando espeluznantes efectos de sonido, Aang y Katara organizaron un encuentro de los soldados con la Dama Pintada para derrotar a las tropas y hacerlos volver atrás. Se quedaron una semana más para ayudar al pueblo a limpiar el río y reconstruir una forma de vida para los habitantes del pueblo.

Cuando el grupo se retiró por unos días en una fuente termal aislada, sin saberlo, Aang reveló su identidad como el Avatar a un par de aburridos soldados de la Nación del Fuego que patrullaban cerca. Sorprendió al descubrir que el Avatar estaba secretamente vivo, enviaron un mensaje al Señor del Fuego con un halcón mensajero. Sin embargo, un cuervo águila interceptó el viaje del halcón, se robó el mensaje y se lo llevó al Hombre Combustión, un asesino a sueldo. Mientras el Equipo Avatar dormía, el Hombre Combustión los atacó. Ellos lucharon brevemente y Aang escapó por poco de la escena en Appa.

Aang meditando en Estado Avatar.png

Aang meditando para encontrarse con Roku.

Mientras Aang estaba durmiendo, Roku le dijo que visitara su casa en una isla para que pudiera aprender cómo empezó la guerra. Después de viajar a la isla a bordo de Appa, se sentó en una cornisa con vista al mar y meditó. Después de haber entrado en el Mundo de los Espíritus, Roku y Fang llevaron a Aang en un viaje por el pasado de Roku, donde se enteró de que Roku y el Señor del Fuego Sozin habían sido mejores amigos. Aang también estaba sorprendido y encantado al descubrir que uno de los amigos de Roku era nada menos que el Monje Gyatso. Roku comentó que la relación de Aang con Gyatso años después demostraba que algunas amistades son capaces de trascender la vida. Después de despertar de su visión con Roku, Aang les contó la historia a sus amigos y ya que Roku y Sozin eran nativos de la Nación del Fuego, resultó que cualquier persona era capaz de un gran bien o mal. El grupo tomó consuelo en las palabras de Roku que las amistades podrían trascender vidas.

Cuando la pandilla residía a las afueras de una pequeña ciudad conocida como la Ciudad Manantial del Fuego, Toph comenzó a usar sus habilidades de Tierra Control para estafar a estafadores locales por dinero. Katara se molestó por esto, para aliviar sus preocupaciones, Aang hizo una promesa de Avatar que no volvería a estafar y no dejaría que se convirtiera en un hábito. Él no adhirió a su propia promesa, y continuó acompañando a Toph en sus estafas. La banda pronto abandonó la ciudad cuando el Hombre Combustión los rastreó y los atacó.

Posteriormente, el equipo viajó a unas montañas a las afueras de un pequeño pueblo, donde fueron descubiertos por una anciana llamada Hama, quien les dijo que no debían estar en el bosque por la noche. Invitó a todos a quedarse en su posada, donde se descubrió que también era una Maestra Agua de la Tribu Agua del Sur. Mientras Katara quedó en entrenar con Hama, el resto del equipo comenzó a investigar acerca de los aldeanos que desaparecían en la noche.

Cuando Katara estaba aprendiendo acerca de un arte vicioso bajo la luna llena, Aang y el resto del grupo conocieron al viejo Ding, quien les habló de un misterioso "Monstruo Lunar" que arrastraba a los aldeanos durante la luna llena. El anciano les contó su historia, les explicó que casi había sido arrastrado a una prisión de la montaña, que su mente no podía controlar su cuerpo, y cuando estaba por entrar a una cueva, el sol salió y recuperó el control de su cuerpo.

El equipo llegó a la prisión y liberó a sus cautivos. Los presos explicaron que su cautiverio no era obre de un espíritu, sino de una "titiritera oscura", que los jóvenes dedujeron rápidamente que se trataba de Hama. Mientras Toph los liberaba, Aang y Sokka rápidamente corrieron para encontrar a Katara en en un duelo con la Maestra Agua anciana. Hama comenzó a hacer Sangre Control en ellos, enviándolos en un curso de colisión con la espada de Sokka extrae. Katara se vio obligada a hacer Sangre Control en Hama para detenerla, dejando a Katara profundamente angustiada, y ambos Aang y Sokka tratando de consolarla mientras lloraba.

Aang nervioso.png

Un Aang visiblemente nervioso e inestable por la falta de sueño.

En los Acantilados Negros, preocupado por la invasión, Aang se dio cuenta que faltaban sólo cuatro días para que se iniciara. Él comenzó a tener pesadillas con visiones del Señor del Fuego, al igual que después de haber perdido sus pantalones y olvidado de estudiar para un examen de matemática. En un esfuerzo por detener esto, él decidió permanecer despierto hasta la invasión. Esto fracasó cuando comenzó a tener fantasías y alucinaciones, y en una de esas fantasías, escuchó a Momo y Appa hablar como humanos, y después de un conflicto, tuvieron una batalla samurái entre ellos con rocas y ovejas bailando alrededor de Aang. En otra fantasía, besó a Katara y en otra, el Señor del Fuego Ozai le dijo que se había perdido la invasión. Sus amigos trataron de aliviar su estrés, aunque hacer yoga con Katara, terapia con Sokka, y su barba, y una terapia de masajes pesada de Toph, quien sugirió la acupuntura, no lograron hacer un cambio en sus hábitos. Después de que sus amigos hicieron una cómoda cama de lana, finalmente se quedó dormido la noche antes de la invasión.

