FANDOM


Más sobre Aang
Artículo principal Aang
Historia
Libro Uno: Agua (12 AG - 100 DG)

Libro Dos: Tierra (Primavera del 100 DG)
Libro Tres: Fuego (Verano del 100 DG)

Relaciones
Relaciones de Aang
Otros medios

Aang en el episodio piloto

Después de concluido el asedio de la Nación del Fuego dirigido por el Almirante Zhao y salvar a la Tribu Agua del Norte, el Avatar Aang se dirigió al Reino Tierra para aprender Tierra Control.

Induciendo el Estado Avatar Editar

Mientras viajaban al Reino Tierra en un barco de la Tribu Agua, Aang soñó que estaba en el Estado Avatar, pero estaba fuera de su cuerpo, siendo testigo de sus acciones. Esto lo asustó y se despertó con un sobresalto. Aang, Katara y Sokka se separaron de los ciudadanos de la Tribu Agua que los acompañaban y partieron hacia Omashu donde Aang aprendería Tierra Control del Rey Bumi.

Aang y su equipo viajaron a una base militar desde donde serían escoltados a la metrópoli, donde conocieron a Fong, un general del Reino Tierra que creía Aang estaba perdiendo tiempo al dominar los elementos. Él ideó un plan para provocar el Estado Avatar, cuyo poder le permitiría a Aang derrotar al Señor del Fuego. Sintiéndose culpable por las víctimas de la Guerra de los Cien Años, Aang estuvo de acuerdo. En primer lugar, trataron con un té estimulante que indujo un estado de hiperactividad en Aang, pero no el Estado Avatar. A continuación, Sokka trató de asustarlo desatar el Estado Avatar, haciendo parecer como si la cabeza de Momo estuviera donde debería estar la suya. Por último, trataron inducirlo al hacer una mezcla que comprendía los cuatro elementos, que fue lanzada posteriormente a Aang. Sin embargo, la mezcla terminó en simple barro que sólo causó que Aang a estornudara y lanzara la mezcla a todo el mundo.

Espíritu de Aang

Aang deja su cuerpo.

Aang se dio cuenta de que no debía tratar de desencadenar su Estado Avatar. Esperando que Fong entendería, Aang lo quiso hablar con él, pero Fong tontamente intentó disparar el Estado Avatar, ordenando a sus tropas que atacara al Avatar. Cuando eso fracasó, Fong utilizó su Tierra Control para enterrar a Katara. Esto enfureció a Aang, que cayó bajo la furia del Estado Avatar. Aunque en un principio estuvo muy contento por su éxito, Fong rápidamente se dio cuenta del error de su plan, y trató de explicar que había fingido la muerte de Katara con el fin de inducir al Estado Avatar. Sin embargo, Aang usó una poderosa ola de Tierra Control para derrotar a Fong y sus tropas. Él fue sometido sólo cuando el Avatar Roku se comunicó durante con él durante la batalla, llevándolo al Mundo de los Espíritus. Roku le explicó que el Estado Avatar le otorgaba al Avatar las habilidades y conocimientos de todas sus vidas pasadas. Mientras estuviera en el Estado Avatar, Aang era muy poderoso, pero también era cuando estaba más vulnerable. Si el Avatar moría en este estado, Roku le advirtió, que el Ciclo del Avatar moriría con él y el Avatar dejaría de existir. Con la explicación de Roku completa, Aang volvió a su cuerpo.

Después de haber recuperado sus sentidos, Aang vio el daño que había causado y se sintió avergonzado. El General Fong, en cambio, se alegró de que Aang hubiera accedido al Estado Avatar, y sugirió que comenzaran la búsqueda de una forma de controlar el Estado Avatar. Sokka golpeó a Fong antes de que pudiera continuar con su idea, y el grupo se fue a Omashu sin escolta.

La Cueva de los Dos Enamorados Editar

Mientras que los amigos se estaban relajando cerca de una cascada, un grupo de nómadas del Reino Tierra apareció, mostrando las características gente despreocupada y amante de la naturaleza. Al oír los planes del equipo para viajar a Omashu, los nómadas hablaron de un acceso directo a través de un túnel que pasaba bajo una montaña. Aunque Sokka no se fiaba de estos nuevos personajes, los niños más tarde siguieron los nómadas a los túneles después de un intento fallido de volar sobre las montañas.

Justo antes de entrar, el líder de los nómadas mencionó que los túneles formaban un laberinto protegido por una maldición. Sólo aquellos que depositaban su confianza en el amor podrían encontrar el camino a través de los túneles, y los que no, se perderían para siempre. Aang decidió confiar en el amor que tenía por Katara, y se adentraron en el laberinto. Poco después de entrar, unos soldados que les seguían el paso les cerró el camino. Cuando un derrumbe ocurrió de repente, la acción rápida de Aang salvó a todos de ser aplastado por las rocas que caían, sin embargo, la catástrofe resultante separó al grupo. Aang, Katara y Appa estaban en un grupo, mientras Sokka y Momo, con gran disgusto de Sokka, se vieron obligados a viajar con los nómadas musicales, quienes le aseguraron que no debía "dejar que las rocas que caían a su vez convirtieran su sonrisa en una mueca."

Katara y Aang preparan su beso

Aang y Katara a punto de besarse.

Después de viajar durante un extenso período de tiempo, Aang y Katara se encontraron con una gran tumba diseñada para los dos amantes de los que se hablaba en la historia. Al leer la escritura en las paredes, descubrieron la verdadera historia de los dos amantes. La última línea en el guión decía: "El amor brilla más fuerte en la oscuridad." Inspirada por esto, Katara sugirió una posible manera de navegar por el laberinto, siguiendo el ejemplo de los amantes, y besarse. A pesar de que Aang, debido a su afecto no expresado pero creciente por Katara, encontró esta idea muy interesante, intentó tranquilizar a Katara, quien estaba avergonzada por lo que Aang había dicho de no poder imaginar besarla. Cuando fue confronado por la respuesta, le aseguró que lo que quería decir era, al elegir entre una muerte segura y besarla, definitivamente elegiría a besarla, insistiendo en que "¡[era] un cumplido!". Esto hizo que se descartara la idea por un tiempo, pero después, cuando la antorcha se estaba por acabar, la desesperación los llevó a atreverse a lo desconocido. En la oscuridad resultante, Aang y Katara descubrieron que había cristales brillantes incrustados en los techos de los túneles que conducían a la salida. Ellos dos y Appa lograron encontrar el camino para salir de la cueva. Poco después, todo el equipo se reunió. Como conclusión de este, Aang, Sokka y Katara finalmente llegaron a Omashu sólo para descubrir que había sido conquistada por la Nación del Fuego.

Volver a Omashu Editar

A pesar de los peligros de ser capturado, Aang decidió entrar en la ciudad y buscar a Bumi. Aunque Katara creía que era hora de que Aang encontrara un Maestro de la Tierra Control diferente, Aang le explicó que Bumi no era sólo un profesor de Tierra Control, sino un amigo. Aang, Sokka y Katara se infiltraron en la ciudad usando una alcantarilla. Al salir, Sokka encontró que varias criaturas llamadas pentapuses púrpura estaban pegadas a su cara, que resultaron ser inofensivas, y Aang se las retiró, dejando unas marcas temporales en su cara. Momentos más tarde, se encontraron con tres soldados de la Nación del Fuego que les preguntaron por qué estaban fuera pasado el toque de queda. Aang rápidamente cubrió su flecha con un trozo de tela y Katara les dijo que estaban camino a casa. Los soldados decidieron dejarlos ir hasta que se dieron cuenta de las marcas dejadas por los pentapuses en Sokka, levantando sospechas. Katara rápidamente fabricó una explicación, alegando que él tenga "pentaricela", una enfermedad muy contagiosa. Los soldados huyeron con miedo, y por lo tanto, el equipo evitó ser capturado.

En Omashu, un funcionario de la Nación del Fuego, su esposa, su hijo bebé, y su hija, Mai; vieron a Aang y sus amigos, creyendo que habían sido la causa de un intento de ataque de la Resistencia de Omashu. Mai fue tras el trío, disparando una andanada de cuchillos. El equipo, sin embargo, evitó los ataques, después de acabar en una base subterránea, donde el ejército de Omashu estaba oculto. El trío se interesó por la conquista de la Nación del Fuego de la ciudad, a lo que un capitán del Reino Tierra reveló que el Rey Bumi se había rendido sin luchar ante la Nación del Fuego, para el disgusto del ejército. Aang declaró que el mejor curso de acción era que los ciudadanos de Omashu dejaran la ciudad, e ideó un plan en la que a todos los ciudadanos contrajeran la enfermedad falsa, "pentaricela". Esta estrategia tuvo éxito, ya que el gobernador de la Nación del Fuego ordenó que todos los ciudadanos fueran evacuados. Sin embargo, sin el conocimiento del gobernador, su pequeño hijo accidentalmente dejó la ciudad con los ciudadanos. Aang se quedó detrás en la evacuación, eligiendo tratar de encontrar a Bumi en su lugar, pero su búsqueda no encontró nada.