La invasión y el eclipse Editar

Aang se despertó en la mañana de la invasión feliz y descansado. Cuando los barcos de la invasión comenzaron a llegar, Aang y Toph se prepararon haciendo muelles para que pudieran embarcar allí. Aang presentó a sus amigos, cuando cada uno salió de la barca. Cuando el mecanicista y Teo salieron, tenían una sorpresa para Aang, un nuevo planeador. Este nuevo planeador tenía "alas" que asemejaban a las de un reptil. Mientras Aang se preparaba para irse, él recolectó fragmentos de tela e hizo un nuevo traje que expresaba su cultura Nómada Aire, al igual que se afeitó la cabeza para revelar su flecha. Cuando Sokka procedió a preguntarle cómo era posible que iban a ganar, Aang simplemente explicó, "... porque ya le fallé al mundo una vez en Ba Sing Se. No voy a dejar que suceda de nuevo."

Aang besa a Katara.png

Aang besando a Katara momentos antes de la invasión.

La fuerza de invasión, lista para salir, abordó los barcos. En las Grandes Puertas de Azulon, los barcos liberaron submarinos en los que viajaba los guerreros. Cuando llegó el momento de resurgir para renovar aire, el grupo se reunió en la parte superior. Ellos se dieron la buena suerte y participaron en un abrazo grupal. Mientras Aang se preparaba para viajar a la Capital de la Nación del Fuego, habló con Katara. Ella le dijo que estaba muy orgullosa y que él ya no era el mismo "niño torpe" que había encontrado en un iceberg. Aang le dijo que todo iba a ser diferente después de ese día, pero luego se preocupó de lo que sucedería si él no volvía. Katara le dijo que no pensara de esa manera, pero antes de que pudiera terminar, Aang avanzó y le dio un beso. Katara se sonrojó, pero no se resistió. Con un nuevo valor, Aang se fue.

Como Aang entró en la ciudad, no podía dejar de notar que no había nadie alrededor. Cuando irrumpió en el palacio, no había nadie presente. De inmediato se dirigió a la sala del trono para encontrarla desierta. Aang se puso de rodillas y gritó: "Señor del Fuego Ozai, ¡¿Dónde estás?!"

Aang determinado.png

Aang determinado a vencer al Señor del Fuego.

Aang volvió a la batalla y le dijo Sokka, Katara y Toph lo que había sucedido. Sokka creía que Ozai no había querido salir de su ciudad, pero aún así permanecer lo suficientemente cerca como para estar seguro. Sokka sospechaba que debía haber un búnker subterráneo. Toph accedió a ayudar a encontrarlo, declarando que ella era la adecuada para encontrar cosas bajo tierra. Lo encontraron con facilidad y entraron en los túneles formados por el volcán con Tierra Control. Ellos atravesaron una zona donde había actividad volcánica, y su paso se vio momentáneamente detenido cuando encontraron un río de lava, que Aang atravesó cargando a sus amigos en su nuevo planeador. Ellos por fin llegaron a un búnker metálico cuyas puertas fueron abiertas por Toph. Después toparse con el Ministro de Guerra Qin, que les señaló la dirección equivocada. Los tres entraron en una habitación donde encontraron a la Princesa Azula. Ella se adelantó y les dijo que sabía acerca de la invasión desde hacía bastante tiempo. Aang y los otros exigieron saber dónde estaba el Señor del Fuego Ozai, recordándole que no podía hacer Fuego Control. Azula decidió mostrarles sus "recuerdos" de Ba Sing Se, dos agentes Dai Li. Una batalla pronto se inició con Aang tratando de alcanzar a Azula mientras era interrumpido por los Dai Li. Finalmente, los Dai Li fueron derrotados y Azula estaba siendo perseguida. Sokka se dio cuenta de que se trataba de una trampa. Azula no estaba tratando de derrotar al Avatar, sólo distraerlo y tomar su tiempo. El plan funcionó, Aang ni siquiera vio al Señor del Fuego para el momento en que el eclipse se había terminado.

Los tres volvieron con Katara y los demás, justo a tiempo para ver acercarse a los globos de aire caliente junto a unas nuevas naves. Aang y Katara fueron a luchar al cielo, con su planeador y Appa respectivamente, y destruyeron algunos de los globos. El único problema fue que las aeronaves, que avanzaban a la playa, donde bombardearon todos los submarinos, dejando a la fuerza de invasión varada. Hakoda decidió que los guerreros más viejos debían entregarse mientras que los más jóvenes se escapaban en Appa. Aang miró hacia otro lado, llorando, pero Katara se arrodilló a su lado y sonrió con orgullo. En cuanto a la fuerza de invasión, Aang se disculpó con los soldados, con la promesa de volver por ellos. Aang, Katara, Sokka, Toph, El Duque, Teo y Haru abordaron en Appa y se dirigieron al Templo Aire del Oeste en busca de refugio.

Refugio y un nuevo aliado Editar

Después de la fallida invasión en el Día del Sol Negro, Aang y el grupo se dirigió hacia el Templo Aire del Oeste. Sin embargo, debido a la carga pesada con la adición de Haru, Teo, y El Duque al grupo, Appa no pudo volar todo el camino y la banda tuvo que caminar el resto del camino. Ellos se sentían avergonzados por haber perdido y caminar el resto del camino, cuando Toph sintió el Templo Aire del Oeste. Todos los demás no podían verlo, pero Aang les aseguró que era el lugar correcto. El templo estaba en realidad en el lado del acantilado debajo de ellos, único en comparación con los otros Templos Aire.

Cuando la banda aterrizó en uno de los edificios, Haru, Teo y El Duque salieron a explorar mientras Aang, Katara, Toph y Sokka hacían planes. Sokka sugirió que deberían volver al "viejo plan", que era que Aang tenía que dominar los cuatro elementos y enfrentar al Señor del Fuego Ozai. Aang dijo que había un problema en eso, y no era probable que encontraran un Maestro del Fuego Control para él. Katara sugirió buscar a Jeong Jeong, pero Aang tampoco estaba seguro de eso. Sin querer discutir su situación actual, Aang voló por el templo en su planeador.

Finalmente, Sokka, Katara y Toph alcanzaron a Aang en Appa, y aterrizaron en otro edificio del templo. Cuando Aang sugirió mostrarles otra parte del templo, Toph declaró que tendría que esperar después de detectar a Zuko frente a ellos. Zuko entonces humildemente explicó que había cambiado y quería enseñarle a Aang Fuego Control. El grupo desconfiaba de él debido a su historia pasada con el antiguo príncipe, y se enojó cuando Zuko torpemente admitió haber enviado al Hombre Combustión tras ellos. Zuko le dijo que una vez él le había dicho que podrían haber sido amigos, pero Aang finalmente lo rechazó. A pesar de que Zuko se ofreció como prisionero, Katara y Sokka insistieron en que debía abandonar el templo inmediatamente.

Zuko es aceptado por Aang.png

Aang aceptando a Zuko dentro del equipo.

Esa noche, Toph se molestó porque los demás estaban dejando que sus sentimientos bloquearan su buen juicio. Señaló que Zuko era sincero con lo que había dicho, y que probablemente fuera el único Maestro Fuego dispuesto a enseñarle a Aang Fuego Control. Ella pareció haber desaparecido hasta la mañana siguiente, cuando salió de un agujero en la pared con los pies quemados. Ella le dijo al grupo que trató de visitar a Zuko, pero accidentalmente la había quemado. Sokka hizo entonces un plan para hacer de Zuko su prisionero. Cuando el grupo puso los pies de Toph en una fuente de agua, el Hombre Combustión estaba escondido y listo para atacar. Cuando inhaló, listo para disparó, Aang lo sintió justo cuando un pilar en el templo se destruía. Aang le lanzó un tornado al Hombre Combustión, pero él lo esquivó y volvió a disparar. Cuando la banda se puso a cubierto, Zuko llegó diciéndole que parara. Aang y los demás notaron esto y se sorprendieron. El Hombre Combustión le disparó a Zuko, pero fue capaz de agarrarse a una enredadera que colgaba de la cornisa. Finalmente el Hombre Combustión explotó después de haber sido golpeado en la cabeza con el boomerang de Sokka. Después de que el grupo se calmara, Aang le agradeció a Zuko por lo que había hecho. Zuko reiteró lo que había dicho el día anterior, y también se disculpó con Toph por quemarle sus pies, indicando que el fuego es incontrolable a veces, y que tenía que tener más cuidado. Después de recordar lo que le había hecho a Katara, Aang creía que Zuko estaba destinado a ser su maestro. Sin embargo, no aceptó a Zuko sin consultarle a sus compañeros. Toph estuvo de acuerdo, pues quería oportunidad de vengarse por lo de sus pies, y tanto Sokka como Katara confiaban en el juicio de Aang, por lo que Zuko fue finalmente aceptado.

El origen del Fuego Control Editar

Cuando Aang y Zuko comenzaron su entrenamiento Fuego Control, Zuko se dio cuenta de que no podía hacer Fuego Control como antes, Aang todavía tenía miedo de hacer Fuego Control por lo que le había hecho a Katara. Aang pensaba que la razón era que, en el pasado, Zuko estaba impulsado por la ira, y ahora que ya no lo estaba, no podía hacer Fuego Control de la misma manera. Después de una sugerencia de Toph para ir a la fuente original del Fuego Control, Zuko dijo que los Maestros Fuego originales, los dragones, se habían extinguido. Sin embargo, había ruinas de una antigua civilización, los Guerreros del Sol, quienes habían aprendido a hacer Fuego Control directamente de los dragones, haciéndolos los primeros Maestros Fuego humanos. Él creía que podía encontrar algo allí.

Aang y Zuko se dirigieron a las ruinas al día siguiente. Una vez allí, se encontraron con una trampa, que Aang solo evitó cuando usó Aire Control para evitar ser empalado, pero después de pasarla, se dirigieron hacia una alta pirámide. En el camino, Zuko le dijo a Aang que los dragones se habían extinto porque su bisabuelo, el Señor del Fuego Sozin, comenzó la tradición de cazar a los dragones por gloria. Porque los dragones eran considerados los Maestros Fuegos supremos, y si alguien era capaz de conquistar a uno, sus habilidades de Fuego Control se convertirían en legendarias y ganaría el título honorífico de "Dragón". Entonces él le dijo que su tío era la persona que había matado al último dragón.

Zuko y Aang en una trampa.png

Zuko y Aang atrapados en el lodo de la trampa.

Cuando llegaron a la cima de la pirámide, se encontraron con una puerta que sólo se abría en el solsticio, como las de los Templos de los Sabios del Fuego. Zuko intentó engañar a la puerta por la que refleja la luz del sol en la piedra colocada en la parte superior de la puerta, y esto hizo que se abriera. Aang le felicitó por ello. En el interior, Zuko fisgoneaba mientras Aang miraba las estatuas que representan un movimiento conocido como el "Dragón Danzarín". Cuando imitó el primer movimiento, provocó que una placa en el piso se hundiera. Luego le pidió a Zuko que realizara la técnica con él. Cuando completaron los pasos, una reliquia se levantó del suelo. Zuko la tomó, a pesar de las advertencias de Aang para no hacerlo. Una sustancia parecida a la goma luego se disparó desde el pedestal de la reliquia, disparando Zuko hasta los barrotes en una abertura en el techo. Aang también quedó atrapado allí mientras la sustancia llenaba la habitación. Se quedaron allí hasta la noche, cuando una persona apareció. Cuando los dos estuvieron de vuelta en el suelo y sin la goma, los Guerreros del Sol se identificaron y les preguntaron el porqué de su presencia. Aang y Zuko manifestaron que querían aprender el verdadero significado del Fuego Control, pero el jefe les indicó que no eran bienvenidos. Aang les explicó que era el Avatar, y cuando identificaron a Zuko como el Príncipe Heredero, el jefe les dijo que si querían aprender, debían hacerlo de los maestros.