Mientras se encontraba con seguridad fuera de las murallas de la ciudad, el equipo recibió una nota de rescate, que proponía un intercambio del hijo del gobernador por el Rey Bumi. El intercambio se iba a hacer con Mai, pero fue cancelado cuando su amiga, la Princesa Azula, intervino y declaró que se trataba de un mal trato. Cuando empezaron a levantar a Bumi, Aang cortó las cadenas de la caja de metal de Bumi y empezaron a caer por una de las resbaladillas de la ciudad. Seguidos tras ellos, iba Azula en un vagón, quien los atacaba con fiereza. Aunque Aang disfrutaba del viaje, considerándolo como un recuerdo de los viejos tiempos con su amigo, Bumi quería otra cosa, y para llamar la atención de Aang, detuvo el vagón de Azula al hacer aparecer una piedra en el camino de la princesa.

Bumi habla con Aang

Bumi le explica a Aang que no puede ser su instructor.

Cuando llegaron al final de la línea, Bumi le explicó a Aang que quería quedarse como prisionero. El Avatar luego le preguntó a su viejo amigo de por qué había entregado la ciudad y a sí mismo. Bumi le contó a Aang sobre valor de jing o estrategia de batalla, centrándose principalmente en jing neutral en el que uno no hace nada. Reveló que él deliberadamente permitió que la ciudad fuera capturada por el principio de neutralidad del jing, donde uno debe permanecer en su lugar y esperar el momento oportuno para atacar, este principio es la clave de Tierra Control. Al darse cuenta del valor del juicio de Bumi, Aang se fue a la ciudad en Appa, mientras que Bumi subió por su cuenta por el sistema de correo.

Visiones en el pantano Editar

El equipo volaba sobre Appa por encima de un pantano gigante, con Aang mirándolo en una especie de trance hipnótico y bajando lentamente, cuando Sokka le preguntó las razones de Aang para hacerlo. El Avatar salió de su trance y afirmó que sentía como si el pantano lo estuviera llamando, a lo que Sokka trató de convencer a Aang de ignorar este sentimiento intuitivo y seguir volando, pero Aang estaba muy intrigado por lo que el Rey Bumi le había hablado de escuchar a tierra. Sin embargo, decidió irse después que los otros declararan sus sospechas sobre el pantano. Pero antes de que pudieran alejarse, un repentino tornado apareció, atrapando al equipo y haciéndolos caer con fuerza en el pantano.

Aang, Katara y Sokka se separaron de Appa y Momo como resultado del aterrizaje turbulento. El trío intentó encontrar a sus compañeros animales con Sokka cortando todo a la vista con su machete. Aang le advirtió a Sokka contra una acción tan perjudicial; Katara estaba de acuerdo con Aang, que decía sentir algunas cualidades sobrenaturales en el pantano. A pesar de las súplicas de sus amigos, Sokka desestimó sus preocupaciones y persistió en cortar cuanto obstáculo se le atravesara. Ellos acampaban esa noche, con el pantano inquietándolos, cuando una mosca brillante demostró que estaban siendo observados. Mientras dormían, varias lianas misteriosas se deslizaron de las profundidades del pantano y agarraron a los tres miembros del equipo. Aunque cada uno logró escapar de las lianas con sus estilos de lucha, fueron separados el uno del otro.

Mientras buscaba a Katara y Sokka, Aang vio a una chica extraña con un jabalí volador mascota riendo en la distancia. Él persiguió a la chica, pero ella desapareció varias veces de la vista. La visión desapareció por completo cuando el Avatar y sus amigos se reunieron de forma inesperada entre sí en el centro del pantano, en un árbol gigante. Aang creía que el pantano los había estado llamando allí. En ese momento, un monstruo gigantesco formado de las lianas de la ciénaga salió del agua y se produjo una pelea.

Aang utilizando la conexión del Gran Arbol

Aang localizando a Appa y Momo.

Aang y Katara finalmente derrotaron al monstruo del pantano que era realmente un Maestro Agua, llamado Huu, que controlaba el agua dentro de las lianas. Al enterarse de que Aang era el Avatar, comenzó a ofrecer sus conocimientos de la ciénaga, afirmando que era realmente un gran árbol, extendiendo sus raíces por millas. También dijo que todo el mundo era un organismo como el pantano. Si uno escuchaba con atención, explicó, se podía oír a todos los seres vivos respirando juntos, porque todo está conectado. Cuando Aang le preguntó acerca de las visiones que habían recibido, explicó que, en el pantano, la gente tenía visiones de personas que habían perdido, a pesar de que realmente no se habían ido. La visión de Aang lo continuaba dejando perplejo, porque estaba seguro de que nunca había conocido a la chica, pero se dio cuenta, que se reuniría con ella en el futuro. Aang descubrió que si escuchaba a la tierra, podía determinar la ubicación de Appa y Momo. Canalizó su chi, y una línea brillante de la energía lo guió a Appa y Momo. Aang y Katara más tarde enfrentaron a unos nativos para liberar a Appa y Momo, y los nativos resultaron ser Maestros Agua también, quienes los invitaron a comer esa noche.

Día del Avatar Editar

El equipo se aventuró a un pueblo del Reino Tierra donde escucharon de una fiesta conocida como el "Día del Avatar". Ellos vieron un desfile con figuras gigantes de Kyoshi, Roku y Aang que avanzaban al centro de la ciudad. Inicialmente, el trío creyó que el festival honraba al Avatar, sólo para presenciar como un hombre arrojaba una antorcha los tres carrozas con la ruidosa aprobación de la aldea, que corearon: "¡Abajo el Avatar!"

Aang se reveló como el Avatar para defender su posición y por lo tanto fue detenido. Mientras estaba en su celda de la cárcel, el alcalde del pueblo le explicó que el "Día del Avatar" conmemoraba el día en el cual el Avatar Kyoshi mató al líder de la aldea, Chin el Grande. Para probar la inocencia de Aang, Sokka y Katara buscaron por el pueblo y más tarde regresaron a la Isla Kyoshi para encontrar pruebas que implicaran que Aang era inocente. La evidencia que encontraron, sin embargo, resultó inútil durante el juicio, porque el sistema consistía en que ambas partes relataran lo que creían que había sucedido en conflicto. Además, el veredicto se basaba únicamente en lo que opinara el jurado, quien era el alcalde de la ciudad, y también el fiscal. Bajo estas condiciones, resultaría imposible que Aang pudiera recibir un juicio justo. Mientras Aang había estado encarcelado, se hizo amigo de los otros presos. Uno de ellos le aconsejó que le dijera a Katara de sus sentimientos.

Aang vestido como Kyoshi

Aang vestido con la ropa del Avatar Kyoshi.

Durante el juicio, después de escuchar la historia del alcalde del pueblo y la versión vaga de Aang, él fue encontrado culpable. Negándose a rendirse, Sokka y Katara vistieron a Aang con el viejo uniforme de Kyoshi, creyendo que al usar sus prendas, provocaría algo.

Sorprendentemente, Kyoshi se manifestó a través del cuerpo de Aang y anunció al pueblo que efectivamente había matado a Chin el Conquistador, como ella lo llamaba. Insistió, sin embargo, que lo hizo con las mejores intenciones ya que Chin era un dictador cruel y amenazó con conquistar su patria. Una vez que el espíritu de Kyoshi desapareció y Tong se recuperó de su sorpresa, él condenó a Aang por el asesinato de Chin y ordenó que se girara la Rueda del Castigo con el fin de determinar la condena. Para gran emoción de los habitantes del pueblo, se detuvo en "hervido en aceite". Sin embargo, antes que la sentencia pudiera llevarse a cabo, una caballería de la Nación del Fuego, los Rinocerontes Rudos, llegó a reclamar el pueblo en el nombre del Señor del Fuego. Temiendo por su seguridad, el alcalde cambió rápidamente el castigo por servicio comunitario, y le rogó a Aang que derrotara a los guerreros y salvara a la aldea. Aang aceptó su castigo y, con la ayuda de Katara y Sokka, derrotó rápidamente a los guerreros en batalla y los echó de la aldea. Para expresar su gratitud hacia el Avatar por salvar el pueblo, el alcalde decidió que el "Día del Avatar" ya no sería un día de odio, sino que sería un día para conmemorar y honrar a los Avatares por la protección que le dieron al pueblo en tiempos de necesidad. Dado que Aang no fue hervido en aceite, la celebración tenía unos bocadillos de masa cruda sin freír con forma del Avatar.

Búsqueda de un profesor de Tierra Control Editar

Aang disparado

Aang derrotado debido a la poca enseñanza recibida.

El trío se dirigió a la ciudad de Gaoling para continuar su búsqueda de un instructor de Tierra Control. Durante la búsqueda, Aang recibió una lección de Tierra Control gratis de un hombre conocido como el Maestro Yu, pero se encontró con que Yu se preocupaba más por obtener ganancia que por las enseñanzas que pudiera trasmitirle a sus alumnos. Después, escuchó a un par de estudiantes discutiendo sobre el Estruendo Tierra VI, un torneo Lei Tai con varios Maestros Tierra poderosos. Los chicos no estaban muy inclinados a decirle a Aang de la ubicación del torneo, hasta que Katara usó en secreto su "encanto femenino", para que les dijera la ubicación.

En el torneo, fueron testigos de como un poderoso Maestro Tierra llamado La Piedra derrotaba a cada rival con que se enfrentaba. Sokka estaba completamente cautivado con el espectáculo, pero Aang no estaba muy impresionado y dijo que La Piedra "simplemente escuchaba a sus grandes músculos" en lugar de escuchar a la tierra. Después de vencer a todos los demás contendientes, La Piedra enfrentó al actual campeón, la Bandida Ciega, una niña ciega de doce años de edad. Aang notó las técnicas de la Bandida, especialmente cómo esperaba y escuchaba con atención los movimientos de su oponente, y se dio cuenta que era la maestra del jing neutral que Bumi le había animando encontrar. También se dio cuenta de que ella era la chica a la que había visto en el pantano.

Después de que la Bandida derrotara fácilmente a La Piedra, el anfitrión del torneo, Xin Fu, ofreció una gran suma de oro a cualquiera que pudiera derrotar a la Bandida Ciega en una pelea. Viendo una oportunidad para hablar con la luchadora, Aang la desafió. Sin embargo, la joven estaba lista para una pelea y se negó a participar en la conversación, y en su lugar le lanzó una piedra a Aang. Por desgracia, ella no estaba preparada para enfrentarse a un Maestro Aire y fue derrotada cuando Aang la lanzó fuera del ring. La bandida tomó mal su pérdida y se enfureció, negándose a escuchar a Aang cuando él la siguió.

Aang y los demás regresaron a la escuela del Maestro Yu para tratar de averiguar dónde vivía la Bandida Ciega. Se acercaron a los estudiantes que Katara había enfrentado antes, ambos de los cuales se vieron bastante intimidados por ella. Ellos no obtuvieron mucha información, sin embargo, Aang recordó el jabalí volador en el que había visto a la chica en su visión. Los chicos dijeron que el jabalí volar era el símbolo de la familia Beifong, la familia más rica del pueblo.

Aang y compañía viajaron y se infiltraron a la casa de la familia, donde fueron abordados por la Bandida, ahora con el mismo vestido que Aang la había visto usar en el pantano. La niña, llamada Toph, se negó a ayudar al Equipo Avatar, y llamó a los guardias de la casa para obligarlos a retirarse.

Esa tarde, Aang usó su estatus como el Avatar de obtener una audiencia formal con toda la familia Beifong. Trató de obtener el apoyo del padre de Toph sobre la ayuda que Toph podría otorgarle, pero Toph usó Tierra Control para detener a Aang. Sus padres y maestros ignoraban totalmente su verdadera habilidad, y ella quería que siguiera siendo así. Después de numerosas interrupciones, Aang tomó represalias al estornudar, con lo que la cena llegó a un final prematuro y en las caras de todos.

Toph y Aang

Toph hablando con Aang.

Después de la cena, Toph declaró una tregua con Aang y le contó su historia. Sus padres la veían como una niña débil y frágil debido a su ceguera, y restringían severamente su libertad. Desde muy temprana edad, comenzó a salir a escondidas de la casa y aprendió Tierra Control por su cuenta, y en secreto empezó a competir en torneos y superar a su "maestro" en habilidad. La pareja fue repentinamente emboscada y capturada por Xin Fu y su séquito de Maestros Tierra, quienes creían que ambos habían ideado un plan para quedarse con todas las monedas que Xin Fu había ofrecido. Ellos fueron suspendidos en sobre la arena del Estruendo Tierra VI, y cuando su padre pagó el rescate, Toph fue dejada en libertad y, mientras derrotaba a los Maestros Tierra de Xin Fu, Aang fue liberado, aunque no fue necesaria su intervención en batalla, una que fue observada por el padre de Toph.

Toph más tarde se enfrentó a sus padres, expresando su deseo de acompañar Equipo Avatar en sus viajes. Su padre rechazó la petición y le ordenó a Aang y los otros que salieran de la finca. Mientras que el equipo se preparaba para partir, Toph corrió hacia ellos, diciendo que su padre le había concedido finalmente el permiso para viajar con ellos. Antes de partir, lanzó a Aang en un árbol con Tierra Control y, declarándose a mano, exigió tener su cinturón de campeón de regreso.

Confrontación Editar

En un bosque Reino Tierra, el Equipo Avatar fue perseguido por un tren tanque operado por Azula, Mai y Ty Lee. Su equipo les permitió cubrir grandes distancias a altas velocidades, además, fueron capaces de rastrear el paradero del equipo siguiendo un rastro de pelo de Appa dejado por el bisonte porque estaba cambiando de pelaje. Aang y sus amigos se vieron obligados varias veces a escapar, privándolos del descanso y acabando con su energía y paciencia. Para empeorar las cosas, Katara y Toph se enredaron en un amargo conflicto con Toph finalmente abandonar el grupo después de una pelea particularmente mordaz en la que Aang le espetó que ella no hacía nada por el grupo.

Aang intentó engañar a Azula dejando un rastro falso de pelaje de Appa para que ella lo siguiera, mientras Katara y Sokka se retiraron a un lugar seguro. Azula, sin embargo, descubrió el plan; envió Mai y Ty Lee en la dirección que ella creía que el grupo había ido, y siguió el camino fabricado por Aang ella misma.

Duelo a tres bandos

Batalla entre Aang, Azula y Zuko.

Aang terminó en un pueblo abandonado donde más tarde fue encontrado y enfrentado por Azula. Zuko llegó a la escena poco después y los tres asumieron posiciones de combate, preparados para el duelo. Azula hizo el primer disparo, golpeando duro a Zuko y tirándolo hacia atrás. Los tres intercambiaron golpes hasta que el duelo fue intervenido por Katara, Sokka, Iroh y Toph. Azula fue finalmente acorralada por los otros seis combatientes. Ella se rindió y Iroh bajó la guardia por un momento, volviéndose a ver a sus compañeros. Azula se aprovechó de esto y lanzó una ráfaga de fuego contra él, golpeándolo en el pecho. Zuko dejó escapar un grito de horror, y los cuatro Maestros desataron su poder en contra de ella; Azula, sin embargo, fue capaz de escapar de la escena ilesa. Aang, Katara, Sokka y Toph se reunieron alrededor de Iroh, pero Zuko les gritó para que se fueran, respaldando sus palabras con un amplio arco de fuego. Respetando su necesidad de privacidad, Aang y los demás huyeron.

Formación en Tierra Control Editar

Aang carga una roca

Aang entrenando con Toph.

Aang se despertó, emocionado de finalmente comenzar su entrenamiento en Tierra Control con Toph. Toph inició su instrucción con el simple acto de mover una roca. Ella le explicó a Aang que requería de una postura firme, y demostró la técnica al mover una piedra. Aang trató de emular el movimiento, pero terminó golpeando la roca con Aire Control y impulsándose hacia atrás.

Aang cuestionó su incapacidad para mover la roca aunque estaba en la posición correcta. Trató de encontrar una solución alternativa, pero Toph le explicó que este tipo de pensamiento creativo era el problema, ya que la Tierra Control requería de un enfoque directo. Ella procedió a capacitar a Aang usando varias actividades relacionadas con la tierra, que resultó en el Avatar mejorando gradualmente.

Toph decidió enseñarle a Aang cómo detener una roca que se aproximaba. Le vendó los ojos, instándole así a sentir las vibraciones en la tierra como ella lo hacía, y lanzó una piedra de una colina empinada hacia él. Ante el temor de una lesión, Aang saltó de la trayectoria de la roca en el último segundo, acción que enfureció a Toph, que lo reprendió por demostrar cobardía.

Katara trató de consolar a Aang, ofreciendo a practicar Agua Control con ella. Los dos practicaron en un pantano cercano, donde Katara animó a Aang a enfrentar el problema en lugar de evitarlo. Explicó que Aang estaba trabajando con su elemento opuesto, la tierra, y por lo tanto, podría esperar dificultades. Luego, mientras Aang reflexionaba, lo sorprendió al tirar una caña hacia él, la cual fue capaz de cortar por la mitad con Agua Control. Katara felicitó a Aang por tener reflejos de un Maestro del Agua Control, y Aang se refirió a ella como "sifu", que significa "maestro".

Toph se burló de Aang por su sumisión al tomar su planeador, y usarlo como cascanueces. Cuando Aang le dijo que sería bueno que lo tratara con cuidado, ella se alejó golpeando la vara contra varias rocas. Cuando Aang intentó meditar nuevamente, Katara se acercó a él, quien expresó su deseo de que lo dejaran solo. Sin embargo, ella le comunicó que le preocupaba que Sokka no hubiera regresado al campamento, y el Avatar acordó ayudar a buscarlo. Aang finalmente encontró a Sokka metido en un agujero en el que se atascó durante su cacería. Sokka le pidió a Aang que utilizara Tierra Control con el fin de liberarlo a lo que Aang vergonzosamente admitió su fracaso.

Aang hace Tierra Control

Aang haciendo Tierra Control con éxito.

La criatura que Sokka había estado cazando antes de quedar atrapado regresó, y Aang la identificó como un cachorro de un león alce dientes de sable. La madre del cachorro de repente llegó, furiosa de que estaban en posesión de su hijo, y empezó a atacar a Aang y Sokka. Aang inicialmente trató de evitar a la bestia, pero finalmente se enfrentó a la madre de frente y ella se marchó. Toph, que había estado observando en silencio el conflicto, hizo que su presencia fuera conocida y felicitó a Aang por su demostración de la firmeza. Aang exigió que Toph le devolviera su planeador en el momento, y Toph determinó que poseía las cualidades de un Maestro Tierra, por lo que era hora de hacer Tierra Control. Aang lo intentó y, para su deleite, fue capaz de hacer Tierra Control con éxito.