Al día siguiente, el jefe les dio un poco de la Llama Eterna, la primera llama dada al hombre por los dragones. En un primer momento, Aang era reacio a tomar el fuego, pero el jefe le dijo que el fuego no era sólo destrucción, sino que también era vida. Los dos tenían que viajar a una montaña para encontrarse con los maestros en las que presentarán sus llamas como signo de dignidad y serían juzgados. Si se les consideraba dignos, les enseñarían, y si no, serían destruidos en el momento. Mientras los dos viajaron a la montaña, Aang se sintió reacio seguir adelante, pero Zuko lo tranquilizó, diciéndole que era un chico poderoso y capaz.

Aang haciendo Fuego Control.png

Aang generando su propio fuego sin temor.

Cuando llegaron a la cima, el jefe de los Guerreros del Sol y los otros guerreros ya estaban allí. El jefe tomó parte de las llamas de Aang y Zuko, y las distribuyó a los guerreros. A continuación, comenzó una ceremonia en la que Aang y Zuko subieron unas escaleras para conocer a los maestros, que estaban en cuevas a los lados de una pasarela. Ellos presentaron sus llamas, pero la Aang se apagó al dejar de ponerle atención. Los Guerreros del Sol comenzaron a llamar a los maestros. Cuando Aang trató de conseguir un poco del fuego de Zuko, consiguiendo que el de Zuko también se apagara, dos dragones, uno rojo y uno azul, salieron de las cuevas y volaron en círculos alrededor de los dos. Tras un momento, Aang pensó que debía realizar el Dragón Danzarín con los dragones. Actuaron en sincronía y cuando Aang y Zuko terminaron, los dragones comenzaron a juzgarlos. Los dragones dispararon fuego contra los dos, que los rodeó en una espiral de muchos colores diferentes. Los dragones luego regresaron a sus cuevas. Cuando llegaron a la parte inferior, Zuko se dio cuenta de que había perdido el poder debido a que su principal enfoque en el pasado era capturar a Aang, pero ahora se dio cuenta de que ahora debía ayudar al Avatar derrotando a su padre, el Señor del Fuego Ozai. Aang también se dio cuenta de la belleza del arte del Fuego Control y que el fuego era realmente vida y energía. Zuko lanzó dos potentes explosiones de fuego en el aire al tiempo que Aang lanzó su primera explosión de fuego en el aire. Entonces, el jefe declaró que Iroh también había aprendido el verdadero significado del Fuego Control. Luego les dijo que nunca les dijera a nadie sobre ellos o los dragones.

Cuando Aang y Zuko volvieron al Templo Aire del Oeste, realizaron el baile del Dragón Danzarín al grupo, que luego se burló de la técnica. Zuko les dijo que era una forma de Fuego Control sagrada que tenía miles de años de antigüedad. Katara le preguntó por el nombre del baile y al oírlo, el grupo se rió aún más.

Aventuras en el Templo Editar

En una ocasión, Aang actuó como árbitro en una pelea de Espada Control entre Sokka y Zuko, y declaró a Zuko como vencedor en varias ocasiones, aunque en la última Sokka ganó con un poco de ayuda de su boomerang, Aang tuvo que declarar ganador a Zuko nuevamente. Sin embargo Sokka estaba eufórico pues dijo que podría haber perdido el duelo de espadas, pero había ganado el de las palabras, pues había logrado que Zuko dijera "Espada Control".

Poco después, los Maestros del grupo se fueron a entrenar, pero les dijeron a los miembros del equipo que no tenían poderes que sería mejor si se quedaban en el templo, pues el entrenamiento podía volverse algo intenso. Al volver, Aang se encontró con una tienda montada en el templo, en la cual había una fiesta. Cuando Aang quiso entrar, Sokka le prohibió la entrada, pues el club era solo para personas sin poderes. Esa noche, Aang estaba celoso de los juegos que hacían y lo mucho que se divertían, pero los Maestros del grupo consolaron a Aang, diciendo que era solo un club tonto e inmaduro. Sin embargo, al día siguiente, Aang le rogó a Sokka que lo dejara entrar, y Sokka dijo que podrían hacer otra excepción. Dentro de la tienda, Aang encontró a todos sus camaradas Maestros, quienes habían entrado por diferentes razones.

Aang ofendido.png

Aang retirándose ofendido.