Biblioteca de Wan Shi Tong Editar

Cada uno de los miembros del grupo de Aang decidieron tomar unas "mini-vacaciones", como una manera de relajarse después de todo el trabajo que habían hecho, Sokka, en cambio, pensaba que el grupo debía trabajar en conseguir "inteligencia" de la Nación del Fuego, más específicamente un mapa para cuando Aang debiera perseguir al Señor del Fuego. El primer turno al decidir un lugar de vacaciones tuvo como destino un oasis que Aang solía visitar cien años antes, el cual había cambiado con el paso del tiempo. Ellos decidieron entrar a una cantina, donde después de pedir un batido de mango, Aang tropezó con una persona, quien miró asombrado al ver a un Maestro Aire. El conoció formalmente al Profesor Zei, quien les dijo que estaba buscando una biblioteca legendaria que se suponía estaba en el medio del desierto de Si Wong. Se decía que la biblioteca había sido creada por el espíritu del conocimiento y de sus siervos zorro, tenía más volúmenes valiosos que cualquier otro lugar en el mundo. Sokka, creyendo que podía ser capaz de obtener información sobre la Nación del Fuego allí, dedicó su "vacaciones" para encontrar el lugar.

Volando en Appa, el grupo pronto encontró la biblioteca, que estaba enterrada en la arena, a excepción de su única torre más alta. Aang, Katara, Sokka, Momo, y Profesor el profesor Zei utilizaron una ventana para entrar en la biblioteca, mientra que Appa se quedó fuera, al igual que Toph, que no podía leer ya que ella era ciega. Toph también mencionó que, debido a la arena del desierto, no podía sentir las vibraciones en el suelo correctamente, por lo que su sentido sísmico se vio afectado.


Cuando el grupo entró en la biblioteca, se encontraron con el espíritu del conocimiento, Wan Shi Tong, quien construyó la biblioteca, tomando la forma de un gran búho. En un principio, el espíritu no se fiaba de ellos, y al parecer, no le gustaba el hecho de que los seres humanos sólo usaran el conocimiento para obtener una ventaja sobre los otros seres humanos. Él trajo a colación el último ser humano que había descubierto su biblioteca, solo entró para obtener información para ayudarle a derrotar a sus enemigos, y creía que el grupo sólo quería conseguir lo mismo, lo cual era cierto, pero ellos lo convencieron de lo contrario. A cambio de revisar su colección, los visitantes debían darle a la biblioteca más conocimiento, y Aang le otorgó su cartel de "buscado" que la Nación del Fuego repartía.

Sokka encontró un papel quemado que leía: "el día más oscuro en la historia de la Nación del Fuego", pero solo tenía una fecha y ninguna otra información. Cuando llegaron a la zona que contenía información sobre la Nación del Fuego, descubrieron que había sido completamente quemada, por lo que el grupo no podría obtener la información que necesitaban. Sin embargo, un zorro, uno de los ayudantes animales de Wan Shi Tong, encontró al grupo, y los llevó a una sala dedicada a la astronomía. Allí, una flecha indicaba una fecha sobre una rueda de piedra, que luego mostró el cielo en esa fecha en particular, cuando Sokka ingresó la fecha de "el día más oscuro", mostró un eclipse solar. El grupo se dio cuenta de que los eclipses solares debía debilitar o quitar el Fuego Control, de la misma manera que los eclipses lunares afectaban el Agua Control, y se dieron cuenta de que podrían utilizar esta información para planificar un ataque contra las fuerzas de la Nación del Fuego.

Pronto, sin embargo, Wan Shi Tong descubrió sus planes, y decretó que ya no permitiría que los seres humanos hicieran mal uso de su información, atacó al grupo, mientras que la biblioteca comenzó a hundirse. En el exterior, Toph comenzó a detener la torre que se hundía utilizando su Tierra Control para que los demás pudieran escapar. Sin embargo, al mismo tiempo, un grupo de Areneros empezaron a atar a Appa, mientras que a Toph le resultó imposible mantener la torre y al mismo tiempo luchar contra ellos. Ellos se llevaron Appa y escaparon.

Cuarto de astronomía

Aang y Sokka en el cuarto de astronomía.

Dentro de la biblioteca, Aang y Sokka rápidamente trataron de utilizar la sala de astronomía para encontrar la próxima fecha de un eclipse solar, y resultó que el siguiente sería en unos pocos meses. Planeaban dar esta información a los ejércitos del Reino Tierra de Ba Sing Se para ayudar en la guerra. Posteriormente, el grupo se escapó rápidamente, a excepción del Profesor Zei, quien dijo que prefería pasar la eternidad en la biblioteca antes de verla desaparecer para siempre. Los otros no tuvieron más remedio que marcharse. Se escaparon antes de que la biblioteca se desvaneciera en la arena. Toph le dijo a Aang que Appa había sido robado por Areneros, y Aang se vio completamente destrozado.

En el desierto de Si Wong Editar

Enfurecido, Aang culpó a Toph por el secuestro de Appa. Al ver cómo todo el mundo estaba más centrado en salir del desierto que en su amigo de toda la vida, Aang voló por su cuenta en busca de Appa. La búsqueda de Aang demostró ser infructuosa, y en pura frustración, terminó generando un enorme hongo de tierra. Después de regresar con los otros, el grupo continuó su travesía por el desierto sin fin, con Aang actuando deprimido, e indirectamente, hostil y amargo sobre su situación hasta el final. El grupo finalmente se encontró con un Velero de arena abandonado, que con su brújula los dirigió a una gran formación rocosa en el centro del desierto. Allí, fueron atacados por un enjambre de avispas halcón, uno de los cuales Aang brutalmente abatió después de haber intentado llevarse a Momo.

Aang enfurecido

Aang enfurecido al encontrar al secuestrador de su bisonte.

Posteriormente, el grupo se encontró con una tribu de Areneros, y uno de los cuales Toph identificó como la persona que había secuestrado a Appa. Aang exigió saber dónde estaba su bisonte, destruyendo amenazantemente uno de sus velereos antes de entrar en el Estado Avatar. Ghashiun, el habitante del desierto que había estado a cargo de secuestrar al bisonte, confesó que había negociado a Appa con algunos comerciantes y que debía estar probablemente en Ba Sing Se, donde sería vendido. El viento y la arena se empezaron a levantar alrededor de Aang mientras entraba de lleno en el estado. Katara, sin embargo, se las arregló para acercarse a él y calmarlo. Con lágrimas rodando por su rostro, cayó en sus brazos y salió del Estado Avatar. El líder de la tribu, Sha-Mo, los llevó fuera del desierto.

Hacia Ba Sing Se Editar

Después de que el grupo salió del desierto, encontraron a una familia de refugiados con una madre embarazada que viajaba a Ba Sing Se. El grupo ayudó a la familia a llegar a un ferry subterráneo que conducía a la ciudad. Una vez allí, Sokka y los demás se reunieron con la Guerrera Kyoshi, Suki, que estaba allí ayudando a los refugiados de guerra. Ella le preguntó a Aang cómo se sentía por la pérdida de Appa, a lo que él respondió que estaba bien un tanto distante. Antes que pudieran seguir la conversación, la familia que habían escoltado, les comunicó al grupo que un ladrón les había robado los pasajes, y debido a la negativa de la encargada de los pasajes de transferir los pasajes, Aang, Katara, Toph, Sokka y Suki acordaron ayudar a la familia a cruzar el Paso de la Serpiente.

Mientras el grupo viajaba a lo largo de un acantilado escarpado del paso, Suki señaló que las fuerzas de la Nación del Fuego patrullaban el agua, diciéndoles que había rumores que estaban trabajando en un proyecto secreto. Cuando hubo un desprendimiento por donde estaban caminando, las rocas que caían señaló a la atención de la nave patrulla, que lanzó una bola de fuego a ellos. Aang saltó a la acción, devolviendo el ataque que golpeó sus motores. El barco regresó fuego, golpeando una roca por encima de ellos, que resultó en la caída de escombros hacia Suki. Sokka empujó a Suki fuera del camino, y Toph lo salvó al desviar las rocas. Sokka estaba demasiado preocupado por la seguridad de Suki y no le agradeció a Toph por salvarle la vida, lo que le molestaba mucho. El grupo corrió a refugiarse en un afloramiento rocoso, dejando la nave detrás para atender a su daño.

Cuando el grupo se detuvo para pasar la noche, Aang era uno de los únicos que no dormía. Katara intentó decirle que estaba bien para haber perdido a su bisonte, y le preguntó por qué estaba actuando muy lejano. Aang le recordó que estaba tan molesto por la pérdida de Appa que no podía controlarse a sí mismo y que él odiaba sentirse así. Katara intentó razonar con él, y le dijo que él no se estaba dejando sentir nada ahora mismo. Katara trató que Aang le prometiera que no iba a dejar de preocuparse por Appa, y le ofreció un abrazo. Sin embargo, él se negó y se fue, dejando a Katara decepcionada.

Aang luchando contra la serpiente

Aang luchando contra la serpiente.