Una noche, el grupo estaba bromeando cerca de la fogata, pero Sokka estaba algo distraído. A la mañana siguiente, Aang y sus amigos encontraron una nota de Zuko, que decía que se había ido con Sokka a pescar. Sin embargo, Zuko no se había ido sin dejarle a Aang instrucciones de entrenamiento. En un descanso, Aang meditaba sobre el beso que le había dado a Katara el día de la invasión, y cuando la vio, quiso hablar con ella. Aunque ese no era el plan de Katara, pues ella terminó empapando a Aang por el bien de su entrenamiento, quien se escondió en un refugio de roca. Katara lo felicitó por su técnica defensiva, y le instó a Aang a salir y practicar, pero él le dijo que no estaba de humor para practicar Fuego Control. Ella le dijo que no debía estar jugando, pero Aang la contradijo, preguntando quién era el que estaba jugando, y le recordó que tal vez querría hablar de lo sucedido el día de la invasión. Cuando Katara quiso desviar el tema de conversación y le dijo a Aang que le mostrara el calor del que era capaz, Aang creó una especie de volcán que hizo explotar su refugio. Al salir, notó que Katara estaba agachada, y se preocupó por haberla lastimado. Todo lo contrario, ella no estaba lastimada, sino asombrada por el movimiento de Aang. Cuando Aang empezó a alejarse, ella le preguntó si estaba asustado de lastimarla de nuevo, pero él respondió que en realidad, él era quien temía terminar lastimado.

Durante un entrenamiento con Zuko, Aang le contó que en el pasado, él solía meterse en problemas con su viejo amigo, Kuzon. Y le relató una aventura en la que salvaron con éxito el huevo de un dragón de ser robado por unos cazadores. Aang luego comentó lo mucho que habían cambiado las cosas desde esos días, y Zuko recalcó que una de ellas era la manera de hablar.

Los Invasores del Sur Editar

Cuando Azula atacó el Templo Aire del Oeste, el grupo se vio obligado a separarse. Mientras Zuko mantuvo a raya a las aeronaves y a Azula, Aang y los demás volaron en Appa, y atraparon Zuko cuando él y su hermana se cayeron de la aeronave después de que sus ataques chocaron. Cuando Katara anunció que iba a encontrar al hombre que había matado a su madre, junto con Zuko, Aang cuestionó sus motivos, aunque diciendo que sonaba como Jet, y diciendo que él entendía lo que estaba sintiendo, mencionando el robo de Appa por y su descubrimiento de lo que había pasado con su pueblo. Cuando ella decidió de todas maneras, él la apoyó, pero le pidió que no recurriera a la violencia y dejara de lado su ira. Cuando se fueron, Sokka comentó lo sabio que Aang era a pesar de ser solo un niño, y le pidió prestado a Momo por una semana. Al preguntarle la razón de su pedido, Sokka simplemente se encogió de hombros.

Cuando Zuko y Katara regresaron, él dijo que estaba orgulloso de ella, y le dijo a Zuko que la violencia nunca era la respuesta. Luego, Zuko le preguntó lo que haría cuando se enfrentara a Ozai.

Isla Ember Editar

Ya instalados en la casa de playa de Ozai, el grupo buscaba una manera de pasar el rato, y Sokka sugirió que jugaran a las escondidas. Aang decidió esconderse en los aires, pero fue encontrado rápidamente, ya que Sokka utilizó a Momo, quien sabía la ubicación de Aang.

Aang y Zuko entrenando.png

Aang practicando Fuego Control con Zuko.

Aang y Zuko entrenaban mientras Katara y Toph observaban. Katara le preguntó si era seguro para ellos el estar escondidos en la casa de playa de Ozai en la Isla Ember, pero Zuko le dijo que era el último lugar en el que el Señor del Fuego buscaría. Sokka y Suki, quienes estaban disfrazados como ciudadanos de la Nación del Fuego, regresaron de la ciudad con un volante sobre una obra de teatro sobre el Equipo Avatar llevada a cabo por los Actores de la Isla Ember.

Al llegar al teatro, Aang trató de sentarse al lado de Katara, pero Zuko se sentó junto a ella primero, lo que le obligó a sentarse al lado de su antiguo enemigo. La obra comenzó con Sokka y Katara en una canoa. La actriz de Katara dio un largo discurso acerca de la esperanza mientras que Sokka hacía chistes sobre lo hambriento que estaba, para gran disgusto de los reales Sokka y Katara. Se encontraron con un iceberg con una marioneta dentro de Aang, Katara utilizó su Agua Control para liberarlo. Una vez que el actor emergió, Aang se tambaleó hacia atrás en estado de shock al ver que una mujer estaba interpretando su papel, para gran diversión de Toph.

La siguiente escena de la obra mostró a los actores de Zuko y Iroh. El actor de Iroh era muy bajo y gordo mientras que el actor de Zuko tenía una máscara con su cicatriz, pero en el ojo equivocado. Iroh le dijo a Zuko que comiera un poco de pastel, pero el actor de Zuko dijo que no tenía tiempo porque tenía que recuperar su honor. Zuko pensaba que lo estaban retratando con un carácter rígido y sin sentido del humor, a lo que Katara contestó que pensaba que era una interpretación perfecta. La obra pasó a través de los meses de invierno del Equipo Avatar, cuando Aang encontró a Momo, Sokka vestido como un Guerrero Kyoshi con la actriz de Suki, el desafío del Rey Bumi para salvar a Katara y Sokka, los piratas que atacaban a la banda para recuperar su pergamino, el Espíritu Azul salvando a Aang de Zuko, Jet destruyendo una ciudad, Yue convirtiéndose en el Espíritu de la Luna y Aang salvando a la Tribu Agua del Norte de Zhao.

La banda salió afuera por el intermedio, y todos estaban disgustados por la forma en que habían sido retratados. Toph les dijo lo que estaban viendo en el escenario era la verdad. Cuando regresaron por el segundo acto, y empezaron con ellos tratando de encontrar un maestro para Aang, el actor de Toph apareció, y él era un hombre musculoso que en lugar de usar sus pies para ver, lanzaba una onda sónica gritando. Toph se mostró muy satisfecha por la forma en que estaba siendo retratada. La obre entonces continuó para mostrar a Zuko y Iroh yendo por caminos separados, ya que Iroh pensaba que el cabello de Zuko estaba demasiado. Luego mostraron la escena en la que arrinconaron a Azula, que escapó engañando a Zuko en darse la vuelta para buscar a su honor. A continuación, se vio una escena del ataque del taladro en Ba Sing Se, seguido por una escena de Jet, al parecer hipnotizado por el Rey Tierra, siendo aplastado por una roca.

La siguiente escena mostraba a Zuko y Katara en una cueva, con la actriz de Katara admitiendo su amor por el actor de Zuko, lo que hizo que sus homólogos reales se pusieran un poco incómodos. La actriz de Katara le dijo que el Avatar era como un hermano para ella, y que ella no pensaba de manera romántica en él y ambos se abrazaron. Aang se enfadó y enfureció al ver esto. La siguiente escena de la obra, Zuko se puso del lado de Azula y empujó a Iroh, cosa que ofendió profundamente al Zuko real, seguido por Azula derribando a Aang con rayos y afirmando que el Avatar había caído y posando con las actrices de Mai y Ty Lee. La multitud aplaudió y la pandilla miró con incredulidad.

Durante el siguiente intermedio, Katara se encontró con Aang fuera, quien estaba molesto por la obra y la forma en que podría estar en el Estado Avatar si Azula no hubiera bloqueado su último chakra.

Aang y Katara hablando.png

Katara y Aang hablando durante el intervalo.

Aang luego le preguntó a Katara si tenía sentimientos por él ya que él pensaba que estarían juntos después de la invasión. Katara le dijo que estaba confundida, y que ese no era el momento adecuado. Sin embargo, Aang se animó a besarla y ella se enojó y salió corriendo hacia el interior.

Aang volvió y Sokka resumió lo que Aang se había. La invasión comenzó con Katara diciéndole a Aang que lo amaba como a un hermano y se estrecharon las manos, cosa que hizo sentir avergonzado al Aang real por lo sucedido en el intervalo. Cuando el actor de Zuko se unió al grupo, el Sokka real se levantó para irse pensando que la obra había terminado, ya que había alcanzado hasta el presente, pero Suki le dijo que aún no había terminado.

El Señor del Fuego Ozai apareció en el escenario, convocando al cometa. Azula llegó y le dijo que Zuko y Aang se encontraban en el palacio tratando de detenerlo. Zuko y Azula lucharon, batalla en la que Zuko murió, sus últimas palabras fueron "HONOR", y la multitud aplaudió mientras el verdadero Zuko veía con horror. La actriz de Aang se dirigió hacia el Señor del Fuego, pero el cometa había llegado ya y era imparable. Ozai disparó una bola de fuego gigante hacia Aang, matándolo. Azula volvió y Ozai dio un discurso acerca de la forma en que el mundo era ahora suyo, cuando parte del público le dio una ovación de pie.

El grupo regresó a la casa de playa de Ozai hablando de cómo la obra era terrible, pero Sokka pensaba que los efectos habían sido decentes.

El Cometa de Sozin Editar

Entrenamiento y ansiedad Editar

Aang practicando.png

Aang practicando su rugido de fuego.

Tres días antes de la llegada del Cometa de Sozin, Aang practicaba su Fuego Control con Zuko. Él le dijo que debía ser más agresivo y feroz, pero se sintió frustrado con Aang cuando perdió la concentración y el enfoque. Aang se unió a Sokka y los otros en la celebración de una fiesta en la playa, jugando en el agua y haciendo una escultura de arena de Appa y se echó a reír histéricamente con la escultura de arena de Suki hecha por Sokka. Sin embargo, Zuko le atacó en el medio de la fiesta, y lo persiguió fuera de la playa, por el tejado de la casa, y dentro de la casa, disparando explosiones de fuego a él todo el tiempo. Por último, y ya cansado de su comportamiento, Aang expulsó a Zuko fuera de la casa con Aire Control. Él y los demás se reunieron alrededor de Zuko, exigiendo saber qué le estaba sucediendo, pero Zuko les preguntó cómo podían tener fiestas en la playa, cuando el Cometa de Sozin estaba sólo tres días de distancia. Aang reveló que planeaba derrotar al Señor del Fuego después de la llegada del cometa. Los otros le explicaron a un Zuko incrédulo que el objetivo de luchar contra el Señor del Fuego antes de la llegada del cometa era ganar la guerra, pero la Nación del Fuego ya había ganado la guerra cuando capturó Ba Sing Se. Sin embargo, Zuko reveló que Ozai planeaba usar el poder del cometa para destruir al Reino Tierra y construir un mundo nuevo de sus cenizas. El resto del grupo estaba horrorizado por este plan, y Zuko exhortó a Aang a derrotar al Señor del Fuego para salvar al mundo. Él Avatar comentó que luchar contra el Señor del Fuego sería la cosa más difícil que jamás hubiera hecho, pero que no querría hacerlo sin sus amigos. Después de la declaración, el Equipo Avatar se reunió con un abrazo grupal.

Más adelante, Zuko le enseñó a Aang una técnica de Fuego Control muy avanzada: la redirección de relámpagos. Zuko le advirtió a Aang que debía tener cuidado con la técnica y no hacer un movimiento en falso, o de lo contrario podría ser asesinado. También le dijo a Aang que debía dar el primer golpe, o de lo contrario sería derrotado en el momento. Más tarde, Sokka planeó una sesión de entrenamiento con un modelo para el Señor del Fuego con una sandía como cabeza, llamándolo el "Señor de la Sandía". Toph ocuparía el lugar de las fuerzas del Señor de la Sandía, mientras que los otros lo atacarían, y Aang debía darle el golpe final. Sin embargo, cuando la lucha simulada realmente sucedió, Aang fue incapaz de matar al Señor del Fuego falso. En cambio, Sokka cortó la sandía por la mitad, mientras que Aang se estremeció.