A la mañana siguiente, el grupo de Aang llegó a una gran revés: Una porción de la pasada estaba bajo el agua. Katara se adelantó, separando las aguas para que pudieran pasar. A medida que el camino se hacía más profundo, Aang le ayudó, formando una burbuja de aire para que ellos caminaran bajo el agua con seguridad. Momo, ver a un pez nadando por, saltó al agua para cogerlo, pero rápidamente saltó de nuevo en cuando algo enorme nadó cerca. Al final resultó que, el Paso de la Serpiente fue nombrado no por su forma, sino por la gigantesca serpiente marina que nadaba en las aguas circundantes. La serpiente atacó la burbuja, obligando a que Toph elevara el fondo del mar bajo sus pies para llevarlos a todos a la superficie. Esto los dejó varados en medio del agua, con la serpiente dando vueltas alrededor de la pequeña formación de tierra. Aang atacó la serpiente, diciéndole a Katara que llevara a los otros hasta el otro lado mientras él distraía al animal. Katara creó un puente de hielo para que los demás cruzaran, y luego saltó para ayudar a Aang sin pensarlo dos veces. Juntos, Aang y Katara lograron ahuyentar a la serpiente, al estrellarla contra el acantilado. Cuando el grupo finalmente cruzó Paso de la Serpiente, Ying entró en trabajo de parto. Katara, que había tenido experiencia en traer niños al mundo, rápidamente se hizo cargo.

El bebé, una niña, nació sin complicaciones, gracias a Katara. Aang, al ver a la familia unida, renovó su esperanza, que fue el nombre que la familia decidió darle a la bebé. Aang decidió ir por delante del grupo para encontrar a Appa, pero antes de irse, le dijo a Katara lo que sentía por ella. Katara soltó algunas lágrimas que corrieron por sus mejillas, y ella abrazó a Aang antes de que él y Momo se fueran para buscar a Appa. Aang y Momo voló hacia la pared de Ba Sing Se, donde hicieron un terrible descubrimiento: un taladro masivo, escoltado por tanques tundra, se acercaba a la pared.

Luchando contra el taladro Editar

Después que Aang se reuniera con sus amigos y conocieran al General Sung, el grupo trató de encontrar una manera de destruir el taladro. Sokka finalmente tuvo la idea de detenerlo golpeándolo desde el interior, en sus puntos de presión. Mientras Toph trataba de bajar la velocidad desde el exterior, Aang, Katara y Sokka se colaron dentro para sabotear el taladro. Tras emboscar a un ingeniero y tomar sus planos, el grupo descubrió que tenían que cortar las vigas que sujetan las estructuras con Agua Control. Después de un largo y agotador trabajo, Katara y Aang sólo lograron atravesar una viga. Sabiendo que nunca iban a destruir el taladro antes que atravesara la pared a ese ritmo, Aang recordó lo que Toph le había estado enseñando, y sugirió que sólo cortaran parcialmente las vigas, y a continuación, dar un golpe final en la cima.

Aang destruye el taladro

Aang dando el golpe final al taladro.

Más tarde, cuando decidieron que habían cortado los apoyos suficientes para ir a la parte superior, el grupo fue atacado por Azula, Mai y Ty Lee. Al tomar la decisión de separarse, Sokka y Katara trataron de dejar el taladro mientras que Aang iba a dar el golpe final. Cuando llegó a la cima, se encontró con que los soldados del Reino Tierra estaban dejando caer rocas sobre el taladro y él. Después de cortar una cuña en el metal con Agua Control, moldeó una roca para que pudiera entrar en la cuña. Justo cuando había terminado, fue atacado por Azula, resultando un duelo frenético, en el que Aang fue dejado brevemente inconsciente, y casi se cayó de la broca. Pero gracias a la ayuda de Momo, que lo levantó mientras caía, se las arregló para subir, correr por la pared exterior, saltar y golpear la roca al tiempo que esquivaba otro ataque de Azula, y así destruir el taladro. El golpe resultante salpicó la pared y los espectadores en lo alto de ella, especialmente al general con el lodo que se acumulaba dentro del taladro.

Vida en Ba Sing Se Editar

Después de viajar en el monorriel, el grupo finalmente entró en Ba Sing Se, que resultó ser una ciudad más grande de lo que habían imaginado. Poco después de su llegada, Aang y sus amigos conocieron a Joo Dee, una mujer alegre, que sonreía sin parar asignada a guiarlos por la ciudad. Los intentos de Sokka para persuadir a su guía para hablar de la guerra y una posible audiencia con el Rey Tierra fueron invariablemente ignorados.

En el anillo superior, Aang y su grupo fueron trasladados a su nuevo hogar. Pronto se dieron cuenta que el obtener una audiencia con el Rey Tierra se aplazaría al menos un mes. Pronto se hizo evidente que dentro de los muros de la ciudad, nadie estaba dispuesto a discutir la guerra que hacía estragos en el resto del mundo. Incluso los intentos de Aang de encontrar a Appa no brindaban frutos, ya que nadie parecía dispuesto a divulgar cualquier información a ellos, debido a algunas miradas significativas de Joo Dee. En el camino, vieron también a miembros del Dai Li, un grupo de élite que garantizaban la seguridad de la cultura y la sociedad de Ba Sing Se.

Sokka y Aang como sirvientes

Sokka y Aang vestidos como camareros.

Al enterarse de una fiesta que se celebraría en el palacio, Katara ideó un plan para colarse en el evento con Toph para recibir una audiencia con el Rey Tierra. Después que Katara y Toph lograron ganar la entrada a la fiesta, Aang y Sokka fueron capaces de infiltrarse en el palacio también, disfrazados como camareros. Aang pronto fue expuesto como el Avatar, cuando secó la ropa de una mujer que había mojado por accidente, pero rápidamente aligeró el ambiente con una exhibición de sus habilidades para entretener a la audiencia. Cuando el Rey Tierra llegó, Aang corrió ansiosamente para saludarlo, pero fue detenido y llevado a hablar con Long Feng, quien se reveló como el Gran Secretario del Rey Tierra y la cabeza del Dai Li.

Dentro de la cámara de Long Feng, Sokka trató de discutir el próximo eclipse solar, pero fue abruptamente interrumpido por Long Feng. Long Feng explicó que con el fin de preservar la cultura y la vida utópica dentro de los muros de Ba Sing Se, no se permitía ninguna mención de la guerra. También se reveló que Long Feng estaba a cargo del manejo de los asuntos del día a día en la ciudad, incluyendo todas las cuestiones militares, por lo que el rey no era más que una figura decorativa, un icono sin autoridad. Cuando Aang amenazó con decirle a todos acerca de la guerra, Long Feng respondió con amenazas de expulsarlos de la ciudad. Él continuó diciendo que si Aang persistía, tal vez nunca podría encontrar a su bisonte desaparecido de nuevo. El grupo fue acompañado por una mujer que se hacía llamar Joo Dee, pero no era a quien inicialmente habían conocido.

Durante su residencia en la ciudad, Aang voló por encima Ba Sing Se un día y aterrizó en un pequeño zoológico en busca de Appa. Mirando a su alrededor, vio una gran variedad de animales, los cuales era miserables en sus pequeñas jaulas. Muchos de ellos estaban parcialmente desnutridos y hambrientos. Kenji, el cuidador del zoológico, le dijo a Aang que el zoológico no recibía fondos de los Dai Li, ya que no era muy popular entre los niños. Sin embargo, en un círculo de problemas, nadie iba al zoológico, ya que no recibía los fondos necesarios para equiparlo y estaba bastante sucio, una de las jaulas tenía un animal que yacía cerca de varias pilas de heces. Kenji expresó su deseo de dejar que sus animales corrieran libremente en espacios abiertos. Aang sugirió trasladar a los animales a una zona abierta a las afueras de la ciudad.

Los animales resultaron mucho más difíciles de controlar de lo que Aang había pensado en un principio, y terminaron corriendo frenéticamente por toda la ciudad, aterrorizando a los ciudadanos. Monos gritones destruían una tienda, varios animales atacaron a los ciudadanos, y el comerciante de coles observaba impotente mientras un conejo canguro comía sus coles. En un intento de restaurar el orden, Aang sacó su silbato de bisonte y sopló una gran ráfaga de aire con Aire Control. Luego se subió a una patineta de aire mientras los animales corrían tras él, atraídos por la llamada del silbato.

Aang guiando a los animales del zoologico

Aang guiando a los animales del zoológico.

Mientras tanto, Kenji frenéticamente trataba de persuadir a los guardias a abrir las puertas de la ciudad. Se negaron hasta que vieron la estampida que se aproximaba. Una vez que las puertas estuvieron abiertas y Aang llegó al otro lado, utilizó Tierra Control para crear un muro alrededor de los animales. Luego construyó caminos, zonas aisladas, y accesorios de hábitat, erigiendo así una nueva instalación con éxito. Los niños y sus familias empezaron a llegar al nuevo zoológico y el cuidador del zoológico le agradeció a Aang por su ayuda. Kenji le dijo a Aang que tal vez debía trabajar con los animales para ganarse la vida. Sin embargo, los animales del zoológico no eran las únicas criaturas que siguieron el sonido del silbato, muchos gatos, perros y animales híbridos estaban también dentro de los corrales. Después, Kenji decidió que Aang debía adherirse a "salvar a la gente".

El Lago Laogai Editar

Volantes de Appa

Aang con los volantes de Appa.

En el hogar temporal del Equipo Avatar en Ba Sing Se, Sokka estaba tratando de hacer dibujos de Appa, pero Aang y Katara irrumpieron con una pila de posters profesionalmente hechos que tenían mejores imágenes del bisonte perdido que los toscos dibujos de Sokka . El grupo planeaba difundir los volantes por toda la ciudad, esperando que alguien tuviera alguna información. Aang repartió estos carteles volando en su planeador y colocándolos en toda la ciudad.

Más tarde, Aang volvió a casa, impaciente por ver si los volantes habían tenido algún éxito. Se sentó en el suelo impaciente, pero después Katara le mencionó que sólo era el primer día que repartía voladores y que debía tener paciencia. De repente hubo un golpe en la puerta después de que pasaran unos segundos. La cara de Aang se iluminó y dijo: "Wow, ¡realmente la paciencia da sus frutos!" El visitante resultó ser la Joo Dee original, quien sostenía uno de los carteles. Cuando fue confrontada por su ausencia, explicó que ella tomó unas breves vacaciones en el Lago Laogai, y le informó al grupo que repartir volantes sin autorización estaba en contra de las reglas. Aang sintió que había tenido más que suficiente de las "reglas", y le dijo Joo Dee que se fuera, diciendo que tenía la intención de encontrar a Appa, y que ella debía permanecer fuera de su camino. Toph estaba eufórica ante la oportunidad de romper las reglas, y expresó su alegría al romper la pared lateral de la casa con Tierra Control.

Fuera de la ciudad, la banda empezó a pegar más carteles cuando Katara se encontró con Jet. Él le dijo que quería ayudar, pero Katara desconfiaba de él y lo atacó. Jet desviado sus ataques, y trató de demostrar su honestidad dejando caer sus espadas gancho. Los demás llegaron, atraídos por el ruido, y Jet intentó explicarse de nuevo. Entonces Jet les mostró un volante. Toph, sintiendo el ritmo cardíaco de Jet y sus patrones de respiración a través de la tierra, pronunció que estaba diciendo la verdad.

Mientras recorrían la ciudad, el grupo fue interceptado por Smellerbee y Longshot, los otros Luchadores Libertadores, quienes le preguntaron a Jet dónde había estado. Katara se enfrentó una vez más Jet, ya que había afirmado haber dejado su banda detrás. Jet insistió en que él había estado viviendo solo en la ciudad, pero Smellerbee afirmó que fue arrastrado por el Dai Li. Toph se dio cuenta de que ambos estaban diciendo la verdad, a pesar de que sus historias no coincidían y Sokka rápidamente dedujo que a Jet le habían lavado el cerebro. Esa noche, mientras intentaban encontrar la manera de liberar a Jet de su trance, Sokka sugirió que Katara besara a Jet, cosa que ella calificó como una mala idea, a lo que Aang acordó.

El grupo llegó al Lago Laogai el día siguiente, y Toph encontró y descubrió rápidamente la entrada bajo el agua. La banda se vio guiada a una cámara donde enfrentaron a Long Feng y varios agentes Dai Li en una batalla. Toph mostró el verdadero dominio de la Tierra Control cuando increíblemente derrotó a varios agentes Dai Li. Long Feng logró escapar, con Aang y Jet persiguéndolo. Long Feng intentó hacer un último trato con Aang, si abandonaba la ciudad inmediatamente, tendría su libertad y la de Appa, pero él y Jet se negaron. Long Feng le dijo a Jet una frase que desató su lavado de cerebro, sus ojos se quedó en blanco, y Jet empezó a atacar a Aang.

Aang evade a Jet

Aang intentando liberar a Jetde su trance.

Aang estaba tratando de sacar a Jet fuera de su trance, y evitar sus ataques. Finalmente llegó hasta él, recordándole su pasado como un Libertador. Los recuerdos de sus antiguos compañeros despertaron a Jet, y él lanzó una de sus espadas de gancho a Long Feng, quien la esquivó y respondió con Tierra Control. Después de atinarle un duro golpe a Jet, Long Feng escapó mientras los demás entraban en la cámara. Katara trató de curar a Jet, y se dio cuenta de lo mal que estaba herido. Longshot, hablando por primera vez desde que lo conocieron, le dijo a Aang y su grupo que debían ir a buscar a Appa, y dejar a Jet y con Smellerbee y él mismo. Jet trató de asegurarle a Katara que iba a estar bien, pero al salir, Toph afirmó con tristeza que Jet estaba muriendo. Cuando los cuatro salieron de la habitación, Smellerbee tendía a Jet mientras que Longshot apuntó con su arco a la puerta en caso de que los agentes Dai Li entraran en la habitación.

El Equipo Avatar finalmente llegó a la celda de Appa, sólo para encontrar solo las cadenas rotas. Pensando que Long Feng lo había llevado, se lanzaron de nuevo a la superficie, seguido de cerca por los Dai Li. Ellos se vieron acorralados por dos paredes gigantes. Momo despegó hacia el cielo, y pronto Appa bajó y rompió la trampa del Dai Li. Long Feng intentó atacar a Appa, sólo para que su pie fuera atrapado en la boca de Appa, el bisonte y luego lo tiró al lago. El cuerpo de Long Feng saltó tres veces en el agua antes de hundirse, seguido por Appa escupiendo uno de sus zapatos. Aang y los demás gozosamente se reunieron con el bisonte volador. Mientras el Equipo de Avatar se fue volando, Katara volvió a mirar el lago, profundamente entristecida por Jet. Posteriormente, el grupo compartió un abrazo tranquilizador.

El Rey Tierra Editar

Aang y Appa

Aang y Appa reunidos.

Menos de una hora más tarde, Aang y sus amigos estaban en una pequeña isla en recuperación, y discutiendo lo que debían hacer. Katara y Toph querían dejar Ba Sing Se, ya que habían encontrado a Appa y por lo tanto no había razón para permanecer allí. Por otro lado, Sokka quería quedarse para informarle al Rey Tierra de todo lo que estaba ocurriendo dentro de Ba Sing Se, así como el eclipse solar que se aproximaba, ya que era su razón estar en Ba Sing Se en primer lugar. Aang estuvo de acuerdo con él. En última instancia, los demás estuvieron de acuerdo, y los cuatro montaron a Appa de nuevo al Anillo Superior de Ba Sing Se, y lograron entrar en el palacio, haciendo su camino a través de la Guardia Real a pesar de una fuerte defensa.

En el palacio, Aang y sus amigos finalmente llegaron a la sala del trono del Rey Tierra, donde se encontraron con Long Feng y muchos Dai Li, que estaba de pie ante el Rey Tierra como una última defensa. Ellos trataron de informarle al rey sobre la guerra, de la que no sabía nada, y la conspiración de Long Feng, pero tuvieron dificultades debido a su posición, así como la confianza del rey en su consejero. Long Feng intentó detenerlos, hasta que el Rey Tierra se dio cuenta de que Aang era el Avatar, él decidió que lo mejor era por lo menos escuchar a Aang y sus amigos después de ver que su mascota oso, Bosco, era amigable con el niño.

Aang pasó a explicar los diferentes eventos que ocurrían de los que el Rey Tierra no estaba al tanto: una guerra fuera de los muros de Ba Sing Se, Long Feng y la conspiración del Dai Li, el encarcelamiento de Appa y el lavado de cerebro de Jet y un sinnúmero de otras personas. Long Feng negó todas las acusaciones en su contra, llegando a afirmar que él nunca había encontrado un bisonte volador. Mientras el Rey Tierra reflexionó sobre las acusaciones aparentemente improbables, Long Feng le susurró al oído que Aang y sus amigos eran parte de una "célula anarquista" que intentaba derrocarlo. El Dai Li atrapó al grupo con Tierra Control, y el Rey Tierra ordenó al grupo que los detuviera, pero Sokka tuvo una epifanía, y con el Aire Control de Aang, expuso la marca de la mordedura que Long Feng recibió de Appa en su encuentro en el Lago Laogai. Long Feng afirmó que era una marca de nacimiento, pero Aang entonces llevó a Appa para comparar la marca de los dientes del bisonte. El Rey Tierra no estaba convencido de las acusaciones de conspiración más grandes en la ciudad, pero expresó su voluntad de investigar más de cerca el asunto. Long Feng frunció el ceño con amargura en todo esto, y se fue tranquilamente con el Dai Li.

El Rey Tierra llegó a la pared exterior, y se sorprendió al ver los restos del taladro de la Nación del Fuego que ya había atravesado la pared exterior de Ba Sing Se. Long Feng hizo un intento apresurado de hacer pasar al taladro como parte de un proyecto de construcción, pero el Rey Tierra estaba claramente convencido, y ordenó que el Dai Li arrestara a Long Feng. Los dos agentes Dai Li miraron a Long Feng, pero compartieron una mirada cómplice, y luego ataron los brazos de Long Feng con esposas de metal. Cuando regresaron al palacio, acordó seguir el plan de Sokka después de un poco de persuasión para invadir la Nación del Fuego en el día del eclipse solar, apodado por Sokka "El Día del Sol Negro", cuando la Nación del Fuego será impotente.

Los generales del Rey Tierra, el Consejo de los Cinco, allanaron la oficina de Long Feng y descubrieron archivos sobre cada persona en Ba Sing Se, así como también de Aang y sus amigos. En estos archivos había una nota de un Gurú que estaba atada al cuerno de Appa antes de su captura, informando a Aang que él podía enseñarle cómo controlar el Estado Avatar, una carta de la madre de Toph, diciendo que estaba en la ciudad y quería reunirse con su hija , y un informe de inteligencia que decía la ubicación de los guerreros de la Tribu Agua dirigido por Hakoda, el padre de Sokka y Katara.

Aang y Sokka se prepararon para salir Ba Sing Se, y antes de ello, Aang trató de confesar a Katara su amor por ella, pero Sokka sin saberlo, lo interrumpió antes de que pudiera decir nada, lo que enfureció a Katara. Pero antes de Aang saltara a Appa, le dio un abrazo y un beso en la mejilla. Aang y Sokka se abrieron paso a través de los llanos circundantes Ba Sing Se en Appa, convencidos de que las cosas iban finalmente bien para ellos. Sin embargo, de vuelta en la ciudad, la situación dio un giro negativo de repente. Las Guerreras Kyoshi llegaron ante el Rey Tierra, que les dio la bienvenida formal. Desconocido para el rey, sin embargo, en realidad eran Azula, Mai y Ty Lee, disfrazadas con ropas y pintura de las Guerreras Kyoshi.

Entrenando con Pathik Editar

Aang y Sokka llegaron a la Bahía Camaleón, el lugar donde estaba el padre de Sokka y los otros guerreros de la Tribu Agua del Sur. Aang trató de calmar a un Sokka nervioso con el reciente éxito moderado. Sokka le preguntó a Aang sobre sus sentimientos acerca de conocer al Gurú Pathik para dominar el Estado Avatar. Aang sonrió y respondió que no estaba nervioso en absoluto. Luego despegó en Appa, gritando de nuevo a Sokka que iban a reunirse en una semana.

Aang y Pathik

Aang conoce al Gurú Pathik.

Aang llegó al Templo Aire del Este, y se encontró con el Gurú Pathik meditando sobre el pilar sobre el que este último había sido testigo de la partida de Appa antes. EL Gurú Pathik se presentó como un hermano espiritual de los Nómadas Aire, y un amigo cercano del Monje Gyatso. Aang le preguntó a Pathik cómo le iba a enseñar a dominar el Estado Avatar, a lo que el gurú respondió que lo primero que debía hacer era traer equilibrio a sí mismo antes de que pudiera traer equilibrio al mundo. El gurú primero le ofreció un líquido a Aang, que bebió y escupió con rapidez, ya que era una extraña combinación de cebolla y jugo de banana.

Pathik procedió a enseñarle a Aang sobre los chakras, nexos de energía metafísica y/o biofísicas que residen en el cuerpo humano. Pathik declaró que los siete chakras del cuerpo debían ser abiertos con el fin de dominar el Estado Avatar. Después de determinar que Aang no tenía conocimiento de la naturaleza de los chakras, Pathik le proporcionó una representación visual. Usando un estanque obstruido con algas, le explicó con éxito a Aang el concepto de chakras, que consistía en que al eliminar las obstrucciones entre estanques, el agua podría fluir, al igual que la energía podría fluir a través del cuerpo cuando se abrieran los siete chakras. Hay siete chakras dentro del cuerpo, cada uno con un propósito y cada uno con un bloqueo diferente; una intensa sensación es resultado de cada una de sus aberturas. Pathik le advirtió que el proceso de apertura de los chakras debía completarse sin interrupción con el fin de lograr hacerlo con éxito. Aang aceptó este riesgo y se inició el proceso.

El primer chakra, el chakra de la tierra, que se encuentra en la base de la columna vertebral, lidiaba con la supervivencia y era bloqueado por el miedo. Aang meditó y pensó en sí mismo rodeado por fuego y en la presencia del Señor del Fuego. Aunque inicialmente presa de miedo, después de recibir consuelo y guía de Pathik sobre como lidiar con la emoción, Aang fue capaz de aclarar sus pensamientos y desbloquear el chakra. Él salió de su trance meditativo y Pathik lo felicitó antes de que se trasladaran.

El segundo chakra, el chakra del agua trataba del placer y era bloqueado por la culpa. Cuando se le preguntó de qué se culpaba, Aang confesó su arrepentimiento por haber huido del Templo Aire del Sur para escapar de la presión que acompañaba a su posición como Avatar. Lamentó también dañar a los demás, mientras que en el Estado Avatar, cuando estaba en la base del General Fong. Pathik respondió que Aang debía aceptar lo que había pasado, y no permitir que los eventos pasados influyeran en su juicio. Con el fin de beneficiar al mundo, Aang debía perdonar a sus propias acciones, cosa que fue capaz de lograr.

Aang limpia sus chakras

Aang limpiando sus chakras.

Aang y Pathik se prepararon para abrir el tercer chakra, el chakra del fuego, que se encuentra en el estómago. Aang comentó en broma que a ese chakra le gustaría comer algo más que jugo de banana con cebolla, a lo que Pathik trató de buen humor antes de recuperar rápidamente el enfoque. Explicó que el chakra del fuego lidiaba con la fuerza de voluntad y se bloqueaba por la vergüenza. Aang recordó su primer intento de hacer Fuego Control, durante el cual quemó gravemente las manos de Katara. Repitió en voz alta la promesa que había hecho después de nunca hacer Fuego Control de nuevo. Pathik rechazó esto, diciendo que con el fin de obtener el equilibrio, Aang debía aceptar todos los aspectos de su vida, incluyendo su necesidad de dominar el Fuego Control. Aang inhaló y exhaló una vez, abriendo el chakra.

Aang y Pathik avanzaron hacia el cuarto chakra, el chakra del aire, ubicado en el corazón, este chakra lidiaba con el amor y era bloqueado por el dolor. Dejando su dolor salir, Aang meditó y pensó en los Nómadas Aire, incluyendo a Gyatso, todos los cuales habían muerto porque él los había abandonado. Contempló con tristeza, ya que poco a poco se desvanecieron en polvo. Sin embargo, Pathik le dijo que el amor era una forma de energía y corría alrededor de todo, él aseguró que el amor de los monjes de Aang estaba todavía presente y se manifestaba en forma de un nuevo amor: en el caso de Aang, el amor que sentía por Katara. Aang abrió el chakra, con los ojos llorosos, y pidió más jugo antes de continuar.

El quinto chakra, el chakra del sonido, que se encuentra en la garganta, lidiaba con la verdad y era bloqueado por las mentiras que la gente se dice a sí misma. Cuando Aang admitió su negación de su estatus como el Avatar, Pathik dijo que todos debían aceptar lo que son y por lo tanto Aang debía aceptar su posición. Aang rápidamente y con calma logró esto, abriendo con éxito el chakra.

Aang y Pathik procedieron al siguiente chakra, el chakra de la luz. Situado en el centro de la frente, el sexto chakra es responsable de percepción y es bloqueado por las ilusiones. La mayor ilusión, Pathik explicó, era el de la separación: ciertas cosas parecieran estar separadas, pero eran, en verdad, una y la misma cosa. Aang aplicó este principio a las cuatro naciones, y Pathik estuvo de acuerdo, afirmando que los pueblos del mundo eran en realidad un pueblo, a pesar de su decisión de vivir como naciones independientes. Explicó que incluso la separación de los cuatro elementos era una ilusión, en particular mencionando el metal, que era simplemente tierra que había sido purificada y refinada. Al limpiar el chakra, Pathik comparó su apertura a un eructo de bisonte. En respuesta, Aang dejó escapar un sonoro eructo.

Aang y Pathik procedieron al séptimo y último chakra. Pathik felicitó a Aang y afirmó que con la apertura del chakra final, Aang sería capaz de entrar y salir voluntariamente del Estado Avatar, así como controlar sus acciones dentro de este. El chakra del pensamiento, que se encuentra en la corona de la cabeza, trata con la energía cósmica y es bloqueado por el apego terrenal. Pathik le pidió a Aang que meditara sobre a lo que estaba conectado, e imágenes de Katara inundaron su mente. Cuando Pathik instruyó a Aang para dejar ir estos apegos, Aang pronto se enojó, encontrando la idea de dejar ir a Katara absurda, ya que él la amaba. Se preguntó por qué no debería permitirse sentir este amor cuando Pathik le había dicho que era beneficioso para él. Pathik declaró que si Aang quería que la energía cósmica pura entrara en él, tenía que dejar de lado todos los apegos terrenales, incluida Katara.

Aang y su Espíritu Avatar Cósmico

Aang decidiendo ir por Katara.

La discusión continuó, con Pathik diciéndole a Aang que debía abrir todos los chakras para dominar el Estado Avatar. Aang finalmente decidió intentar hacerlo y comenzó a soltar su apego. En ese momento, Aang vio como la imagen de Katara se perdía en el espacio, y se vio en un camino luminoso que llevaba a una figura del Espíritu del Avatar que lo envolvió en energía cósmica que irradiaba de sus palmas. Mientras estaba en el proceso, la atención de Aang fue pronto atraída por una imagen de Katara luchando atada con cadenas y gritando por ayuda. Abandonó el Estado Avatar y empezó a correr hacia la imagen. La corriente de energía cósmica se disipó, y Aang cayó a la Tierra, después de haberse aferrado a su apego terrenal, una vez más. Despertando de su meditación, Aang dijo desesperadamente que Katara estaba en problemas y que debía volver a Ba Sing Se a ayudarla. Pathik le advirtió que, al optar por el apego, el último chakra se había bloqueado y si se iba en ese momento, él no sería capaz de entrar en el Estado Avatar en absoluto. Aang dudó, pero luego siguió adelante sin mirar atrás o responder.

Momento crucial Editar

Sokka y Aang rápidamente volvieron a Ba Sing Se en Appa, reuniéndose con Toph en el camino. Cuando ella le preguntó si él había llegado a dominar el Estado Avatar, Aang les mintió, diciendo que lo dominaba completamente.

Cuando llegaron al palacio, el Rey Tierra les aseguró que Katara estaba bien. Sin embargo, al buscar en su casa, confirmó las sospechas de Aang que ella estaba en peligro. Una vez allí, Toph sintió que alguien estaba en la puerta y lo identificó como Iroh, quien había hecho amistad con ella en el pasado. Iroh les dio un indicio que podría ayudarlos a encontrar a Katara, y les indicó que Azula había capturado a Zuko. Aunque inicialmente desconfiaron de las intenciones del general, Aang y Sokka acordaron ayudarlo. Después de interrogar a un agente del Dai Li capturado, el Equipo Avatar se enteró de un Golpe de Estado que iba a comenzar ese mimso día, y que Katara estaba cautiva en una cueva subterránea secreta en la Vieja Ba Sing Se.

Iroh y Aang buscando la prisión

Aang y Iroh descienden por el túnel hacia las Catacumbas de Cristal.

Fuera del palacio, la banda descubrió que efectivamente había una enorme ciudad subterránea, y se decidió que Toph y Sokka le advertirían al Rey Tierra del golpe mientras que Iroh y Aang rescatarían a Katara y Zuko. Viajando a través de un túnel que Aang estaba creando, él le contó Iroh los acontecimientos de su reunión con el Gurú Pathik. Al oír el cuestionamiento del Avatar sobre su elección y sintiendo dudas de sus capacidades sin el Estado Avatar, Iroh le aseguró que era muy conveniente elegir la felicidad y el amor por sobre el poder y la perfección, cosas que él percibía como sobrevaloradas.

Los dos finalmente llegó a la cárcel, momentos antes de que Katara pudiera sanar la cicatriz de Zuko. Zuko y Aang intercambiaron miradas. Iroh envió a Katara y Aang fuera para que ayudaran a Sokka y Toph, y después de que los dos hubieran salido, Iroh le explicó a Zuko que él era un hombre cambiado, más fuerte y más sabio que nunca.

Aang y Katara se apresuraron a salvar a Toph y Sokka, sólo para ser detenidos cuando Azula lanzó una ráfaga de fuego contra ellos. Fue entonces cuando inició una batalla entre Aang, Katara y Azula, en la que poco a poco Azula se vio acorralada. Cuando Katara atrapó a Azula, Zuko llegó a la escena, liberando a Azula. Después de un breve momento de tensión dramática, Zuko comenzó a luchar del lado de Azula, ante el asombro de todos. En un momento de la batalla, Zuko luchó contra Katara, ambos usando látigos elementales en lados opuestos de un río. Katara expresó su decepción por Zuko, afirmando que pensaba que había cambiado. Él respondió inescrutable, "He cambiado". Mientras tanto, Aang y Azula luchaban el uno contra el otro, con Azula descargando una poderosa ráfaga de fuego repentina, que envió a Aang volando en el aire.

Aang alcanzado por un rayo

Aang siendo golpeado por el rayo de Azula.

La lucha continuó con Katara luchando tanto con Zuko como Azula, y Aang pronto volvió a entrar en la batalla, después de haber sido superado antes. Él creó una ola de tierra, que se acercaba velozmente hacia Azula y Zuko, pero fue detenido por los Dai Li. Numerosos agentes Dai Li aparecieron y Aang y Katara asumieron posiciones de combate. Sin embargo, al darse cuenta que estaban terriblemente superados, Aang recurrido a la creación de un refugio temporal de cristal con Tierra Control, donde meditó y trató de liberar su apego por Katara con el fin de entrar en el Estado Avatar. Dentro del refugio, Aang entró en el Estado Avatar, salió del resguardo, y se levantó en el aire. Sin embargo, Azula le disparó con un rayo por la espalda. Como resultado, el Espíritu Avatar cayó desde el plano de la existencia y Aang comenzó una caída en picado hacia el suelo. Mientras veía esto, Katara formó una gran ola, que tapó a los Dai Li, Zuko y Azula, y lo atrapó antes de que cayera al suelo. Ella, que sostenía el cuerpo de Aang en lágrimas, estaba indefensa, pero Iroh apareció de repente. Le dijo a Katara que escapara, asegurando que iba a mantener a raya a Azula y los demás todo el tiempo que pudiera. Mientras Iroh batallaba, Katara creó un surtidor de agua que los llevó fuera de las catacumbas, lo cual les permitió escapar.

Katara revive a Aang

Katara usando el agua del Oasis de los Espíritus para revivir a Aang.

Todo el grupo escapó de Ba Sing Se en Appa, durante el cual Katara usó el agua del Oasis de los Espíritus que Pakku le había dado para intentar curar a Aang, que inicialmente parecía muerto. En un primer momento, nada ocurrió, y Katara se puso a llorar, sosteniendo de cerca Aang. A continuación, los tatuajes de Aang brillaron brevemente y despertó, débilmente sonriéndole. Abrumado y aliviado de que estaba bien, Katara lo abrazó más fuerte.

Azula estaba finalmente en control de la ciudad, y mientras el Rey Tierra, Bosco, y el Equipo Avatar volaba en Appa sobre la pared exterior y fuera de la ciudad, el Rey Tierra se volvió y tristemente proclamó: "El Reino Tierra... ha caído".

Inconsciente Editar

Debido al golpe de Azula, Aang quedó muy malherido, y solo con la ayuda de Katara, Aang pudo sobrevivir las secuelas del ataque. Ella le daba sesiones de curación regulares para sanar sus heridas, pero Aang no despertaba.

Aang en Escape del Mundo de los Espíritus

Aang hablando con Yue en el Mundo de los Espíritus.

Mientras su cuerpo sanaba, Aang hizo un viaje al Mundo de los Espíritus, donde encontró a la Princesa Yue, quien ya era el Espíritu de la Luna. Ella le dijo que el Ciclo del Avatar estaba interrumpido, y que si no se conectaba con algunas de sus vidas pasadas, el ciclo terminaría por completo.

Aang se reúne primero con Roku, a quien le explica su vergüenza por no dominar el Estado Avatar. El Avatar de la Nación del Fuego lo consuela, explicándole que dominar el Estado Avatar era algo muy difícil de hacer, y le cuenta su experiencia en la que intentó tomar la vía fácil para dominarlo, en la que destruyó gran parte del templo donde residía. Roku utilizó esta historia para explicarle a Aang que el dominio del Estado el Avatar era muy difícil, y no debía sentirse tan avergonzado. Él entonces le dice a Aang que para encontrarse con el Avatar Kyoshi, debía ir a la guarida de Hei Bai.

Cuando Aang encuentra a Hei Bai, el espíritu lo guía hacia el Avatar Kyoshi, quien primero se disculpa con Aang por lo sucedido en el pueblo de Chin. A continuación, ella le cuenta la historia de uno de sus mayores errores. Durante un levantamiento de campesinos en Ba Sing Se, ella acordó entrenar a un grupo de soldados de Maestros Tierra de élite que se encargarían de cuidar la cultura de la ciudad, ya que el levantamiento había resultado en la pérdida de una gran cantidad de patrimonio cultural. Sin embargo, con el paso del tiempo, el grupo se volvió corrupto, y empezó a reprimir a los ciudadanos. Ella le explicó a Aang que lamentaba haber creado ese grupo, el joven Avatar estaba conmocionado al enterarse que un Avatar había sido el responsable del entrenamiento y fundación de los Dai Li. El Avatar Kyoshi le explicó que ella había pensado que era una decisión sabia en ese momento, y le indicó a Aang que todas las acciones tienen un efecto, positivo o negativo, durante muchas vidas. Luego, le dio a Aang información sobre como encontrar al Avatar de la Tribu Agua que vivió antes que ella, el Avatar Kuruk.

Aang y Hei Bai estaban atravesando un pantano turbio, cuando se toparon con un misterioso hombre, que se presentó como el Avatar Kuruk. Le preguntó a Aang si él había visto a una mujer hermosa con el pelo largo y castaño. Aang le respondió preguntando por el dilema de Kuruk, por lo que Kuruk procedió a contarle su experiencia como el Avatar. Le explicó que debido a sus acciones arrogantes, Koh le había quitado al amor de su vida. Kuruk continuó señalando que cada año, en el aniversario de su boda, viajaba al Mundo de los Espíritus para tratar de encontrar a Ummi, su amada, pero siempre era en vano. De repente, Aang recordó su encuentro con Koh, y recordó que en la Tribu Agua del Norte, una de las caras con las que Koh se mostró fue la de la mujer que Kuruk había descrito. Animado por el conocimiento de donde estaba su esposa, Kuruk partió para localizar a Koh, una vez más, y le dijo a Aang que buscara al Avatar de los Nómadas Aire que vivió antes que él, el Avatar Yangchen.

Yangchen y Aang

Yangchen restaurando la conexión de Aang con sus vidas pasadas.

Aang encontró a Yangchen encima de una montaña en las nubes. Ella le preguntó lo que había aprendido al reunirse con sus vidas pasadas, y Aang se da cuenta de que los Avatares anteriores lucharon y cometieron errores, al igual que él. Después de darse cuenta de esto, él se preguntó por qué el Avatar nacía humano, en lugar de ser un espíritu inmortal que todo lo sabe. El Avatar Yangchen le explicó que el Avatar debe experimentar las emociones humanas para entender cuán preciosa es la vida humana. También le explicó que la capacidad de Aang para entrar en el Estado Avatar había sido interrumpida, por lo que desde ese momento tendría que confiar en sus amigos en lugar de sus vidas pasadas, a pesar de que todavía sería capaz de contactarse con ellos. Ella lo despidió, y le informó que cuando despertara, su viaje al Mundo de los Espíritus sería como un sueño olvidado.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.