Durante la cena, Katara encontró una pintura de lo que en un principio creía que era una pintura de Zuko cuando era un bebé, hasta que Zuko les dijo que en realidad era un retrato de su padre. Cuando Zuko dijo que el dulce e inocente bebé Ozai creció para ser un monstruo, Aang les indicó a todos que todavía era un ser humano. Cuando Zuko le reprendió, Aang comenzó a discutir con el grupo, diciéndoles que no podía matar a Ozai, ya que iba en contra de todo lo que los monjes le habían enseñado. Los otros, en especial Zuko, le dijeron que tenía que matar a Ozai para el bien del mundo. Aang salió corriendo hacia el otro lado de la casa, y meditó en el balcón.

El león tortuga Editar

Esa noche, Aang se despertó en un estado de trance y se dirigió a la playa, se metió al agua y nadó hasta una isla misteriosa que había aparecido esa noche, con Momo volando detrás de él. Cuando se despertó a la mañana siguiente, descubrió que había salido de la Nación del Fuego, y estaba en una extraña isla en medio del mar con Momo. Brevemente se preguntó si él estaba en el Mundo de los Espíritus, pero descartó esa posibilidad ya que Momo podía verlo, y él todavía era capaz de usar sus poderes. Buscó en la isla y encontró una extraña formación hexagonal en el centro que no era capaz de manipular, lo que significaba que no era tierra. Decidió meditar y buscar la sabiduría de sus vidas pasadas. La primera vida pasada con la que se puso en contacto era Roku, que le dijo que no sabía dónde estaba, pero podía ofrecer asesoramiento sobre los otros problemas de Aang.

Cuando Aang le habló de su conflicto en quitarle la vida a Ozai, Roku le habló de cuando él era el Avatar. Había tratado de mostrar moderación en su tiempo, pero el Señor del Fuego Sozin tomó ventaja de eso. Roku dijo que si él hubiera sido más decisivo, podría haber detenido la guerra antes de que empezara, y le dijo a Aang que fuera decisivo. A continuación, Aang contactó con el Avatar Kyoshi, quien le habló de cuando ella luchó contra Chin el Conquistador, y cómo ella habría hecho lo que fuera para defender la justicia y a su pueblo. Le aconsejó a Aang que la justicia guiara su camino. Aang miró profundamente dentro de sí mismo, y se contactó con el Avatar Kuruk. Kuruk le dijo que cuando él era joven, por lo general no jugaba ningún papel en la conformación del mundo, ya que él vivió durante un tiempo de gran paz en general, y la gente resolvía sus propios problemas. Sin embargo, el Koh, el Ladrón de Rostros secuestró a la esposa de Kuruk. Kuruk se culpaba a sí mismo por no ser lo suficientemente atento, y le aconsejó a Aang que diera forma activa su destino. Por último, en busca de un Avatar que fuera más comprensivo con él, Aang entró en contacto con el Avatar de los Nómadas Aire anterior a él, Yangchen. Aang le explicó que los Monjes le habían enseñado a respetar toda vida, y alejarse del mundo para alcanzar la paz espiritual. Yangchen simpatizaba con él, pero le dijo que el Avatar debía sacrificar su bienestar espiritual por el bien del mundo. Después de sus encuentros con sus vidas pasadas, Aang llegó a la conclusión de que no tenía más remedio que matar al Señor del Fuego.

El león tortuga y Aang hablando.png

El León Tortuga hablando con Aang.

Cuando se despertó a la mañana siguiente, vio la orilla del Reino Tierra cada vez más cerca, y se dio cuenta que la isla se movía. Se zambulló en el agua, y descubrió la isla era en realidad una criatura, que resultó ser un león tortuga. Él le pidió consejo a la antigua criatura, buscando una manera de derrotar al Señor del Fuego sin matarlo. El león tortuga le dio un consejo espiritual y le habló de la era anterior al Avatar y las cuatro naciones, le explicó que antes, no se controlaban los elementos, sino la energía dentro de uno mismo, y también le explicó que la técnica de la que le hablaba, era muy peligrosa, pues para controlar la energía de otro, el propio espíritu de Aang debía ser incontrolable, porque de otra manera, su espíritu sería corrompido y destruido. Un poco más tarde, el león tortuga dejó Aang en la orilla, y le dijo que esperara a Ozai.

Batalla final Editar

Poco después de que el Cometa de Sozin llegara y entrara en la atmósfera, el cielo se volvió rojo. La flota de aeronaves de Ozai llegó a la costa del Reino Tierra, con la nave de Ozai a la cabeza. Ozai utilizó su Fuego Control mejorado por el cometa para comenzar a quemar el Reino Tierra. Sin embargo, Aang utilizó Tierra y Fuego Control para dañar los motores laterales de la la nave de Ozai. Inicialmente, el recientemente declarado Rey Fénix se sorprendió al encontrar al Avatar allí, pero pronto Ozai sobrevoló a donde estaba Aang con cohetes de fuego que salían de sus pies. Aang le dijo a Ozai que no siguiera adelante con su plan, diciendo que él tenía el poder para detenerlo. Ozai simplemente se burló de esta propuesta y atacó a Aang.

Aang golpenado la roca.png

Una roca golpeando la espalda de Aang.

Aang y Ozai comenzaron a luchar. Hábilmente, Aang utilizó los cuatro elementos en contra del mayor Fuego Control de Ozai, pero aún así se mantuvo a la defensiva, con Ozai persiguiéndolo a través de todas las columnas de roca del bosque. Ozai luego comenzó a usar ataques de relámpago que se acercaban más y más a Aang. Por último, Aang absorbió una de las descargas, pero debido a su creencia de que toda la vida era sagrada, no fue capaz de disparárselo a Ozai, y en su lugar lo redirigió hacia arriba en el cielo lejos de Ozai. Indignado, Ozai atacó a Aang, incluso con más fuerza, y finalmente consiguió la ventaja sobre él. Aang se refugió formando una esfera de roca a su alrededor. Pero Ozai la golpeó en repetidas ocasiones, a la vez que decía lo débiles que él y los Nómadas Aire eran. Con una poderosa ráfaga de fuego, Ozai rompió la esfera de tierra Aang, y Aang fue empujado contra una pared. Al golpear la roca, una piedra saliente hizo presión en la cicatriz de la espalda de Aang y abrió el séptimo chakra, lo que le permitió acceder al Estado Avatar.

Aang furioso.png

Aang en el Estado Avatar manipulando los cuatro elementos.

Aang entró en el Estado Avatar, alcanzando un nivel que nunca antes había usado o necesitado, y en un impresionante movimiento simultáneo, controló los cuatro elementos para luchar contra el Ozai, ganando terreno. Desde el cielo, el controló y comprimió una gran cantidad de agua y tierra, disparando proyectiles de rocas contra el Señor del Fuego, que causaron gran daño en el bosque, pero no dieron en el objetivo. También usó poderosas ráfagas de aire, que erosionaron un pilar en cuestión de segundos. Mientras escapaba volando, Aang detuvo la fuente de propulsión de Ozai y lo atrapó con agua, tirándolo violentamente contra una de las rocas. Allí, Aang lo atrapó con Tierra Control, y cuando estaba a punto de dar el golpe final, salió el Estado Avatar, diciendo que no quería terminar así. Las ataduras de las manos y pies de Ozai se deshicieron, y trató de tomar ventaja de la situación del Avatar, quien estaba de espaldas a él. Sin embargo, Aang sintió sus movimientos con su Sentido sísmico, y lo inmovilizó con Tierra Control. El tirano intentó atacarlo con su aliento de fuego, pero Aang estaba preparado y usó Aire Control para alejar las llamas hasta poder tocar el pecho y la frente de Ozai, quien quedó inmóvil. Él comentó a utilizar el antiguo arte que el león tortuga le había enseñado en Ozai, y ambos empezaron a brillar. Cuando Aang casi fue consumido por la energía de Ozai, su espíritu incontrolable le permitió tomar el control, despojando a Ozai de su Fuego Control para siempre. El impotente tirano le preguntó a Aang qué le había hecho, y Aang le respondió, recalcando que a nunca podría hacerle daño a otra persona nuevamente. A continuación, utilizó el Estado Avatar para extinguir el incendio provocado por las aeronaves.

A los pocos minutos, Sokka, Suki y Toph llegaron hasta donde estaba Aang, y Suki le preguntó si había acabado con Ozai, pero cuando él le explicó que simplemente le había quitado su Fuego Control, los demás le preguntaron donde había aprendido esa técnica, y él les reveló que lo había aprendido de un antiguo león tortuga.

Después de la Guerra de los Cien Años Editar

Abrazo de Aang y Zuko.png

Abrazo de Aang y Zuko.

Al día siguiente, Aang asistió a la coronación de Zuko, vestido con ropa nueva muy similar a la del Monje Gyatso. Habló brevemente con el futuro el Señor del Fuego, y los dos se maravillaron de lo mucho que las cosas habían cambiado en el transcurso de su viaje. Los dos se abrazaron, y prometieron seguir siendo amigos y reconstruir el mundo juntos. Cuando Zuko fue coronado, prometió redimir el honor de la Nación del Fuego, y trabajar con el Avatar para restaurar el equilibrio del mundo.

Algún tiempo después, el Equipo Avatar viajó al palacio del Rey Tierra y se reunió con Kuei. El grupo optó por la formación del Movimiento de Restauración de la Armonía, nombrado así por Sokka, para erradicar las colonias de la Nación del Fuego del Reino Tierra.

Beso de Aang y Katara.png

Aang y Katara iniciando su relación.

Esa noche, el grupo se presentó en el Dragón del Jazmín, donde decidieron descansar. Sokka estaba pintando un cuadro para recordar los buenos momentos que pasaron juntos, pero fue criticado por todos. En su imagen, Suki hacía Fuego Control, Iroh era muy redondo y Zuko se quejó de que su pelo no era tan punteagudo, y Toph dijo que, para ella, todo el mundo se veía perfecto, lo que provocó que el grupo riera. Aang se mostró sonriente, y luego se fue afuera, pronto seguido de Katara. Los dos sonrieron el uno al otro, y luego se inclinaron, dándose finalmente abrazo. Katara entonces promovió un beso apasionado.

Después de besar a Katara y afirmando su relación, Sokka llegó para llevar a Appa en un paseo, interrumpiendo la reunión con sorpresa. Aang llevó a todo el Equipo Avatar en un viaje rápido a través del horizonte de Ba Sing Se, emocionando a todos a bordo, excepto a Zuko. Tratando de animarlo, Aang sonrió e hizo una mueca, pero Zuko respondió pidiéndole a Aang que le hiciera una promesa, si Zuko se apartaba de la idea del equilibrio, Aang debía acabar con él. A pesar de su negativa inicial, Aang aceptó

Vea también Editar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar